Evolución de la economía panameña en el primer semestre de 2016 y perspectivas

Evolución de la economía panameña en el primer semestre de 2016 y perspectivas

ave-balboa-web

El desempeño de la economía panameña en el primer semestre sigue afirmando el interés de la administración del presidente de la República, Juan Carlos Varela, en impulsar, contrario sensu a los gobiernos del período post-invasión, a los sectores productivos, particularmente al sector primario, lo que favorece el desarrollo económico del país, aunque la necesidad de una profunda reforma agraria que liquide el latifundio y libere a la masa campesina de las formas de la renta semi-feudal y permita el libre desarrollo del capitalismo, sigue siendo su talón de Aquiles.

Conviene subrayar que las tasas negativas en el sacrificio de ganado vacuno y en la producción de leche natural utilizada para la elaboración de productos derivados se debe, fundamentalmente, a la fuerte sequía provocada por los efectos del Fenómeno de El Niño. Se espera que Panamá registre una aceleración en su tasa de crecimiento dado que la demanda interna continuará dando impulso al Producto Interno Bruto (PIB), ante un entorno adverso de la demanda externa. En el primer trimestre de 2016, medido a través del PIB Trimestral (PIBT), presentó un incremento de 4,6%, respecto al período similar del año previo; el PIBT valorado a precios del 2007 (en medidas encadenadas de volumen), registró un monto de $8.982,8 millones para el trimestre estimado, que corresponde a un aumento de $393,4 millones comparado con igual trimestre de 2015. En su impulso a los sectores productivos conviene destacar la oferta nacional de electricidad que se elevó en 14,6%, impulsada por un cambio en sus componentes donde la eólica aumentó en 151,2% y la solar en 1.694,2%, mientras que la hidráulica disminuyó en 10,8%.

En cuanto al comercio interno importa señalar que es probable que la normalización de los precios del petróleo a nivel internacional tenga un efecto desfavorable, en el corto plazo, sobre la venta de combustible y automóviles inscritos. En cuanto al comercio exterior se refiere, a pesar del aumento de 9% de las exportaciones nacionales (sandía, productos del mar, azúcar sin refinar, etc.), el valor de las exportaciones de bienes descendió en 7,3% afectado por la fuerte caída de los precios internacionales de los bienes primarios en 2015 que se acentuó a inicios de 2016. El valor del movimiento comercial de la Zona Libre de Colón (ZLC) disminuyó en 13,3%. Las importaciones de bienes se redujeron 4,1% afectando principalmente a los bienes intermedios en 12,5%. No obstante, los bienes de capital crecieron en 3,9%. La disminución de los precios internacionales ha tenido un impacto significativo en las finanzas públicas de los países productores y en los flujos de comercio mundial. Si bien es cierto que los ingresos corrientes del Gobierno Central crecieron en 8,9%, impulsados principalmente por los impuestos directos en 20,5%, la necesidad de una reforma tributaria que mejore la distribución del ingreso y expanda el mercado interno sigue siendo imperativa. El Impuesto de Transferencia de Bienes Muebles y de Servicios (Itbms), que es un impuesto indirecto y regresivo, aumento en 25,9%. El manejo prudente de la política fiscal ha mantenido el endeudamiento respecto del PIB, dentro de los límites que permite la Ley de responsabilidad fiscal. En el transcurso del cuarto trimestre de 2015, las tres principales calificadoras internacionales de riesgo (Fitch Ratings, Moodys Investor Service y Standard and Poors), mantuvieron el grado de la deuda pública panameña con perspectiva Estable, dada la solidez de las finanzas públicas. Se prevé que el acceso al endeudamiento externo se torne más complejo durante lo que resta de 2016. Primero, la tendencia al aumento en las tasas de interés en los mercados internacionales dificultará el acceso al financiamiento, aun cuando es necesario señalar que esta tendencia se observa hoy en día más gradual y lenta de lo que parecía a finales de 2015. Segundo, la gran volatilidad de los mercados internacionales y el incremento en los niveles de incertidumbre dificultará el acceso crediticio, sobre todo de países ubicados por debajo del grado de inversión. A pesar de ello, se notó un crecimiento sólido en los ingresos por concepto de inversión extranjera directa (IED) en los países de Centroamérica entre los que destaca Panamá con un incremento de 16,9% con los sectores hotelero, bancario, inmobiliario, eléctrico, comercial y manufacturero, como los principales receptores.

En 2016 continuarán las negociaciones que Centroamérica y Panamá iniciaron en octubre de 2015 para firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Corea del Sur, en un intento por diversificar el destino de sus exportaciones.

En diciembre de 2015 en Panamá se estableció un ajuste porcentual del salario mínimo de 8,5%, que regirá durante 2016 y 2017.

Para finalizar, conviene subrayar que el entorno internacional continuará siendo desfavorable. De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la economía mundial crecerá 2,4% en 2016, igual tasa a la registrada en 2015, por lo que el dinamismo global se mantendrá lento y por debajo del registrado previo a la crisis financiera internacional de 2008-2009, cuando se expandía a tasas anuales en torno al 4%. Si bien se espera que la economía norteamericana registre una expansión superior al promedio del resto de los países desarrollados, tendrá una desaceleración en 2016 (2%, frente a 2,4% en 2015).

Dr. José E. Torres A.
Miembro del Colegio Nacional de Economista y profesor universitario

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL