Fármacos deben tener un capítulo específico en Ley de Contrataciones

Fármacos deben tener un capítulo específico en Ley de Contrataciones
Fedefarma advierte que los procesos no son similares a los de otros bienes del Estado| Archivo

El proyecto de Ley  que modifica la Ley 22 de 27 de junio de 2006 que regula las contrataciones públicas, presentado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), establece en su artículo 1 que se incluye “la adquisición de medicamentos, insumos, equipos médicos y otros productos para la salud humana”.

Carmen de Da Silva, de la Federación Centroamericana de Laboratorios Farmacéuticos (Fedefarma) capítulo de Panamá, explicó a Capital Financiero que han manifestado en distintas reuniones que debe existir un capítulo específico en la Ley de Contrataciones Públicas para la compra de medicamentos, “porque su vida útil es muy corta y no es  comprar una silla o papel”. 

Se inclina porque exista “cierta flexibilidad por  tipo de enfermedades y clasificar las compras, ya que no es lo mismo adquirir un acetaminofén que tratamientos para las personas con cáncer o enfermedades crónicas degenerativas”. 

Desde esta perspectiva, la Ley debe contemplar “muy buena clasificación, especificaciones técnicas y flexibilidad de respuesta para que el paciente tenga el medicamento adecuado y la terapia en el momento”, advirtió la representante de Fedefarma.

Esta organización reúne a 18 laboratorios farmacéuticos reconocidos en el mundo, tiene 20 años de operación en Panamá y más de 300 registros de productos innovadores en los últimos cinco años.

De Da Silva reconoció la apertura de la Caja de Seguro Social (CSS) al convocar una mesa multisectorial que permita escuchar a los actores del proceso y lograr respuestas al acuciante tema del desabastecimiento de medicinas.

Gaspar Tarté, asesor presidencial para la Ley de Contrataciones Públicas, aclaró en su momento a Capital Financiero que la intención del MEF de incluir medicamentos es lograr “procedimientos más expeditos e implementar procesos de selección de contratistas mucho más modernos como el catálogo electrónico”. 

Por su lado, Lucas Verzbolovskis, presidente de la Asociación de Representantes y Distribuidores de Productos Farmacéuticos (Aredis), señaló  que “la seguridad y la eficacia es clave, pero lo más importante es pensar siempre en el paciente”.

Recordó que en el 2006 se discutió la  Ley 22 de Contrataciones Públicas y, en ese momento, se quería incluir la compra de medicamentos, solicitud que fue rechazada por los representantes de la CSS, nombrados por el presidente Martín Torrijos, quienes  “explicaron de forma vehemente que eso haría daño, no bajarían los precios y tampoco acabaría con el desabastecimientos”.

Verzbolovskis indica que en el caso de la reforma actual a la Ley 22, Aredis rechaza la inclusión de los medicamentos en el llamado convenio marco y en el sistema de puja y repuja.

El Artículo 57 de la propuesta señala que “los bienes, servicios u obras incluidos en los convenios marco se disponen en una Tienda Virtual mediante la cual las entidades estatales acceden directamente, pudiendo emitir una orden de compra a los proveedores, con lo cual se simplifican los procesos de compra”.

“El convenio marco es un sello de aprobación que la Autoridad de Contratación Pública le da a varias alternativas de cada producto a ser comprado. A ninguno de esa lista se le asegura una cantidad de compra mínima, pero deberán estar preparados para entregar, por lo que surge la pregunta: ¿Cómo se enterará cada uno de los incluidos en el listado cuándo iniciar la fabricación del producto y en qué cantidad?”, detalló.

Verzbolovskis sostuvo que la única forma es que algún funcionario  avise con anticipación con lo que surgirá la práctica corrupta de comprar información privilegiada.

En relación con la puja y repuja, Aredis lo rechaza “debido a que promoverá acuerdos de precios y que inicien a niveles más altos”, de allí que prefieran la opción de sobre cerrado porque “los laboratorios fabricantes, temiendo quedar sin posibilidades de vender a la CSS, presentarán de salida su precio más bajo”

Con respecto al proyecto de Ley 55 “que modifica y adiciona artículos a la Ley 1 del 10 de enero de 2001 sobre Medicamentos”, Verzbolovskis se pregunta si las organizaciones internacionales que pudieran participar, en caso de requerirse una medicina con urgencia, cumplirán “con el registro sanitario, estudios de estabilidad para la zona tropical y certificado de intercambiabilidad” e incluso con los requisitos que la Ley 1 establece de obligatorio cumplimiento para los proveedores de instituciones públicas.

Otro aspecto polémico es la Ley de Precio Único (LPU).

El  representante de Aredis afirmó que en su inicio (año 2006), planteaba que el ganador de un renglón de ese acto público, sería proveedor exclusivo de ese renglón por un año o más. 

“Se estipulaba la cantidad total estimada, que en la mayoría de los casos era sub-estimada y la CSS aseguraba que compraría al ganador del renglón el 60% de esa cantidad estimada. De necesitarse cantidades adicionales, el ganador de ese renglón tenía que cumplir con las entregas y mantener el precio ganador”, detalló Verzbolovskis.

Advirtió que bajo ese sistema,  la CSS, logró mantener el abastecimiento fluido y sin interrupciones, se atrajeron laboratorios innovadores, biotecnológicos, genéricos intercambiables y ninguna asociación de pacientes se quejó de la calidad, seguridad y eficacia. 

Verzbolovskis indicó que la Contraloría General de la República, en el período 2014-2019, cambió la interpretación original y estableció que “la CSS no podría pedir cantidades mayores a las establecidas en el pliego, de tal manera que la mayoría de los renglones que en los pliegos se subestimaban, se agotaron”.

Destacó que si el enfoque original era el paciente, con la interpretación pasó a ser el presupuesto.

Sin embargo, afirmó, que como por mandato constitucional deben adquirirse los medicamentos, los costos subieron.

Por su parte, Carlos Rodríguez, jefe nacional de Farmacia de la CSS, destacó la voluntad de la ministra de Salud, Rosario Turner Montenegro, de pedir la asesoría del Colegio Nacional de Farmacéuticos de Panamá ante los temas vinculados con medicamentos.

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias