Ferrer: Recuperar la imagen de Panamá, tema prioritario para la política exterior del país

Ferrer: Recuperar la imagen de Panamá, tema prioritario para la política exterior del país

El canciller de la República, Alejandro Ferrer, confirmó su compromiso de desarrollar una nueva estrategia para recuperar la imagen del país, a nivel regional e internacional, que responda a la protección y la defensa de los intereses nacionales, ante la posible pérdida de la competitividad de Panamá por razón de las listas del Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) y la Unión Europea (UE).

Manifestó que entre sus acciones está fortalecer la gestión de las embajadas y consulados, la participación más proactiva de Panamá en foros internacionales, el cabildeo a nivel político y la promoción de las ventajas competitivas del país a través de la Agencia de atracción de inversiones y exportaciones ProPanamá.  “Va a ser fácil, no. Estamos preparados, sí”, ponderó Ferrer.

En un conversatorio con medios de comunicación y líderes de opinión en el cual participó Capital Financiero, Ferrer reconoció sentirse preocupado por la abrumante cantidad de noticias internacionales en contra de Panamá, tras el caso de los mal llamados “Panama Papers”, y la inclusión en las listas discriminatorias, lo cual afecta directamente en la reputación y genera la disuasión de inversionistas, y en consecuencia la competitividad del país.

“Es impresionante la cantidad de noticias negativas en contra de Panamá en los principales diarios del mundo y más aún el hecho de que no se hizo nada para limpiar la imagen del país, para dejar claro que no somos una jurisdicción predilecta para la evasión fiscal, por ello en el top of mind de esos países se quedó esa mala imagen”, dijo.

Analizó que esta situación pone en riesgo al país, ya que está vulnerable a sufrir un efecto “dominó”, es decir, que podría tener repercusiones como la pérdida de competitividad y la salida de inversión extranjera.

Ante ello, Ferrer reafirmó que la política exterior de Panamá ha dado un giro de timón enfocándose más hacia los intereses nacionales y poniendo en segundo orden la agenda de organismos internacionales.

Enfatizó que su meta es convertir la política exterior en una herramienta que promueva el desarrollo económico y social de Panamá, enfocada en que el país recupere su imagen y sobre todo ese espacio de liderazgo constructivo que siempre ha tenido Panamá en la esfera regional e internacional.

A su juicio, como país pequeño, tenemos que ser creativos y proactivos para lograr ser no solo competitivos, sino mantenernos relevantes.

Para países grandes con una economía grande o poderío militar, desplegar acciones de política exterior es más sencillo, pero para países pequeños como Panamá, “tenemos que ser creativos” en establecer una política exterior que nos permita ser relevantes en los foros regionales e internacionales, ese es el reto y lo que estamos haciendo, afirmó tras recordar que en su momento Panamá logró esa relevancia dando como resultado la firma de los Tratados Torrijos-Carter.

“Tenemos una visión muy clara y un mandato: El diseño y la ejecución de la política exterior panameña tiene que responder a una protección y defensa de los intereses nacionales. Tiene que ser una herramienta de desarrollo económico y social; a veces se aborda o se piensa que la política exterior es un tema protocolar y formal, que es un tema netamente alejando de la realidad nacional”, enfatizó.

El ministro de Relaciones Exteriores dijo que en su caso la política exterior no la dictan las agendas multilaterales, los organismos internacionales u otros capitales, “la agenda nacional de Panamá es la que dicta como debe ser una política exterior”.

Esto responde a los señalamientos de varios sectores empresariales y profesionales que cuestionaron la falta de una estrategia para dar a conocer los avances de Panamá en materia de prevención de lavado de capitales y persecución de la evasión fiscal, ya que aunque el país ha cumplido con gran parte de los requerimientos, todavía tiene una imagen negativa a nivel internacional y es incluido en estas listas denominadas “discriminatorias”.

En el caso específico de la atracción de inversión extranjera, el canciller Ferrer reiteró que a través de ProPanamá se contará con una marca país enfocada en vender a Panamá como una plataforma logística, principalmente, con una economía sostenida, dolarizada y comprometido en reforzar su seguridad jurídica, combatir la corrupción, y su educación.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec) de la Contraloría General de la República, la inversión extranjera directa (IED) registró una caída de -8.7% en 2019, al sumar $4,835.5 millones, presentando una disminución de $462 millones con relación al 2018.

En los años anteriores, Panamá mantuvo un crecimiento sostenido de la IED del 10% y ocupó el primer lugar en atracción de IED en Centroamérica. 

Darsy Santamaria Vega
dsantamaria@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias