¿Es hora de ahorrar?

¿Es hora de ahorrar?

Alma Solís

Capital

 

Una de las principales críticas que se le hacía a la pasada administración de Martín Torrijos era que no aprovechaba la bonanza económica para ahorrar y pagar deuda, una opción que definitivamente no tuvo Mireya Moscoso por el débil ciclo económico que enfrentó.
La administración Torrijos, a su salida, justificó el hecho de no haber bajado el saldo de la deuda diciendo que para un país o un negocio lo importante es que cuando se endeuda la productividad de esa deuda sea buena y le permita progresar, ya que  por lo general cuando sus pasivos crecen sus activos lo hacen en igual proporción.
También resaltó que lograron mejorar la relación gastos versus ingresos, ya que por cada dólar que entraba al Estado antes se gastaban $1,16, pero al finalizar su gobierno esta relación bajó hasta $0,74. Igualmente destacaron que el peso de la planilla disminuyó de $0,43 por cada dólar recibido a $0,27 por cada dólar, a pesar de que el número de funcionarios se incrementó en números absolutos, aumento que atribuían a nuevas contrataciones y aumentos salariales en sectores como salud y educación.
La estrategia del actual gobierno es incentivar la economía a través del aumento de la inversión.
El Plan Estratégico de Gobierno 2010-2014 está basado en cuatro ejes principales: El eje social, enfocado en la lucha contra la pobreza; el eje económico, enfocado en la generación de empleos y en la simplificación y competitividad de las medidas tributarias; el eje institucional, enfocado en la seguridad pública y en un sistema de transporte urbano moderno y eficiente; y el eje ambiental.
De acuerdo con Alberto Vallarino, ministro de Economía y Finanzas, para desarrollar esta estrategia se trazó una hoja de ruta de las inversiones públicas, cuyo monto en el quinquenio se proyectó originalmente en más de $13.500 millones y que será actualizado periódicamente.
En cuanto a la reducción de gastos, Vallarino señaló que durante los primeros dos años, el enfoque ha sido contener el crecimiento del gasto de funcionamiento y aumentar el porcentaje de participación de las inversiones de capital en la asignación de los recursos presupuestarios.
Existen las limitaciones de aumentos automáticos por leyes especiales en varios ministerios y entidades. Además, con el crecimiento de la población y como derivado del problema internacional del tráfico de drogas, tenemos que aumentar el personal que brinda servicios de salud, educación y seguridad prioritariamente, dijo al explicar los incrementos de la planilla.
Otro punto que resaltó es que existen iniciativas en ejecución para reducir en forma drástica el alto costo de los alquileres de oficinas públicas pagados a particulares, que asciende a $50 millones para todo el sector público. Con ello aludía a la ciudad gubernamental y a la polémica Torre Financiera.
También se están realizando análisis para la consolidación de actividades o servicios similares que se brindan en varias instituciones. Un tema que según Vallarino ocupará más la atención durante los próximos años, lo mismo que la búsqueda de eficiencias administrativas en los ministerios y entidades gubernamentales.
El ex ministro de Economía y Finanzas Fernando Aramburú Porras, señaló que cuando se está en auge se debería prever para los tiempos de las vacas flacas y manejar con prudencia las finanzas públicas.
Destacó que el gobierno actual ha hecho cosas buenas, como el logro del Grado de Inversión, pero pareciera que existiera una dicotomía entre lo que dice el Ejecutivo y el MEF. Se están desbocando con los proyectos llave mano que están fuera del presupuesto y que representan inversiones multimillonarias.
Además, considera que sacar de la contabilidad del sector público no financiero a Tocumen S.A., la Empresas Nacional de Autopista (ENA) y la Empresa de Transmisión Eléctrica (Etesa), no estuvo bien.
Sobre Torrijos afirmó que fue bastante austero en el gasto, pero que tuvo baja ejecución y no concluyó obras importantes, como la ampliación de los Corredores Norte y Sur, y que tampoco renegoció los contratos de estos, lo que hubiera evitado la necesidad de comprarlos.
Por su parte, el economista Rubén Lachman considera que se está gastando más de lo que se puede y que se debería contener el gasto que se está haciendo en infraestructura. A pesar que las calificadoras de riesgo crediticio han aumentado la calificación del país, recordó que estas son empresas privadas que son contratadas y que es preferible tomar en cuenta las recomendaciones que dan los organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional.
Mejoras
Vallarino indicó que si la economía se desacelera, como pasó en el 2008 y 2009 con la crisis financiera mundial, Panamá no se verá afectada por contar con una economía muy diversificada y un ambicioso programa de inversión.
Hay que recordar que en 2009, cuando la mayoría de los países del mundo entraron en recesión, Panamá creció 3,2%.
El gobierno de Panamá está hoy en mejores condiciones fiscales y financieras para aplicar medidas contra cíclicas y estimular al sector bancario para mantener la estabilidad a través de las facilidades crediticias al sector privado, indicó.
Entre los ajustes que vienen está la reglamentación de la cantidad de proyectos que puedan ser contratados bajo la modalidad llave en mano por ley a no más del 20% del presupuesto de inversiones de cada ejercicio fiscal. Adicionalmente, se aprobará la ley que regula las Asociaciones Público Privadas, se seguirá trabajando sobre la puesta en marcha de un Fondo Soberano con el Fondo Monetario Internacional,  para planificar los ingresos producto de la ampliación del Canal, entre otros temas que incluyen a la CSS.

Más informaciones

Comente la noticia