Exoneraciones fiscales, tema pendiente entre el Estado y Del Monte

Exoneraciones fiscales, tema  pendiente entre el Estado y Del Monte

Las autoridades esperan llevar  el Contrato-Ley a la Asamblea Nacional el próximo mes de julio

Del-Monte-logo

El Contrato-Ley entre el Estado y la multinacional  estadounidense Del Monte será presentado a la Asamblea Nacional de Diputados durante el inicio del próximo periodo de sesiones ordinarias.

El contrato incluye una inversión de $126 millones para reactivar la producción bananera en unas 3.500 hectáreas, ubicadas en la región de Barú, provincia de Chiriquí, que generaría unos 3.500 empleos.

No obstante, el Ministerio de Encomia y Finanzas (MEF) deberá tomar una decisión en torno a la propuesta de la transnacional de excluir el pago de impuestos por dividendos y del pago de impuestos sobre la renta por remesas al exteriorse.

Del Monte ha mostrado interés de invertir en Barú desde 2009 y a mediados de abril de ese año llegó a un principio de acuerdo para administrar las plantaciones bananeras durante 25 años con el Gobierno del entonces presidente Martín Torrijos, pero al final el trato no se llegó a concretar.

El director de Agroindustrias del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida), Edwin Vergara, informó que ya se cuenta con el borrador del Contrato Ley, que deberá ser aprobado por la Asamblea Nacional, una vez se inicie el nuevo periodo de sesiones ordinarias a partir del 1 de julio próximo.

Será el proyecto agroindustrial más  importante del país y de la región, que al principio producirá banano, pero también se contempla  producir piña y otras frutas, reveló Vergara, al adelantar los  planes de Del Monte que mantiene operaciones en Guatemala y Costa Rica.

Sin embargo,  Vergara reconoció que la propuesta de Del Monte para excluir el pago de impuestos por dividendos y el pago de impuestos sobre la renta por remesas al exterior no es un tema superado y le corresponderá al MEF encontrar una alternativa.

La Dirección de Bienes Patrimoniales del MEF otorgará una concesión a la empresa por toda la infraestructura que utilice, que sean propiedad del Estado, por medio de un arrendamiento a  20 años.

Antecedentes

Hasta marzo de 2003, la estadounidense Chiquita Brands ostentaba el monopolio de la comercialización del banano en Barú, pero decidió abandonar el negocio, vendiéndole   la operación a los trabajadores, que contaron con el respaldo del gobierno que presidía Mireya Moscoso.

Los trabajadores  crearon la  denominada Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles  (Coosemupar), que fue el último intento fallido por mantener la industria bananera en el Pacífico

El proyecto fracasó por los bajos rendimientos de la producción en comparación con los cultivos en el litoral  del Caribe de América Central y en el caso de Panamá la producción de Puerto Armuelles fácilmente podía sustituirse por la de Changuinola.

Desde que Chiquita cerró operaciones, casi la mitad de la población migró a la capital y a otros puntos del país  en busca de fuentes de trabajo estables.

La Cámara de Comercio de Barú afirma que la economía del distrito está muy deprimida y que el desempleo es de 62%.

Del Monte se reunió el año pasado con los integrantes de Coosemupar, que en 2012 recibieron del Gobierno una hectárea cada uno de las viejas plantaciones de banano.

Orlando Rivera
orriver22@hotmail.com
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia