Falla política anti tabaco

Falla política anti tabaco

Leoncio Vidal Berrío M.

lberrio@capital.com.pa

Capital

En la aprobación de las reformas tributarias en el año 2009 se dispusieron dos incrementos del impuesto a los cigarrillos, uno fue el Impuesto Selectivo al Consumo que pasó de 50% al 100% del precio de venta al consumidor declarado por las tabacaleras, con un mínimo de $1,50 por cajetilla.

El otro el Impuesto a la Transferencia de Bienes, Muebles y Servicios (Itbms), que anteriormente era de 10% y se incrementó a un 15%.

 

Resultados inesperados

Debido a la combinación de estos impuestos más el impuesto mínimo, para los cigarrillos de mayor venta los impuestos ascienden al 59,2% del precio pagado por el consumidor, es decir, que por cada cajetilla de cigarrillo, se cobran $1,92.

Estos nuevos impuestos significaron un incremento de precios del 100%, los precios de los cigarrillos más vendidos pasaron de $1,50 a $3,00 la cajetilla. En la actualidad los precios de los cigarrillos legales oscilan entre $3,25 y $3,75 por cajetilla.

Según un análisis interno de la empresa Phillips Morris Panamá, el impacto del aumento de impuestos de consumo de cigarrillo, ha provocado que el volumen de ventas de los productos legales esté en continua contracción, ya que se redujo en un 50,8% en un periodo comprendido de septiembre del 2009 a septiembre del 2011.

De igual forma el mismo análisis refleja que el aumento de impuestos significó una prohibición de los productos legales para muchos consumidores, que impactó en los de menores recursos ya que el volumen de venta de los cigarrillos de bajo precio cayó un 61,8% de septiembre del 2009 al septiembre del 2011.

Por otro lado, según datos proporcionados por las agencias de investigación PRODATOS y Mercadeo Integral, quienes hicieron un estudio para British American Tobacco Panamá, la caída en las ventas de los cigarrillos legales no se ha visto reflejada en una reducción del consumo.

Y es que a pesar de la subida en el precio de los cigarrillos, la incidencia de consumidores se mantiene sin cambios sustanciales, lo que indica que el consumidor está optando por consumidor productos ilícitos a menor precio.

Desde el año 2000 al 2010 la incidencia de fumadores se ha mantenido entre el 10,1% y el 10,7% de la población, a excepción de los años 2007 y 2008 que estuvieron en 11,8% y 11,55%, respectivamente.

Contrario al índice de consumidores que se mantiene estable, el comercio ilícito de cigarrillo se ha disparado. En el año 2000 se estima que este tipo de comercio representaba el 10% del mercado, pero luego de los incrementos de impuestos la participación de mercado de los cigarrillos que no pagan impuestos es de 60% esto hasta el 2010 representando un aumento del 500%.

 

Fisco afectado

El análisis de Phillips Morris Panamá, indica que la pérdida de recaudación por la caída de ventas de cigarrillos legales desde la puesta en vigencia de los nuevos impuestos, ronda los $26 millones.

Por otro lado el decomiso de cigarrillos ilegales también ha tenido un incremento muy sustancial. De acuerdo con cifras de la Autoridad Nacional de Aduanas (ANA), el crecimiento de los decomisos se han disparados en más del 1.000% del año 2008 a la fecha.

Las cifras reveladas por la ANA indican que este año, hasta el mes de octubre, se habían decomisados cigarrillos ilegales por un monto de $3.046.012, lo que representaría 435 millones de cigarrillos.

La cifra de cigarrillos decomisados han ido en aumento en los últimos cuatro años, ya que en el 2008 la cantidad fue de 37 millones, para el 2009 esta se incrementó hasta 154 millones de cigarrillos ilegales decomisados. En el 2010 el total fue de 232 millones de cigarrillos y para el 2011 la cantidad está por el orden de los 435 millones de cigarrillos, lo que se traduce en un incremento de 1.084%.

Este fenómeno del incremento del contrabando de cigarrillos por el alza de impuesto no solamente se ve en Panamá, ya que a nivel internacional por ejemplo en Costa Rica, economistas advierten que aumentar el impuesto de cada cajetilla de cigarrillos de 20 unidades más o menos triplicará su precio de venta, por lo tanto no hará que los fumadores dejen el vicio, sino que promoverá el contrabando.

 

Evitando repetir el error

La posible aprobación de la nueva Ley Antitabaco tanto en Costa Rica como Panamá, tiene preocupados a varios sectores, debido a las repercusiones que podría traer dicha aprobación; entre ellas crimen organizado, seguridad ciudadana, además de la entrada y salida de contrabando.

La periodista costarricense Amelia Rueda, en su programa radiofónico de opinión Nuestra Voz; contó con la presencia de analistas costarricenses y expertos en temas de seguridad quienes manifestaron sus inquietudes respecto al tema de la Ley Antitabaco y puso como ejemplo las repercusiones que se han presentado en Panamá.

En el sentido concreto del tema de los cigarrillos, creo que se le debe poner impuestos, creo que una negociación con los productores es posible, sin entrar en un choque masivo, como se ha hecho en otros países, Panamá es el ejemplo más claro, dijo el analista Alvaro Ramos.

Dentro de los puntos discutidos en el programa, se mencionó el tema del impuesto a los cigarrillos, donde el ingreso al fisco debe de ser suficiente ya que el Estado necesita de este dinero para bajar su déficit, pero tampoco se puede exceder en el cobro, debido a que accionaría el mercado del contrabando, como en Panamá.

Panamá es uno de los países con más fuerza en la ejecución de leyes antitabaco y lo que sucedió fue un fenómeno extraordinario, donde arriba del 70% del consumo de cigarrillos, es contrabandeado, mencionó Ramos.

Además del contrabando, se debe de hablar del tema que se está viviendo en Panamá, el crimen organizado; instrumento que estaba latente y ahora las estructuras criminales lo usan para llenar el país de cigarrillos de contrabando, principalmente de la India.

Según el analista, si Costa Rica impone leyes como las panameñas, las estructuras relacionadas con Panamá los surtirían de contrabando. Los mismos contrabandistas panameños, nos meterían ese cigarro o los productos de la India y también, no nos olvidemos, que tenemos a Nicaragua. Por primera vez, tendríamos contrabando de artículos de Nicaragua para acá, en forma estructurada, porque Nicaragua es un país muy flojo en materia de tabaquismo.

A su vez, la periodista Amelia Rueda, comentó que el tema que preocupa en la actualidad, es que en países en donde se ha ido a extremos, como el caso de Panamá, más bien se convierte en una cuestión negativa para el país. Además, considera que el tema del tabaquismo se debe regular, pero sin caer en extremo, ya que han traído problemas serios de crimen organizado y de contrabando.

 

Soluciones planteadas

Dentro de las soluciones que se plantearon durante el programa y de las más válidas, se encuentra que los costarricenses deben aprender de los panameños, la cual es una sociedad casi exacta a la costarricense.

Algunas de las conclusiones a que se llegó luego del análisis realizado por Phillips Morris Panamá, es que los desmedidos aumentos de impuestos a los cigarrillos implementados en el año 2009, no solo no alcanzaron los objetivos de salud pública de reducción del consumo, sino que adicionalmente se puso en riesgo la recaudación fiscal al llevar a la industria legal al borde del colapso.

También provocó un aumento de precios de los cigarrillos, con lo que se estimuló el aumento de la demanda de cigarrillos de contrabando de bajo precio, detectándose hasta 70 diferentes marcas de este producto ilegal.

Otro punto es que la recaudación fiscal no aumenta según lo estimado, por al contrario los fumadores acceden fácilmente a cigarrillos más baratos sin regulación, que sirve como financiamiento al crimen organizado.

De igual forma la combinación de medidas regulatorias e impositivas, han impulsado el crecimiento del comercio ilícito a niveles extremos a pesar de los esfuerzos de las autoridades aduaneras con los altos niveles de incautación de cigarrillos de contrabando.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL