Factura electrónica aumenta en 84% la productividad de las empresas

Factura electrónica aumenta en 84% la productividad de las empresas
Este sistema presenta diversas ventajas, en comparación con la facturación a través de impresoras fiscales, dijo Carlos Márquez, director ejecutivo de EY TAX| Cortesía

Encuesta de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap), indica que el uso de la factura electrónica genera un incremento promedio del 84% “en la productividad en apoyo a los procesos empresariales de modernización y mejora continua”.

La encuesta piloto de costos y beneficios de la factura electrónica de la Cciap, también señala como dato positivo, que el 92% reportó tener acceso a computadoras e Internet; manejar pagos electrónicos (83%), así como cotizaciones y órdenes de compra (85%).

Otros datos revelan que la factura electrónica “potencia y facilita los negocios apalancados en el comercio electrónico”.

Hay ahorros entre el 30% y el 75% de los costos vinculados con “impresión de facturas, almacenamiento, distribución y costos de cálculos contables”, de acuerdo con la Dirección General de Ingresos (DGI).

Cabe destacar que el impacto del coronavirus (COVID-19) ha obligado a acelerar los procesos de digitalización del Gobierno y de las empresas y, en el caso de la factura electrónica, si bien era ya un proceso adelantado, esta coyuntura vuelve a poner en evidencia su conveniencia.

El decreto ejecutivo 114 del 30 de enero de 2020, estableció una nueva reglamentación, ordenando el reporte en línea de la facturación, en tiempo real, a la DGI, tanto de quienes usen equipo fiscal como facturación electrónica.

Por otra parte, el Decreto 115,  de igual fecha, crea las normas relativas a la adopción de la factura electrónica, dado el interés por este recurso y, del lado de la DGI, de hacer transparente los procesos de fiscalización.

Carlos Márquez, director ejecutivo de EY Tax, dijo a Capital Financiero que “al momento, la obligación de cumplir con facturación electrónica va destinada a aquellas empresas que se encuentran exentas del uso de equipos fiscales, ya sea por la actividad que realicen o que expresamente por ley así se ha establecido; esto para efectos de documentar sus operaciones”.

Por otra parte, resaltó, la DGI está evaluando solicitudes de aquellos contribuyentes interesados en utilizar factura electrónica y designará grupos de contribuyentes a los cuales les aplicará este tipo de facturación.

Definitivamente, reflexiona el experto, la facturación electrónica presenta diversas ventajas, en comparación con la facturación a través de impresoras fiscales.

“Este método implica reducción en costos de facturación (costos de compra de impresoras fiscales, mantenimiento, papel, ahorra tiempo, además de ayudar a tener un mejor control documental, en la información y su almacenamiento, lo cual permite eficacia al momento de reportar a la DGI”.

Con respecto a recomendaciones para empresas que ya tengan máquina fiscal, Márquez sostuvo que “en principio, la empresa que cuenta con máquina fiscal actualmente, para efectos de utilizar factura electrónica, debe hacer una solicitud expresa a la DGI, que evaluará si es aplicable”.

En ese sentido, recomienda evaluar qué sería lo más conveniente, “tomando en cuenta el volumen de sus operaciones, ya que al tratarse de una empresa con máquina fiscal que maneja un volumen de facturación considerable, debería utilizar factura electrónica”.

No obstante, subrayó, de acuerdo con la ley, pudiese esperar hasta que la DGI designe los grupos de contribuyentes a los cuales les aplica facturación electrónica por volumen de operaciones, y en su defecto hacer entonces la solicitud expresa y voluntaria.

Si se trata de una empresa pequeña que no maneja un volumen de facturación grande, afirmó, entonces pudiese considerar mantener máquina fiscal; no obstante, eventualmente debería estar haciendo la transición.

Con respecto a la relación entre la empresa y el consumidor al momento de requerir el cliente su factura, el director ejecutivo de EY Tax, resaltó que “el consumidor tendría de forma electrónica la factura, y en caso de algún reclamo, puede llevarla impresa, o solicitar a la empresa la impresión de comprobante para el reclamo.   También debe conservar el comprobante auxiliar de factura electrónica (Cafe), hasta que se cumpla el período de prescripción de los impuestos”.

Violeta Villar Liste
[email protected]
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com