Flujo de Caja, un indispensable para las Pymes latinoamericanas

Flujo de Caja, un indispensable para las Pymes latinoamericanas
Las más afectadas ante la situación han sido las Micros, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes), éstas que representan el 99% de empresas formales de la región.| Cortesía

América Latina es una región que ha sufrido las consecuencias económicas que ha traído el coronavirus (COVID-19) y, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), se estima un decrecimiento en la región del 5.2%.

Las más afectadas ante la situación han sido las Micros, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes), éstas que representan el 99% de empresas formales de la región, se encuentran en una situación compleja y la crisis puede hacer que estas tomen decisiones que no les ayuden a entender las obligaciones que se tienen con colaboradores, proveedores, regulaciones y entidades bancarias. Es aquí donde el flujo de caja toma relevancia.

¿Qué es un flujo de caja?

El flujo de caja es un indicador de liquidez el cual representa las entradas y salidas de dinero efectivas que se dan en una empresa. Es importante tenerlo presente, ya que no todas las ventas representan una entrada de dinero y no todos los gastos representan una salida.

Para poder saber que efectivo corresponde al flujo de caja, se deben identificar a qué tipo pertenecen, existen tres tipos de flujo de caja según la Enciclopedia Económica:

Flujo de caja operativo: Contiene los flujos que entran y salen de la empresa por concepto de sus operaciones o actividad comercial.

Flujo de caja de inversión: Son los ingresos y egresos que tiene la compañía de acuerdo a las inversiones que tenga.

Flujo de caja financiero: Este contiene la cantidad de efectivo que ha ingresado por concepto de emisión de acciones o deuda y los egresos que se han tenido que realizar por concepto de pago de dividendos a los accionistas.

En el flujo de caja no se analizan las ganancias o pérdidas, sino el saldo de la empresa, información que se utiliza para la toma de decisiones.

Al respecto, Daniel Aterhortúa, CFO de Alegra.com, comparte las siguientes recomendaciones de cómo mantener el flujo de caja ante la situación actual:

Analizar la situación de cada empresa

Lo primero que se debe hacer es un análisis de la situación actual de cada empresa, un llamado a la calma antes de entrar a decisiones que pongan en riesgo el negocio, como la de terminación de contratos.

Plantear escenarios y soluciones posibles

Después del análisis, lo ideal es el planteamiento de escenarios y soluciones posibles, pues mantener el flujo de caja ayudará a disminuir la incertidumbre y proyectarse ante cualquier situación posible.

Tener presente los gastos prioritarios

Toda empresa tiene gastos prioritarios que son necesarios para que la operación no se vea afectada. Entre esos gastos están: salarios de colaboradores, pago a proveedores, seguridad social e impuestos. De acuerdo con el análisis y las situaciones que se vayan presentando se puede entrar a negociar con cada uno de los casos.

Implementar una cultura de caja en la empresa

Si ya se ha analizado la situación, planteado los escenarios posibles y priorizado los gastos se va por muy buen camino para la construcción de una cultura de caja deseada, pero aún falta camino también se debe lograr que los días de cuentas por cobrar sean menores a los días de cuentas por pagar.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias