Fibromialgia afecta al 2% de la población

La contraen mayormente las mujeres

Chiropractor adjusting neck muscles

El pasado 12 de mayo se conmemoró el día mundial de la fibromialgia, un síndrome que produce dolor en todo el cuerpo y aumenta la sensibilidad en las articulaciones, músculos, tendones y otros tejidos blandos, que  podrían ser provocados por alteraciones en el sistema nervioso.

Según el Colegio Americano de Reumatología, el 100% de las personas con esta enfermedad presentan dolor muscular, un 96% sufre fatiga, un 86% reporta insomnio, un 72% padece  dolor en las articulaciones, el 60% podría sentir dolor de cabeza, un 42% siente calambres en las piernas y un 20% podría tener depresión mayor.

Un dato más curioso aún es que por cada 20 mujeres que sufren de este padecimiento, solo un hombre tiene la enfermedad. Se desconocen las razones precisas del por qué de esta diferencia, sin embargo, estudiosos sugieren que el sexo femenino tiene mayor sensibilidad al dolor, mientras que otros piensan que podría existir algún componente hormonal involucrado, pero  ninguna de las dos teorías ha sido  confirmadas aún.

Los síntomas asociados al padecimiento se pueden confundir con otras enfermedades, lo que se confirma al conocer que el 85% de los pacientes latinoamericanos nunca  habían escuchado hablar de la enfermedad hasta el día del diagnóstico.

El doctor Antonio Cachafeiro, Reumatólogo del Hospital Punta Pacífica, afirmó que los mayores desencadenantes de los síntomas son el estrés y la falta de sueño. 

En general, según el especialista, se desconoce la causa exacta, pero se trata de un  trastorno en el procesamiento del dolor por  parte del sistema nervioso, como si se tratara de  un radio que pierde la regulación del volumen.

Muchas veces las causas desencadenantes pueden ser traumas tanto físicos como emocionales, detalló.

Actualmente no existen pruebas de laboratorio disponibles para realizar un diagnóstico rápido de la fibromialgia. Se requiere de una valoración minuciosa por parte de un médico para evaluar la presencia de rasgos característicos y la exclusión de otras enfermedades. 

De acuerdo con  información proporcionada por la Asociación Nacional de Fibromialgia de los Estados Unidos (EE.UU.) -National Fibromyalgia Association-, se estima que un diagnóstico certero puede demorar un promedio de hasta cinco años, debido a la complejidad de sus síntomas.

Se caracteriza, además del dolor crónico generalizado, por la presencia de sitios específicos que a la palpación del médico resultan dolorosos para el paciente. Estos puntos están ubicados en diferentes zonas del cuerpo  como: El cuello, los hombros, los codos, la cadera, los glúteos y la rodillas, etc.  

Aunque no existen cifras exactas sobre su prevalencia, algunos datos de la organización National Fibromyalgia Partnership indican que esta enfermedad afecta entre el 3% y el 6% de la población mundial, principalmente  entre los 20 y 50 años de edad.

Los especialistas indican que en muchas ocasiones, los síntomas aparecen y posteriormente disminuyen de intensidad, llevando  a un diagnóstico tardío, de allí la importancia de realizarlo  oportunamente para permitirle al paciente iniciar una terapia multidisciplinaria que mejore su calidad de vida.

Según el Dr. Cachafeiro, aunque no  hay recomendaciones claras sustentadas científicamente, una dieta saludable, con alimentos frescos y bajo consumo de productos refinados puede ayudar a algunos pacientes.

Actualmente no se conoce el porcentaje en Panamá,  pero se estima que un 2% de la población pudiera estar afectada por la enfermedad, sobre todo del sexo femenino, dijo el especialista.

Datos de la Encuesta Mundial sobre el Impacto de Fibromialgia, realizado en 2008 por la Red Europea de Asociaciones de Fibromialgia (Enfa) y Pfizer, señalan que la mayoría de los pacientes afirman que la Fibromialgia tiene un fuerte impacto en la calidad de sus vidas.

Los pacientes reportaron que este padecimiento impacta en la movilidad física, estado de ánimo general, la memoria y la motivación para realizar diversas actividades; al igual que en sus finanzas y sus relaciones familiares y personales.

Los pacientes deben ser tratados de manera integral y multidisciplinaria, incorporando el uso de medicamentos específicos,  actividad física, masajes y estiramientos.

A la hora de elegir un medicamento  para controlar el dolor, el médico debe considerar una opción que le permita al paciente lograr  alivio y  recuperar la funcionalidad.

La participación de varias disciplinas para mejorar al paciente, como neurólogos, psiquiatras, psicólogos, terapistas físicos  y entrenadores personales  para darle  un abordaje, que no solo incluya el tratamiento con medicamentos, sino el también manejo del estrés  y ejercicios guiados, permite  poder mejorar la calidad de vida de una  manera más efectiva, agregó Cachafeiro.

Conviviendo con fibromialgia

Es importante que el paciente aprenda a convivir con la enfermedad. El doctor Osvaldo D. Messina, médico reumatólogo y actual jefe de la sección de Reumatología del Hospital Cosme Argerich y director del Centro Médico IRO en Argentina, indica que el paciente con Fibromialgia debe emplear un tratamiento farmacológico y no farmacológico.

Se recomienda realizar series de ejercicios de bajo impacto; así como dormir el tiempo necesario, y planificar un momento de relajación todos los días.

Ejercicios de respiración profunda y meditación ayudarán al paciente a reducir el estrés que puede ocasionar los síntomas, señaló el especialista.

Otras  de las recomendaciones es establecer un patrón regular para acostarse y despertarse, ya que dormir lo suficiente permite que el cuerpo se recupere, física y psicológicamente. Al igual que  evitar siestas durante el día y limitar la ingesta de cafeína que pueda alterar el sueño. 

Los especialistas señalan que otros cambios simples en el estilo de vida pueden ser útiles, por ejemplo, tratar de mantener el nivel de actividad todos los días.

Muchas personas con Fibromialgia tratan de hacer todo lo que pueden en los días buenos, lo que provoca  que tengan varios días malos. Si se mantiene un  mismo  nivel de actividad, es posible no tener  tantos días malos.   

Sassha Fuenmayor Yépez
Sassha.fuenmayor@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL