Eurodiputados procurarán cambios en mecanismos de inclusión en “lista negra” de la UE

Eurodiputados procurarán cambios en mecanismos de inclusión en “lista negra” de la UE

La decisión unánime del Consejo de la Unión Europea (UE) de incluir a Panamá en su lista de países no cooperadores en la lucha contra la evasión fiscal, tomando como base la evaluación del Foro Global de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) de finales de 2019, basada en información de 2018, sin permitirle a las autoridades panameñas exponer los avances registrados en esta materia desde esa fecha, ha llevado a los líderes de la Comisión del Parlamento Europeo para Centroamérica a abogar por establecer nuevos mecanismos para la conformación de esta “lista negra”.

Durante una gira a la sede de la UE en Bruselas, Capital Financiero tuvo la oportunidad de participar en un encuentro de periodistas panameños con la eurodiputada del Grupo Verde, Tilly Metz, presidenta de la Delegación para las relaciones con Centroamérica del Parlamento Europeo, quien lamentó que la decisión del Consejo de la UE se haya basado en un informe de 2018 por considerar que se trata de una “foto de un momento” y reconoció que “desde entonces Panamá ha avanzado mucho”.

En este sentido Metz se mostró a favor de darle a Panamá, y a las otras jurisdicciones que fueron incluidas en esta y otras “listas negras”, un mecanismo para que durante ese proceso puedan dar a conocer sus puntos se vista y los avances registrados.

“Creo que debemos darle una plataforma para que tengan la oportunidad de dar su punto de vista”, dijo Metz, quien agregó que la Delegación para las relaciones con Centroamérica del Parlamento Europeo está organizando una reunión para que los embajadores de los países afectados, especialmente la embajadora de Panamá, Yavel Francis Lamuz, puedan presentarle a los miembros del Parlamento Europeo los avances que sus países ha registrado en los últimos años.

Esta iniciativa cuenta con el respaldo del eurodiputado socialista español, Javier Nart, vicepresidente que la Delegación para las relaciones con Centroamérica del Parlamento Europeo, para quien el análisis en el que se basó la UE para incluir a Panamá en su lista de países no cooperadores en la lucha contra la evasión fiscal se basó en información de 2018, por lo cual, “lo tiene que hacerse es contemplar si en el 2019 se resolvieron suficientemente los problemas identificados en 2018”.

Nart señaló que esto no es un problema de burocracia, por lo que a su juicio no cabe señalar que estas evaluaciones se hacen de esta manera, ya que “si se hace así es incorrecto”, porque “lo que tiene que hacerse es ver, en función de los defectos localizados en ese momento (2018), si están resueltos suficientemente o no, esto lo que me parece no es de justicia, sino de sentido común”.

No obstante, una fuente del Consejo de la UE aclaró que la decisión de los 28 (ahora 27) de incluir a Panamá en esta “lista negra” fue el resultado del cambio negativo que experimentó su calificación por parte de la Ocde, la cual pasó de “mayormente cumplidor” a “regularmente cumplidor” de los estándares mínimos que exige ese organismo en materia de lucha contra la evasión fiscal.

Explicó que se trata de un mecanismo que tiene como base criterios técnicos, que son los establecidos por la Ocde, organismo que, según la fuente, reconoce que Panamá ha registrado avances en la lucha contra la evasión fiscal, pero pese a ello considera que estos avances no son suficientes, por lo que tampoco lo son para la UE, especialmente en lo que respecta al intercambio de información fiscal.

La fuente adelantó que la situación de Panamá será objeto de una nueva evaluación en el mes de octubre próximo, sin embargo, especialistas en el tema consideran que es poco probable que el país pueda salir de esta “lista negra” ya que para ello debería cumplir con los estándares establecidos por la Ocde, lo que no se limita a aprobar nuevas normas sino también a garantizar su debido cumplimiento y a la aplicación de sanciones a los actores que insistan en no cumplir con esa normas.

Pero para el eurodiputado alemán, Markus Buchheit, coordinador del Comité de Comercio Internacional del Parlamento Europeo,  si bien la decisión del Consejo de la UE implica una sanción de carácter “político” contra aquellos países que ajuicio del bloque incumplen con estándares mínimos en materia de lucha contra la evasión fiscal, tal como se desarrolla en la actualidad este proceso, el mismo violenta un principio básico de la democracia que es el derecho a la legítima defensa, por lo que concordó con su colega Metz en la necesidad de establecer una plataforma que facilite a los países que son considerados para integrar una “lista negra” plantear su posición y exponer sus avances ante las autoridades de la UE.

Buchheit, destacó que en el caso de esta “lista negra” no se hizo una evaluación del impacto económico que tendría para Panamá, pese a que si bien se trata de una sanción de carácter “político” conlleva un daño significativo a la imagen del país, similar al que se produce cuando se aplica una sanción “legal”, que se puede traducir en pérdida de competitividad y de atractivo para la inversión extranjera.

Ante esta situación el diputado alemán adelantó su decisión de presentar al parlamento una moción para solicitar al Consejo de la UE que se modifique este proceso de forma tal que en el futuro los países que son incluidos en alguna de sus “listas negras” puedan presentar sus descargos.

Buchheit explicó que para que esta moción cobre vida requerirá la aprobación de uno 343 de los 770 diputados del Parlamento Europeo y aunque admitió que no siempre coincide con las posiciones de parlamentarios como Metz y Nart, en este tema procurará trabajar junto a ellos para lograr cambios en la forma como se estructuran las “listas negras” de la UE

En tanto, la Embajadora de Panamá en Bélgica y ante la UE, Yavel Francis Lamuz, en un conversatorio con la delegación de periodistas panameños explicó que su despacho trabaja afanosamente para dar a conocer tanto al Consejo como a los miembros del Parlamento y la Comisión de la UE los esfuerzos que adelanta Panamá para adecuar sus normas a los estándares exigidos por la Ocde en materia de lucha contra la evasión fiscal, siempre bajo la comprensión que el país no puede seguir siendo reactivo ante las diferentes “listas negras” en que ha sido incluido, sino que debe trabajar no sólo para salir de ellas sino más bien para permanecer fuera de ellas.

Actualmente la UE mantiene dos listas consideradas como “negras”, en la primera se incluye a los países que no cumplen los estándares mínimos establecidos por la Ocde en materia de lucha contra la evasión fiscal y la segunda contempla a aquellas jurisdicciones que de acuerdo con las evaluaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi) carecen de los mecanismos necesarios para combatir de forma efectiva el lavado de dinero y el financiamiento contra el terrorismo, por lo que mientras Panamá sea evaluada como deficiente por estos organismos multilaterales permanecerá en las “listas negras” del bloque europeo. No obstante, esto no impide que cada miembro de los 27 países de la UE pueda elaborar sus propias “listas negras”.

En Panamá, el viceministro de Finanzas, Jorge Luis Almengor, y el superintendente de Bancos, Amauri Castillo, señalaron que el país continúa avanzando en los requerimientos solicitados tanto por Ocde como por Gafi, y se espera que el estaremos fuera de ambas listas para el 2021.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias