FED considera el impacto de acontecimientos más allá de EE.UU.

FED considera el impacto de acontecimientos más allá de EE.UU.

Las ecuaciones del banco central han tendido a ignorar los acontecimientos fuera de las fronteras

Screen Shot 2016-06-13 at 9.30.47 AM

Durante los últimos años, los críticos de la Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos (EE.UU.) se han quejado de que ha habido dos deficiencias en relación a cómo los funcionarios del banco central analizan el mundo. En primer lugar, los modelos econométricos de la FED han tendido a minimizar el papel del dinero, y la capacidad de los mercados volubles de perjudicar la economía real. En segundo lugar, esas ecuaciones económicas también han tendido a ignorar la economía más allá de las fronteras de EE.UU., debido a que la junta directiva de la FED históricamente sólo ha considerado datos nacionales para fijar las tasas de interés.

Actualmente, sin embargo, existen algunos indicios intrigantes que apuntan hacia un cambio de perspectiva en la fijación de tasas de la FED. A principios de este año, Janet Yellen, la presidenta de la FED, sorprendió a los inversores al insinuar que la inestabilidad en los mercados financieros chinos había sido uno de los factores por los que el comité de la FED había decidido no aumentar las tasas de interés por segunda vez, después de aumentarlas en 25 puntos básicos a finales del año pasado.

Este mes parece que un segundo asunto en materia de mercados no estadounidenses el Brexit pudiera nuevamente moldear el debate de la FED. La semana pasada Jerome Powell, un miembro de la junta de gobernadores de la FED, sugirió que sería prudente que la junta mostrara cautela en relación con el aumento de las tasas de interés durante su próxima reunión del 15 de junio, debido a que el referéndum británico sobre salirse de la Unión Europea (UE) se llevará a cabo el 23 de junio.

Por otra parte, Dennis Lockhart, el presidente de la FED de Atlanta, ha señalado que el Brexit es una consideración real en determinar si la FED elevará las tasas en junio. Y aunque la señora Yellen hasta ahora sabiamente no ha comentado sobre los riesgos que el Brexit pudiera acarrear, otros funcionarios de la FED, entre ellos Daniel Tarullo, comparten la opinión de los señores Lockhart y Powell de que tomar la decisión de aumentar las tasas antes de la votación pudiera ser arriesgado.

Desde una perspectiva macroeconómica limitada, esto parece extraño. Después de todo, si nos fijamos en los datos recientes de EE.UU., parece haber escasas razones para dejar las tasas en los actuales niveles reales negativos. El desempleo se ha reducido a un 5%, en línea con el objetivo de la FED, y la inflación es del 1,1%. Y aunque el crecimiento se suavizó a comienzos de este año, parece estar recuperándose: Los datos de consumo de la semana pasada mostraron sus más fuertes resultados en siete años.

Teniendo en cuenta eso, incluso si el Reino Unido votara para abandonar la UE y esto desencadenara una recesión, parecería poco probable que la salida hiciera mella en la economía real de EE.UU. Después de todo, las exportaciones estadounidenses a Europa sin mencionar simplemente al Reino Unido son sólo de un 2% del Producto Interno Bruto (PIB).

Pero lo que realmente preocupa a algunos funcionarios de la FED no son los datos sobre el comercio, sino el inestable asunto de la psicología del mercado. Si el Reino Unido vota para salirse de la UE, esto pudiera desencadenar una profunda desconfianza por parte de los inversores y posiblemente conducir a una mayor desintegración del bloque. Un choque sistémico como este tal y como lo aprendieron a la fuerza los funcionarios de la FED en 2008 pudiera desatar un contagio de maneras inesperadas en los fuertemente entrelazadas mercados globales de hoy en día. Los funcionarios de la FED no quieren repetir la experiencia.

Así es que el argumento que se está discutiendo en algunos círculos de la FED es que el costo de retrasar una subida de las tasas de interés de junio hasta la próxima reunión de la FED es mucho menos importante que los riesgos de actuar tempranamente. Después de todo, un retraso de seis semanas es diminuto en comparación con la cantidad de tiempo que las tasas ya han estado a niveles mínimos. Y un movimiento apresurado pudiera ser costoso, ya que pudiera indicarles a los inversores que la FED estaba extremadamente deseosa de, o desesperada por, elevar las tasas, independientemente de los riesgos de mercado.

Yo argumentaría que ésta es una postura sensata. Esperar más tiempo para subir las tasas desde luego conlleva algunos riesgos: deja a la economía estadounidense con una política monetaria excesivamente flexible durante más tiempo; también puede crear la impresión de que la FED está convirtiéndose en un rehén de los eventos globales, lo cual a su vez pudiera crear aún más ansiedad entre los inversores. Pero el Brexit es un inusual evento global en el sentido de que es binario, y de que está vinculado a una fecha específica. Y dado que la FED ha tendido a prestar muy poca atención en lugar de demasiada a los vínculos entre los mercados a nivel mundial en el pasado, el hecho de que está tomando en cuenta estos peligros parece más bien loable, no reprobable.

De hecho, en mi opinión, la FED ahora debería ir más allá y utilizar la cuestión del Brexit para explicar cómo planea incorporar en el futuro un análisis de esos asuntos del mercado y no estadounidenses en su análisis más amplio. Eso no sería fácil de definir. Pero en un mundo de mercados globales fuertemente entrelazados, es una falacia pensar que cualquiera puede tomar decisiones en cuanto a política monetaria basándose solamente en los datos de la economía real nacional. Basta con mirar la burbuja crediticia y su estallido en la última década para hallar evidencia de ello.

Dicho de otra manera, la cuestión política de mayor importancia que el Brexit le ha planteado a la FED va a continuar teniendo vigencia mucho después del voto del 23 de junio. Por el momento, sin embargo, toda la atención está concentrada en la señora Yellen, y en los datos de las encuestas británicas.

Gabriel Wildau
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL