EU expulsa a 15 diplomáticos cubanos por ataques sónicos

EU expulsa a 15 diplomáticos cubanos por ataques sónicos
El gobierno cubano ha negado insistentemente cualquier implicación en los ataques.| EFE

La administración Trump le ha dicho a Cuba que retire 15 diplomáticos de Washington después de que el Departamento de Estado retiró a personal diplomático de La Habana, tras una serie de misteriosos ataques sónicos.

Un funcionario del departamento de estado dijo que la medida de expulsar a aproximadamente el 60 por ciento de los diplomáticos cubanos en la capital estadounidense no era “un cambio de política”.

“Se tomó la decisión porque Cuba no ha adoptado las medidas adecuadas para proteger a nuestros diplomáticos en conformidad con sus obligaciones en virtud de la Convención de Viena”, dijo Rex Tillerson, secretario de estado de EU.

Esta orden garantizará la equidad en nuestras respectivas operaciones diplomáticas”.

El Sr. Tillerson dijo que EU seguiría manteniendo relaciones diplomáticas con Cuba y seguirá cooperando también con La Habana conforme ambos países investigan la causa de los ataques a los diplomáticos estadounidenses.

La expulsión de los diplomáticos cubanos se produce una semana después de que EU retiró el 60 por ciento de sus propios diplomáticos de la Habana tras una ola de ataques a lo largo del año pasado que han dañado la salud de 22 estadounidenses, además de varios diplomáticos canadienses.

EU también advirtió a los ciudadanos contra los viajes a Cuba, ya que algunos de los ataques se produjeron en hoteles frecuentados por estadounidenses, una advertencia que podría perjudicar el turismo.

El gobierno cubano ha negado insistentemente cualquier implicación en los ataques y ha acogido a los agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) en La Habana para ayudar a identificar el origen y la causa de los ataques.

Las primeras especulaciones sugirieron la posibilidad de que fueron perpetrados con dispositivos sónicos que emiten sonidos que causan daños físicos en los seres humanos, pero el gobierno estadounidense no ha confirmado la causa exacta.

Los ataques en La Habana estuvieron primeramente dirigidos a personal de inteligencia estadounidenses en la isla, según la Associated Press.

A los diplomáticos cubanos les han dado siete días para salir de Washington, pero no han sido declarados “personae non gratae” por parte del gobierno de EU.

Marco Rubio, senador republicano cubanoamericano de Florida y partidario de la línea dura en cuanto a la política hacia Cuba, escribió en un mensaje de Twitter que “la decisión de expulsar a los empleados del régimen de Castro de la embajada fue la decisión correcta” por parte del presidente Trump y el departamento de estado.

Aunque la administración Trump presenta sus acciones recientes relacionadas con Cuba — incluyendo las expulsiones de los diplomáticos — como necesarias para asegurar la paridad en las misiones diplomáticas de Cuba y EU, algunos expertos señalan que las medidas están diseñadas para degradar las relaciones cubano-estadounidenses tras la distensión de las viejas hostilidades que ocurrió hacia el final de la administración Obama.

Paul Hare, ex embajador británico en Cuba, expresó su sorpresa por la última medida, diciendo que, si el FBI tuviera información concreta sobre los ataques sónicos, el Sr. Trump la habría utilizado anteriormente, como en su discurso ante la asamblea general de la ONU el mes pasado.

“En su lugar, Trump ha aprovechado la oportunidad para pintar a Cuba como un país villano, junto a Irán, Siria, Venezuela, según su discurso ante la ONU”, dijo el Sr. Hare.

“Los cubanos siempre se han enorgullecido del tamaño de la comunidad diplomática en La Habana, aunque todo el mundo sabe que el hostigamiento ha sido rutinario: llamadas telefónicas tarde en la noche, envenenamiento de mascotas, ese tipo de cosas”.

El Sr. Hare, quien está ahora en la Universidad de Boston, añadió que la advertencia de viaje era otro ejemplo, diciendo que “no era proporcionada y es otra forma de patear a los cubanos. Los precios de los hoteles ya han bajado”.

Cuba no reaccionó inmediatamente a la medida estadounidense de expulsar a sus diplomáticos. La semana pasada, Josefina Vidal Ferreiro, directora general para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, dijo que La Habana no tuvo ningún papel en los ataques sónicos, y que el retiro del personal estadounidense y la advertencia de viaje dañarían las relaciones.

Demetri Sevastopulo y John Paul Rathbon
Financial Times

Nota relacionada: Diplomáticos estadounidenses en Cuba sufren de misteriosa pérdida de la audición 

 

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL