Equipos fiscales no deben ser una obligación para todos

Equipos fiscales no deben ser una obligación para todos

Rubén Bustamante

Especialista Tributario, socio de BDO

 

Hay razones que justifican revisar el caso de los equipos fiscales, antes de concluir que estos son una obligación para todos los contribuyentes.

En primer lugar, debo declarar que en BDO estamos de acuerdo con el proyecto de implementar el uso de equipos fiscales para apoyar la fiscalización y evitar la evasión. Sin embargo, no estamos de acuerdo en que sea aplicado a todos los contribuyentes por las siguientes razones:

1. Razones legales: El parágrafo 1 del artículo 11 de la Ley 76 de 1976, modificado por el artículo 133 de la Ley 8 de 2010,  sobre la obligación de facturar, indica que uno de los requisitos de las facturas es el número de registro de Equipo Fiscal.

Por su parte, el parágrafo 1 del artículo 12 de la misma ley, modificado por el artículo 136 de la Ley 8 de 2010, señala que los contribuyentes que, en el ejercicio de sus actividades comerciales, industriales, profesionales o similares, y que por razón del giro, volumen o naturaleza de sus actividades, hayan requerido o requieran de otras formas sustitutas de documentar o facturar, quedan obligados al uso o adopción de Equipos Fiscales, previamente autorizados por la Dirección General de Ingresos (DGI).

El parágrafo 1 del artículo 12 de la Ley 76, es prístino al señalar que los obligados son quienes requieran o hayan requerido sustitutos de facturas, es decir, quienes utilicen facturas no están obligados al uso de equipos fiscales, sino quienes usan un sustituto de factura como la caja registradora, que para documentar utilizan una cinta de caja, no las factura preimpresas.

Los contribuyentes que documentan mediante sustitutos de facturas son los que generalmente realizan altos volúmenes de pequeñas ventas, como las cadenas de almacenes y las tiendas al detal.

Observe que el artículo 12 se refiere al giro, volumen o naturaleza de sus actividades para los obligados al uso de Equipos Fiscales, con lo que el artículo 12 deja claro que son estos los obligados y no todos los contribuyentes, como ha señalado la unidad de innovación de la DGI, quienes basan su opinión en que el artículo 11 señala que uno de los requisitos de la factura es el número de registro de Equipo Fiscal, produciéndose una contradicción entre ambos artículos de una misma ley, lo que nos obliga entonces a someter dicha contradicción a las normas de interpretación y aplicación de las leyes, que contempla el Código Civil.

El artículo 14 del Código Civil señala que  cuando las disposiciones tengan una misma especialidad o generalidad y se hallaren en un mismo código, se preferirá la disposición consignada en el artículo posterior, y si estuviere en diversos códigos o leyes, se preferirá la disposición del Código o ley especial sobre la materia de que se trate.

La disposición posterior, tanto en fecha como en número, es el artículo 12 de la Ley 76 de 1976, modificado por la Ley 8 de 2010.

En virtud de la contradicción que existe entre el artículo 11 y 12 de la Ley 76, entonces se tendrá que atender el artículo posterior, o sea el artículo 12 de la Ley 76, que señala que estarán obligados quienes utilicen sustitutos de facturas y no quienes usen facturas como intenta indicar el artículo 11 anterior.

Me pareció que el Ministro de Economía y Finanzas, Alberto Vallarino, está de acuerdo con mi punto de vista, al indicar en un medio televisivo el viernes 30 de junio en la noche que los Equipos Fiscales serán exigidos solo a quienes utilicen cajas registradoras.

2. Razones prácticas: Recomendamos que la implementación se efectué de forma escalonada y por sectores, iniciando con los grandes y medianos contribuyentes que venden al detal y que utilizan sustitutos de facturas o cajas registradoras.

3. Razones lógicas: A las empresas no comerciales sino civiles, como las profesiones liberales agrupadas en sociedades y las empresas dueñas de bienes inmuebles, se les debe exigir facturar mediante facturas preimpresas y que el software que utilizan para la facturación este debidamente inscrito en la DGI, tal como señala la resolución 201-7605 del año 2010.

Muchos negocios facturan actualmente mediante factura preimpresa, estas empresas deben cumplir con inscribir o registrar el software y obtener la autorización de la DGI, de lo contrario deberán sufrir las consecuencias de ser multadas y adicionalmente sancionadas con el cierre de dos días.

 

Más informaciones

Comente la noticia