Es imperativo generar confianza para revertir desempleo que cerrará con 400,000 desocupados

Es imperativo generar confianza para revertir desempleo que cerrará con 400,000 desocupados
El desempleo de los jóvenes forma parte de las grandes preocupaciones por la crisis económica derivada de la pandemiaArchivo

La sostenibilidad laboral es imposible sin ingresos producto de la actividad comercial, máxime en un entorno de estrechez fiscal, que dificulta la intervención estatal. Es imperativo, entonces, generar confianza, base de la economía, sostiene René Quevedo, consultor en asuntos laborales y experto en empleo.

Ante el informe del Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec), que marca una contracción de -18.9% en el primer semestre de 2020, comparativa con el mismo periodo del 2019, Quevedo analiza el impacto de este indicador en el empleo.

Observa, al profundizar en la importancia de la confianza para revertir la contracción, que cuando se habla se confianza como base de la economía, esto incluye “confianza de los consumidores con respecto a sus ingresos, lo cual induce la compra de bienes y servicios, así como la confianza de empresarios y emprendedores en el sentido de poder generar esos bienes y servicios de manera rentable”.

Sin consumo no hay ventas, afirma, sin ventas no hay ingresos y sin ingresos no habrá empleo.

De manera personal visualiza “un proceso gradual de recuperación económica en el 2021, que a su vez permitirá ir superando la crisis laboral que atravesamos”.

Cabe señalar que en su perspectiva la mayoría de los empleos, en los próximos dos años, será informal “acentuando la tendencia existente desde el 2011”.

Desempleo en 25%

Quevedo indica que aun cuando Samuel Moreno, director del Inec, estima que al final del año el desempleo estará entre el 12% y 20%, coincide con las estimaciones de la ministra de Trabajo, Doris Zapata, quien ubica la tasa alrededor del 25%, en función de la evolución que a la fecha ha tenido la reactivación de contratos suspendidos y registrados en Mitradel.

“Se han reactivado unos 93,500 contratos y Mitradel estima que el número a final del año rondará los 150 mil contratos, es decir, aproximadamente la mitad de los contratos suspendidos y registrados en Mitradel, expectativa con la cual coincido. Sin embargo, el Inec ubica la cifra de contratos suspendidos en 369 mil”.

A esta discusión, precisa, hay que agregar los contratos suspendidos y no registrados en Mitradel, particularmente en Mipymes, muchos de los cuales no se van a reactivar.

Cabe destacar, precisa, que el 53% de todos los empleos del país son generados por trabajadores informales y trabajadores asalariados que laboran para empresas con menos de 10 colaboradores.

-¿Cuáles sectores resultarán más afectados?

-El 86% de la pérdida de empleos relacionada con el covid-19, a corto plazo, se dará en el Comercio, Industria, Logística y Hoteles/Restaurantes, amenazando en primera instancia, a los 386,411 trabajadores informales en estos sectores (54% del total de informales en el país).

A finales del 2020 en Panamá habrá unos 400 mil nuevos desempleados (86% de ellos urbanos), de los cuales por lo menos un tercio tendrá menos de 30 años, que se sumarán a los 146 mil ya existentes, para llevar la tasa de desempleo por encima del 25%.

Se espera una pérdida de 150 mil a 180 mil empleos formales y 4 de cada 5 empleos que se perderán serán urbanos.

-¿Cuáles son las esperanzas para un empleo juvenil que ya venía afectado?

-Más de la mitad de los empleos en los siete sectores impactados negativamente por el COVID-19  son de Oficinistas, Trabajadores del Comercio, Artesanos, Operadores de Maquinaria y Trabajadores No Calificados. Los jóvenes de 15 a 29 años representan 32% de los Oficinistas; 28% de los Trabajadores del Comercio; 22% de los Artesanos; 18% de los Operadores de Maquinaria y 31% de los Trabajadores No Calificados, que totalizan 335,541 plazas, 71% de todos los jóvenes que tienen trabajo en el país.

Subrayó, como ya ha indicado en otras oportunidades, que el futuro laboral de los jóvenes está en emprendimientos, no en “empleos”.

“Los trabajadores asalariados del sector privado perdieron 8 puntos en la estructura del empleo entre el 2013 y 2019 y representaron 71% de la expansión del empleo entre el 2004 y 2009 vs. -4% en 2014-2019”.

En contraste, detalló, los independientes pasaron de 12% a 72% de los nuevos empleos en ese mismo período. Ante la inminente caída del empleo formal en el sector privado producto del COVID-19, ambas tendencias se acentuarán.

Reflexiona que esta realidad debe llevar a la juventud a tener la capacidad de “adaptarse, emprender y automotivarse”, como condiciones indispensables para el éxito en el futuro, “en un entorno cada vez más marcado por la tecnología”.

Realidad regional

El informe Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe, publicación semestral elaborada en forma conjunta por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Oficina para el Cono Sur de América Latina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con fecha noviembre 2020, señala que “la considerable destrucción de empleos informales registrada en los primeros meses del año, y la subsiguiente caída del empleo formal, se tradujeron en una reducción de la tasa de ocupación del grupo de trabajadores de 15 a 24 años en algunos países de la región”.

De acuerdo con “la información preliminar disponible, esta fue más acentuada que la del resto de los trabajadores”.

Desde esta perspectiva, Cepal y OIT proponen una política pública que mejore la empleabilidad de los jóvenes “para enfrentar viejos y nuevos desafíos en el retorno al empleo, combinada con el mantenimiento de muchas de las actuales políticas de transferencias de ingresos, tanto para los trabajadores adultos como para los hogares, con el fin de asegurar la participación de los jóvenes”.

Violeta Villar Liste
[email protected]
Capital Financiero

 

 

 

 

 

 

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com