Fiscales abordan el otro caso de corrupción en Brasil: Zelotes

Fiscales abordan el otro caso de corrupción en Brasil: Zelotes

Fiscal federal cree que docenas de compañías participaron en un esquema de sobornos

Sunset on Sao Paulo

Apenas hay espacio para moverse en la oficina de Hebert Mesquita, un fiscal federal en Brasilia.

Los abultados archivos policiales se tambalean precariamente sobre cientos de documentos legales extendidos por todo el reducido cubículo del primer piso, y cada uno de ellos detalla parte del creciente escándalo de evasión de impuestos en Brasil, bautizado por la policía como Operación Zelotes (fanáticos).

Eclipsada por las sorprendentes revelaciones de corrupción en la compañía petrolera estatal Petrobras que han sacudido a la clase política de Brasil, la Operación Zelotes a menudo simplemente se desestima como la otra investigación de corrupción en Brasil. Sin embargo, después de dos años de investigaciones, el señor Mesquita y su colega fiscal Federico Paiva creen que quizás hayan descubierto algo aún más grande.

Según las investigaciones iniciales, ahora creen que más de 70 compañías, bancos y multinacionales brasileños participaron en el esquema Zelotes, sobornando a las autoridades durante décadas para reducir o condonar el pago de impuestos, lo cual ha privado al estado de al menos $19.000 millones de reales ($5.500 millones).

Finalmente los esfuerzos de la pareja están dando frutos. En marzo, acusaron a Joseph Safra, el segundo hombre más rico de Brasil y el banquero más rico del mundo, por su presunta implicación en el esquema Zelotes. A principios de mayo, Robert de Macedo, el presidente de MMC Automotores, ensambladora y distribuidora de Mitsubishi Motors en Brasil, fue condenado a cuatro años de cárcel por acusaciones relacionadas de soborno a políticos para obtener exenciones fiscales.

Mientras tanto, en mayo la policía acusó a los principales ejecutivos de la siderúrgica Gerdau, y de Bradesco, el segundo mayor banco privado de Brasil.

El señor Mesquita también dice que confía que pronto tendrá suficiente evidencia como para presentar cargos contra Guido Mantega, el ministro de Finanzas de Brasil con más tiempo en el cargo quien en mayo fue detenido para su interrogatorio sobre el esquema.

No se pudo contactar al señor Mantega para obtener sus comentarios, pero con anterioridad ya había negado haber cometido actos ilícitos. El señor Safra también ha negado haber cometido actos ilícitos, al igual que los ejecutivos de Bradesco y Gerdau, así como las propias compañías. MMC no quiso hacer comentarios.

Aunque la Operación Zelotes ha atraído menos atención que la investigación Lava Jato de Petrobras en parte porque pocos políticos de alto perfil se han visto involucrados la investigación sobre la evasión de impuestos podría tener consecuencias más graves para los negocios, indican los analistas.

Las acciones tanto de Bradesco como de Gerdau perdieron más de un 7% después de la acusación de sus ejecutivos, aumentando los temores sobre cómo podrían reaccionar los inversionistas si estos dos hombres fueran condenados, una situación que podría afectar los estados financieros y provocar demandas de los inversionistas.

La Operación Zelotes tiene el potencial de atacar el tejido económico del país, porque se está hablando de muchas compañías y cifras muy grandes, dice André Perfeito, economista jefe de la correduría Gradual Investimentos de São Paulo.

La Operación Zelotes comenzó en abril 2014 después de que un sobre marrón llegara al cuartel general de la policía federal en Brasilia. En el interior, una carta anónima revelaba cómo funcionaba el esquema. Acusaba a los consejeros del Consejo de Administración de Recursos Fiscales (Carf) un organismo perteneciente al ministerio de finanzas que regula las apelaciones contra los impuestos atrasados de aceptar sobornos mediante terceros a cambio de fallar a favor de las compañías.

Para Euro Bento Maciel Filho, abogado penal en São Paulo, el escándalo es producto del complejo y engorroso sistema de impuestos de Brasil, así como del alto costo de hacer negocios en el país. Las compañías no sólo se ven obligadas a recurrir al Carf a menudo para interpretar las asombrosas complejidades legales de Brasil, sino que la tentación de obtener exenciones es especialmente alta dado que los impuestos a menudo pueden marcar la diferencia entre las ganancias y las pérdidas en Brasil.

Como tal, la Operación Zelotes también muestra lo difícil que es reformar el sistema teniendo en cuenta los intereses creados, dice el señor Bento Maciel Filho.

Se trata de crear dificultades para vender soluciones; ahí es donde nace la corrupción, dice.

Abogados y académicos tributarios dicen que los esquemas de corrupción similares también funcionan a nivel estatal.

Jorge Abrahão, presidente del Instituto Ethos de Brasil, dice que la Operación Zelotes y la investigación Lava Jato de los sobornos y la corrupción en Petrobras también resaltan la problemática relación entre entidades públicas y privadas en el país.

Sin embargo, ambas investigaciones también son prueba del progreso de Brasil, dice, citando la maduración de los servicios judiciales y de la fiscalía pública.

Sin embargo, de regreso en Brasilia el señor Mesquita tiene una visión más práctica de sus compañeros funcionarios. Aunque elogia a Sérgio Moro, el juez de primera instancia quien se encarga de la investigación Lava Jato desde el sureño estado de Paraná, desea que las instituciones de Brasilia sigan el ejemplo del señor Moro.

En Brasilia las cosas son un poco diferentes…históricamente ha habido pocas condenas por lavado de dinero aquí, dice, y añade que los agentes del poder del país aún mantienen un estricto control sobre la ciudad capital.

Aunque más de 20 fiscales están trabajando en la investigación Lava Jato, él y el señor Paiva son los únicos asignados a la Operación Zelotes, dice, lo cual los obliga a trabajar todo el día haciendo el papeleo.

Aquí nos estamos enfrentando a los empresarios más ricos y a los mejores abogados de Brasil, dice. No podemos permitirnos ni un solo error.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL