Estudios para construcción de nuevos embalses finalizarán en 2020

Estudios para construcción de nuevos embalses finalizarán en 2020
Se necesita garantizar el acceso al agua para mantener la confiabilidad de la ruta | Archivo

Para mantener la confiabilidad del Canal de Panamá se necesita garantizar el acceso al agua y mantener la competitividad, ya que actualmente hay  mucha competencia.

Existe preocupación por la  frecuente escasez de lluvia en los embalses del Canal, por lo que es urgente la construcción de nuevos embalses para el funcionamiento del Canal  y el consumo de agua potable.

En la actualidad,  la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) ejecuta tres contratos para el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente), para este fin.

Daniel Muschett, gerente de Proyectos de Capacidad Hídrica de la ACP, detalló  lo  estipulado  en cada uno de estos contratos para la construcción de  nuevos embalses.

El primero de estos contratos es el 023, donde se realizarán estudios para el diseño conceptual de un reservorio multipropósito en la cuenca de Río Indio y proyectos complementarios para el manejo de la cuenca, que incluye: Mejoramiento de condiciones sociales y económicas, gestión ambiental del recurso hídrico, gobernanza y participación, estudios socioeconómicos y ambientales y diseño conceptual.

Lo que se refiere a ingeniería se entregaría alrededor del mes de septiembre de este año, mientras que lo relacionado con la gestión de la Cuenca, manejo social y ambiental se extendería hasta mayo de 2020, dijo Muschett.

El segundo,  es el contrato 025, que contempla el análisis de prefactibilidad y factibilidad para determinar el potencial del río Bayano para la producción de agua potable para las regiones de Panamá Este y el área Metropolitana, e incluye: Informe de resultados de las investigaciones del subsuelo, estudios topográficos, pruebas de laboratorio, calidad de agua y estudios socio-ambientales, estudios hidrológicos sobre el potencial hídrico del río Bayano para suministro de agua a la región Panamá Este y el área Metropolitana, estudios de pre-factibilidad de las alternativas tomando en cuenta escenarios de demanda de agua potable y el estudio de factibilidad y diseño de la alternativa seleccionada que debe entregarse este año.

Y el tercero es el contrato 026, que incluye estudios de factibilidad para establecer reservorios multipropósitos en la cuenca del río La Villa y de pre-factibilidad para los ríos Santa María, Parita y la subcuenca del río Perales en la región de Azuero y la provincia de Veraguas para la producción de agua potable y el uso en actividades agropecuarias.

También figura el desarrollo de estudios de factibilidad y diseños preliminares para almacenamiento de agua para fines multipropósitos, en la cuenca del río La Villa. Desarrollo de estudios de prefactibilidad de los proyectos para almacenamiento de agua para fines multipropósitos, en las cuencas de los ríos Santa María, Parita y Perales.

Igualmente, la elaboración de estudios técnicos, económicos y evaluaciones socio ambientales asociados al diseño de las obras de almacenamiento de agua multipropósito. Todos deben entregarse a principios del año 2020.

Por otro lado, en la Cuenca del Canal Panamá se han registrado, desde inicios del mes de mayo, buenas precipitaciones, lo que ha traído como resultado que el lago Alhajuela haya recuperado más de cinco pies (1.52 metros) de elevación, mientras que el lago Gatún ha estabilizado su nivel en lugar de continuar con esa pendiente dramática que llevaba hacia abajo.

Según Carlos Vargas, vicepresidente de Agua y Ambiente de la ACP, se espera volver a alcanzar el nivel máximo operativo de la vía a más tardar en el mes de septiembre de 2019.

Aseguró Vargas que antes que se dieran estas precipitaciones estaba previsto una nueva limitación, que reduciría hasta 43 pies el calado, que iba a entrar en vigor el próximo 28 de mayo, pero fue pospuesto debido a que las lluvias de las últimas semanas han mejorado el nivel de los lagos que alimentan el Canal.

Los ajustes al calado se vienen realizando hace varios meses, debido a la fuerte sequía que azotó la Cuenca desde septiembre pasado. Actualmente el calado está ubicado en 44 pies (13.42 metros), cuando el máximo de la vía es 50 pies (15.25 metros)”, dijo Vargas.

Sobre qué tanto se vio afectado el tránsito de los barcos por los bajos niveles de los lagos,  el vicepresidente de Agua y Ambiente de la ACP dijo que  se tuvo  que limitar el calado de los buques,  restricción que provocó pérdidas por alrededor de  $15 millones, debido a que los barcos llevan menos carga y, por ende, pagan menos peajes. 

Leoncio Vidal Berrío M.
lberrio@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias