Estados Unidos revela su acusación contra Julian Assange

Estados Unidos revela su acusación contra Julian Assange
La acción penal contra el fundador de WikiLeaks se produce casi una década después de las filtraciones de documentos clasificados| Archivo

Hace casi una década, Julian Assange publicó un torrente de información clasificada que expuso las guerras de Estados Unidos (EU) en Iraq y Afganistán y los secretos de los diplomáticos estadounidenses en todo el mundo.

La semana pasada EU dio a conocer su respuesta: Una acusación contra el fundador de WikiLeaks — que había permanecido en secreto durante más de un año— bajo el cargo de conspiración con fines de piratería informática.

La acusación del señor Assange y su expulsión de la embajada ecuatoriana en Londres, donde se mantuvo refugiado los últimos siete años, han abierto un nuevo capítulo en la lucha del ciudadano australiano contra EU.

También representó una victoria para el Departamento de Justicia de Donald Trump. En 2017, Jeff Sessions, en aquel momento fiscal general, dijo que su captura era una “prioridad”.

El señor Assange ahora enfrenta una batalla contra la extradición y un posible juicio penal que reavivará un furioso debate sobre los límites legales del periodismo. El fundador de WikiLeaks podría terminar languideciendo en una prisión federal estadounidense.

Su abogado, Barry Pollack, dijo que las acusaciones sólo consisten en el hecho de que el señor Assange “conminó a una fuente a que le brindara información y tomó medidas para proteger la identidad de esa fuente. Los periodistas de todo el mundo deberían estar profundamente preocupados por estas acusaciones criminales sin precedentes”.

La causa judicial contra el señor Assange se relaciona con Chelsea Manning, una ex analista de inteligencia del ejército estadounidense, quien filtró una enorme cantidad de información clasificada a WikiLeaks en el año 2010.

El material que ella filtró incluía un vídeo de dos periodistas de Reuters que fueron asesinados por un helicóptero estadounidense en Irak y una gran cantidad de memorándums privados del servicio diplomático estadounidense.

La señora Manning fue sometida a una corte marcial y se declaró culpable en 2013. Barack Obama conmutó su sentencia antes de dejar el cargo en enero de 2017. Actualmente ella se encuentra encarcelada en Virginia por desacato judicial después de negarse a responder las preguntas de un gran jurado sobre la filtración.

En la acusación contra el señor Assange, los fiscales lo acusan de conspirar con la señora Manning para obtener información clasificada y para ayudar a descifrar una contraseña del Departamento de Defensa con la intención de ocultar sus huellas.

El señor Trump había elogiado a WikiLeaks durante la campaña presidencial de 2016, cuando publicó correos electrónicos de los demócratas presuntamente pirateados por el gobierno ruso para dañar a su rival, Hillary Clinton.

Pero su departamento de justicia dejó en claro su deseo de enjuiciar al señor Assange como parte de una iniciativa para combatir las filtraciones procedentes del gobierno.

Sin embargo, el presidente afirmó no conocer mucho sobre la detención del señor Assange. Cuando los reporteros le preguntaron si aún le gustaba WikiLeaks, dijo: “No sé nada sobre WikiLeaks. No es lo mío”.

La administración Obama se rehusó a acusar al fundador de WikiLeaks después de juzgar que la línea entre sus actividades y las de las agencias de noticias estadounidenses no era suficientemente clara. Sin embargo, los demócratas celebraron la detención del señor Assange.

Mark Warner, el demócrata principal en el Comité Selecto del Senado sobre Inteligencia, señaló el papel de WikiLeaks en las elecciones de 2016, aunque las acusaciones no se relacionaron con esas actividades. En una declaración, el señor Warner dijo: “Independientemente de cuáles fueron sus intenciones cuando fundó WikiLeaks, el señor Assange se convirtió en un participante directo en los esfuerzos rusos por debilitar el mundo occidental y en un cómplice en los esfuerzos por debilitar la seguridad de EU”.

La denuncia acusó al señor Assange de un cargo de conspiración para cometer intrusión informática, que se castiga con una pena máxima de cinco años de prisión. Alegó que el señor Assange “conminó” a la señora Manning a entregarle información a WikiLeaks.

Los fiscales también dijeron que el señor Assange “accedió a ayudar a la señora Manning a descifrar una contraseña” almacenada en las computadoras del Departamento de Defensa, lo cual le permitiría a la ex analista del ejército ocultar sus huellas al ingresar a las computadoras con un nombre de usuario distinto.

 

Kadhim Shubber
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias