Escasez de agua

agua

Cumplir la promesa de campaña del presidente Juan Carlos Varela, que todo el país cuente con agua potable, no es una tarea fácil, pero hay que reconocer que se trabaja en ello, aunque a un paso muy lento para ampliar el servicio a nivel nacional y reparar los daños casi permanentes que se registran en diversas áreas del país. ¿Por qué será?

Pese a que son muchos los proyectos que se encuentra en proceso de ejecución a nivel nacional, con el objetivo de  cumplir una de las promesas más importantes del presidente de la República, aumentar la producción de agua potable y mejorar el servicio de distribución, en Panamá Oeste cada vez es peor el suministro del vital líquido porque actualmente hay sectores que atraviesan por una escasez nunca antes vista.

Un ejemplo particular son las barriadas ubicadas en Arraiján denominadas Lluvia de Oro II, Lluvia de Oro III, Villa de Oro y La Constancia en Vacamonte, entre otras, las cuales por más de 10 años nunca habían registrado problemas con el suministro de agua potable, ahora casi nunca tienen agua y cuando esta llega es por un máximo de dos horas.

Cabe señalar que si llega al momento que los residentes duermen, salen a laboral o hacen alguna diligencia, cuando despiertan o llegan a sus hogares se encuentran con la mala noticia que para ellos es lo mismo a que el agua no hubiese llegado, por lo cual exhorto a las autoridades competentes a que salgan de sus oficinas y recorran las comunidades que no tenían problemas con el suministro de agua, quienes hoy día si la ven es por una o dos horas al día, pese a que las causas no son de peso, y a que cuando se registra algún daño en el sistema de distribución casi siempre se habla de las mismas piezas.

Lo que significa que en muchas ocasiones podrían estar utilizando piezas usadas o de mala calidad como las bombas de agua y válvulas, entre otras, es decir que actualmente el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan), le está dando a las comunidades soluciones temporales y no permanentes, lo que indica que en vez de dotar a la población panameña del vital líquido están aumentando la cifra de personas que viven sin agua potable de forma permanente.

En vista de esta situación insto a los colaboradores del Idaan a que den la milla extra a la hora de hacer su trabajo y exijan trabajar con pieza nuevas y de calidad para avanzar en los proyectos del suministro del agua a nivel nacional y no tener que hacer el mismo trabajo varias veces.

Pero se preguntarán, por qué utilizo el término exigir, la respuesta es sencilla. Los panameños pueden exigir, porque la mano de obra está y el dinero también, lo que significa que solo falta que las autoridades competentes se aseguren de aprobar la compra de los productos de mayor calidad, para así avanzar y no tener la necesidad de hacer el mismo trabajo varias veces.

Karelia Asprilla
karelia.asprilla@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia