Evaluación educativa

Evaluación educativa

back to school

Luego de la huelga de los educadores las aguas han vuelto a su nivel, y terminó sin contratiempos el segundo trimestre, pero se desconoce si efectivamente, las autoridades del Ministerio de Educación (Meduca) lograron que los docentes recuperaran el tiempo perdido, como se ellos mismos se comprometieron y si ya se cuenta con alguna metodología para la realización de las evaluaciones y mediciones del desempeño de los educadores, los centros educativos oficiales y del sistema en general.

La medición de la calidad de la educación es un clamor de toda la población. Recientemente, la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap) se hizo eco de esta situación, expresando, además su inquietud por las amenazas de huelga que han lanzado algunos dirigentes, cuando aún no se ha iniciado un diálogo sobre este tema.

Estos procesos de evaluación deben realizarse de forma independiente, sin que se inmiscuya en ellos la política.

Y si bien, los educadores tienen derecho a un mejor salario, también tienen la obligación de ofrecer una educación de calidad y el Meduca la tarea de garantizar las herramientas para que el proceso de enseñanza aprendizaje se desarrolle de forma fluida.

Entendiendo que la educación es el mejor camino para romper el círculo de pobreza y reducir los niveles de desigualdad social y económica existentes en el país.

Pero, para lograr estos objetivos, es imperativo que el Gobierno cumpla una de sus promesas de campaña, y convoque a un Gran Diálogo Nacional por la Educación, en donde se establezca la hoja de ruta para los próximos años, y se fortalezca al Meduca para que pueda cumplir adecuadamente su labor de supervisión y, además pueda manejar de forma eficiente el presupuesto equivalente al 6% del Producto Interno Bruto (PIB), que se le asignará a más tardar en el año 2019, como parte de los acuerdos que pusieron fin a la huelga de los educadores.

Si no se logra realizar una evaluación objetiva de la situación educativa y se establecen prioridades, se correrá el riesgo que este monto de dinero no se invierta en donde realmente se necesita y el sistema educativo seguirá dando tumbos.

Hay mucho por hacer, pero se requiere de madurez y de sentido de patria para darle un salto de calidad a la educación, lo que no puede hacerse es seguir perdiendo el tiempo. El acceso a una educación de calidad es un derecho que tienen todos los jóvenes del país, no sólo quienes pueden ir a una escuela privada.

Y como bien dijo el expresidente uruguayo José Mújica: No es posible tener un país próspero sin una buena educación en la cual cada vez se invierte más, y el conjunto del pueblo debe entender que esto es una cosa nuestra, de todos.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL