¿Es un buen momento para vender las acciones de C&W?

¿Es un buen momento para vender las acciones de C&W?
Algunos consideran que el Estado panameño debe considerar seriamente la posibilidad de vender su participación accionaria.| Archivo

El mercado de las telecomunicaciones en Panamá está cambiando a pasos agigantados, una situación que refleja la tendencia global a la reducción del número de operadores mediante compra y adquisiciones para poder hacer frente a las grandes inversiones que demandan los avances tecnológicos y la creciente demanda de más velocidad y eficiencia en la transmisión de datos.

En octubre de 2018, la multinacional sueca Millicom International Cellular, anunció un acuerdo para la compra del 80% de las acciones comunes de Cable Onda por un precio estimado de $1,168 millones, monto al que se restarían los pasivos de la empresa, valorados en $301 millones, por lo que los accionistas de la empresa panameña recibieron aproximadamente $805 millones.

Mauricio Ramos,  CEO de Millicom, en entrevista concedida a Capital Financiero explicó que para esa empresa Panamá era la pieza del rompecabezas geográfico que no tenía en Centroamérica, pero también “es un país con un crecimiento económico sólido y no importa si en los últimos años se ha ralentizado o no, la realidad es que, hacia futuro, va a tener una de las tasas de crecimiento más grandes de la región y a nosotros nos importa el largo plazo porque somos inversionistas de largo plazo”.

Una visión del país que confirmó sólo tres meses después cuando se dio a conocer, mediante un comunicado de prensa, la decisión de la española Telefónica (Movistar) de vender sus operaciones en Nicaragua, Costa Rica y Panamá, precisamente a Millicom International Cellular, S.A., por la suma de $1,650 millones.

El documento detalló que el importe de esa transacción se repartía de la siguiente manera: 503 millones de euros a Telefónica Costa Rica, 573 millones de euros a Telefónica Panamá y 379 millones de euros a Telefónica Nicaragua, lo que implica que por la operación de telefónica en Panamá la empresa sueca pagó aproximadamente $428.27 millones.

Al ver estas cifras, surge de inmediato una serie de interrogantes: ¿Es el momento de vender las acciones del Estado panameño en Cable & Wireless Panamá (C&W)? ¿Estaría dispuesto Liberty Latin America a adquirir el 49% de las acciones de la empresa que están en manos del Estado? ¿Podemos los panameños perder esta oportunidad?  

Lo primero que hay que destacar es que el hasta ahora operador dominante en el mercado local de las telecomunicaciones, forma parte actualmente de Liberty Latin America, luego que Liberty Global adquiriera las operaciones de Cable & Wireless PLC en la región.

Y lo segundo es que la relación entre C&W y el Estado panameño, que se reparten 98% de las acciones a partes iguales (la empresa mantiene el control administrativo de la compañía), ha sido productiva para ambas partes. 

De hecho, desde el año 1997 hasta diciembre de 2018 esa empresa ha aportado un total de $972 millones en concepto de dividendos al Estado y a los colaboradores de la empresa, que mantienen el control del 2% restante de las acciones. Además, ha contribuido con $932 millones en impuestos totales. 

A este respecto Julio Spiegel, CEO de C&W Panamá, aclara que esa empresa ha trabajado “de forma muy positiva y constructiva durante muchos años” con el Estado panameño, en calidad de socios. “Es un tipo de relación con la cual estamos familiarizados en Liberty Latin America”, enfatizó.

Y aunque destaca que en este momento la empresa está alineada en su ambición de “ofrecerle conectividad de primer nivel al pueblo panameño, tanto en términos de velocidad como en calidad de servicio”, no niega el posible interés de C&W por tener la opción de adquirir la participación accionaria del Estado, en caso que el Gobierno panameño opte por venderlas  

Mantenemos una relación constructiva con el Estado panameño y somos muy respetuosos con el derecho del gobierno central de evaluar en cualquier momento que lo considere, su participación accionaria en Cable & Wireless Panamá. De darse dicha consideración, Liberty Latin America estaría interesada en la opción de adquirir dichas acciones”, explicó Spiegel.

Los señalamientos de Spiegel están completamente alineados con los realizados por Balam Nair, CEO de Liberty Latin America, quien visitó el país en febrero pasado para anunciar oficialmente la decisión de esa empresa  de acogerse a la Ley de Sedes de Empresas Multinacionales (SEM) para establecer en la ciudad capital un Centro de Operaciones, que concentrará diversas oficinas que brindan servicios a las empresas con las que Liberty Latin America cuenta en cada uno de los más de 20 países de América Latina y el Caribe, ocasión en la que al ser cuestionado sobre la posibilidad de adquirir a alguno de los operadores con los que compiten en los mercados de Centroamérica y Panamá dijo: “Si hay una venta en Centroamérica, lo consideraríamos sin duda”.

Para el abogado y exmiembro de la Junta Directiva de C&W durante el período 2014-2016 en representación del gobierno panameño, Álvaro Tomas, el Estado panameño debe considerar seriamente la posibilidad de vender su participación accionaria tomando en cuenta para ello las razones financieras tan altas en que se han realizado las compras de las empresas de telecomunicaciones registradas los últimos meses, ya que se estima se ha han pagado entre 10 y 11 veces el Beneficio antes de Intereses, Impuestos, Depreciaciones y Amortizaciones (Ebitda, por sus siglas en inglés) de las empresas adquiridas.

Recordó que en su momento el Estado panameño decidió no vender a Liberty Global el 49% de las acciones de C&W Panamá que están en su poder, sin embargo, a la luz de los acontecimientos recientes, es evidente que Liberty Latin America podría estar muy interesada en adquirir esas acciones y alcanzar así el control del 98% de las acciones de la empresa.  

Otro elemento importante es que la compra de Cable Onda y Telefónica por parte de Millicom International Cellular, S.A., pone en evidencia que esta empresa viene a Panamá con la intención de disputarle a C&W Panamá su posición de operador dominante, por lo que, para hacer frente a este nuevo competidor, Liberty Latin América tendrá que hacer inversiones importantes en materia de tecnología para las que el Estado podría tener limitaciones en materia de aporte de capital, lo que hace más atractivo vender.

Finalmente, Tomas, quien actualmente forma parte de la Junta Directiva del Fondo de Ahorro Panamá (FAP), recordó que este instrumento, creado con los dineros provenientes de la venta de acciones de las empresas estatales, lleva años sin recibir fondos adicionales importantes y, por tanto, no está cumpliendo su meta que es crecer el ahorro de todos los panameños mediante su inversión en instrumentos financieros internacionales con grado de inversión.

Para Domingo Latorraca, socio de  Consultoría de Deloitte y exviceministro de Economía, en primer lugar, es importante establecer el contexto, para determinar qué significa que hoy, en el año 2019, el 49% de las acciones de C&W Panamá esté en manos del Estado panameño. 

A este respecto destacó que la reestructuración del sector de telecomunicaciones durante los años 90 permitió apertura, competencia, inversión y desarrollo de una industria que hoy es parte de nuestro sector competitivo y abierto. 

Sin embargo, aclaró que las acciones del Estado en C&W Panamá pueden venderse siempre y cuando el precio sea conveniente.  

Considero que ese paquete de acciones ha sido una excelente inversión para el Estado, y puede ser un buen momento para vender, siempre y cuando a Liberty le interese comprar”, explicó Latorraca.

Finalmente, destacó que el Estado estaría dejando de tener cierto conflicto de interés, al ser  juez y parte en el mercado de las telecomunicaciones, ya que actualmente es parte de una de las empresas más importantes del sector y a la vez juega el rol de regulador. 

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias