Fijan rumbo para asumir desafío climático

Fijan rumbo para  asumir desafío  climático

El Plan de Acción para el Clima del Grupo Banco Mundial,  busca ayudar a los países a cumplir las promesas hechas en la COP21 que se llevó a cabo en París y a gestionar los crecientes impactos climáticos.

Un aspecto clave es fortalecer la capacidad de adaptación de las personas y las comunidades a las crisis climáticas, mediante nuevos esfuerzos dirigidos a aumentar los sistemas de alerta temprana, la protección social inteligente en relación con el clima, y la resiliencia urbana y costera.

El Grupo Banco Mundial intensifica las medidas relacionadas con la energía renovable, las ciudades sostenibles, la agricultura inteligente en relación con el clima, el transporte ecológico y otras áreas, para lograr sus ambiciosos objetivos a más tardar en 2020.

El cambio climático plantea un enorme desafío para el desarrollo.

En 2050, el mundo tendrá que proveer alimentos a una población de 9.000 millones de personas, ofrecer viviendas y otros servicios a 2.000 millones de nuevos habitantes en las ciudades, y proporcionar acceso universal a la energía a precios asequibles y, al mismo tiempo, reducir las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero a un nivel en que sea posible un futuro sostenible.

Simultáneamente, se intensificarán las inundaciones, las sequías, el aumento del nivel del mar, las amenazas al abastecimiento de agua y la seguridad alimentaria, y la frecuencia de los desastres naturales, amenazando con sumir en la pobreza a otros 100 millones de personas en los próximos 15 años.

Los países actúan con mayor diligencia para desarrollar sistemas más sostenibles en los sectores de la energía y el transporte, fortalecer la capacidad de adaptación de sus ciudades, y preparar a las personas, los servicios públicos y la infraestructura para las crisis climáticas del futuro.

Más de 180 países presentaron promesas relacionadas con la acción climática conocidas como contribuciones previstas determinadas a nivel nacional (Indc, por sus siglas en inglés) antes del histórico Acuerdo de París, logrado durante el 21 periodo de sesiones de la Conferencia de las Partes (COP21) en diciembre de 2015.

Para ayudar a los países a encarar este desafío, el Grupo Banco Mundial adoptó  un nuevo Plan de Acción para el Clima, que establece medidas concretas para ayudar a los países a cumplir sus promesas y fija objetivos ambiciosos que se deben lograr antes de fines de 2020 en áreas de alto impacto, como la energía limpia, el transporte ecológico, la agricultura inteligente en relación con el clima, y la capacidad de adaptación urbana, así como la movilización del sector privado para ampliar las inversiones en el clima en los países en desarrollo.

El cambio climático es la cuestión definitoria de nuestro tiempo y no puede ser abordado con medidas aisladas, un sector a la vez. La complejidad del desafío requiere soluciones que provengan de muchos sectores diferentes, como la energía, el agua, la agricultura, el transporte, la planificación urbana y la gestión del riesgo de desastres. El Banco Mundial está en una posición única para trabajar con los países y desarrollar las soluciones que aumentarán la resiliencia de estos a los impactos climáticos, protegerán a sus habitantes y al medio ambiente, y reducirán sus emisiones, señaló Laura Tuck, vicepresidenta de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial.

Banco Mundial

Más informaciones

Comente la noticia