Flujo de turistas de EE.UU. transforma economía de Cuba

Flujo de turistas de EE.UU. transforma  economía de Cuba

Funcionarios cubanos dicen que van a construir decenas de hoteles y 108.000 habitaciones en los próximos 14 años

kgfd

Aunque el embargo de Estados Unidos (EE.UU.) todavía les impide oficialmente visitar las playas de Cuba como turistas, los estadounidenses ya están transformando la industria turística y la economía comunista de la isla.

Durante décadas, el sector turístico cubano estuvo orientado a canadienses y europeos, que compraban paquetes de bajo costo en Varadero y otras playas. En general, ese tipo de turismo mantenía a los extranjeros aislados de los cubanos comunes y corrientes, en línea con las preferencias del Gobierno.

Pero ahora que Washington ha aliviado las restricciones del embargo económico sobre lo que las autoridades llaman viajes con propósito a Cuba, los estrategas del gobierno del presidente Barack Obama apuestan a que el dinero que los estadounidenses gastan en alojamiento, taxis, comidas en restaurantes de propiedad privada y otros servicios nutrirá a la naciente clase media urbana cubana y acelerará el cambio político y económico en la isla.

Los líderes cubanos, por su parte, apuestan a que la bonanza del turismo apuntalará la economía de la isla y aliviará la presión pública por cambios políticos más profundos.

El sector del turismo está prosperando, señala Emilio Morales, un ex funcionario cubano y actual presidente del Havana Consulting Group en Miami. Morales dice que los líderes cubanos han comprendido que si el futuro del régimen revolucionario depende  que éste pueda sostener la economía, se han dado cuenta de que esto es lo único que funciona.

Bajo el embargo, sigue siendo ilegal para los estadounidenses hacer turismo en Cuba. Pero con la promoción de los llamados viajes con propósito, el gobierno de Obama estableció 12 excepciones a la prohibición de viajar, desde misiones médicas y religiosas hasta visitas de intercambio cultural.

El resultado ha sido el aumento del turismo durante los 18 meses que siguieron al anuncio de restablecimiento de las relaciones entre Cuba y EE.UU. Entre los 3,5 millones de turistas que visitaron la isla el año pasado hubo más de 450.000 ciudadanos o residentes de EE.UU. El número total de visitantes aumentó 17% frente a 2014, según el gobierno cubano.

Durante el primer semestre de 2016, el total de visitantes de EE.UU. creció 26%, a 304.000 personas, respecto de igual período de 2015, lo que convierte a los estadounidenses en el segundo mayor contingente turístico a la isla después de los canadienses, según un cálculo preliminar realizado por José Luis Perelló, decano del Programa de Turismo de la Universidad de La Habana.

Los cubano-estadounidenses que visitan a sus familiares en la isla constituyen la mayor parte de este contingente, pero casi 136.000 personas llegaron en los últimos seis meses bajo otras excepciones a las restricciones de viaje a la isla, un aumento de casi 90% respecto del mismo período del año anterior.

Perelló estima que hasta junio la isla recibió a 2,1 millones de visitantes. Este cálculo indica que el crecimiento del turismo va muy por delante de la estimación de 3,8 millones de viajeros hecha por funcionarios cubanos para todo el año. Se espera que el número de visitantes estadounidenses aumente aún más esta próxima temporada de invierno boreal una vez que empiecen los vuelos comerciales directos desde ciudades de EE.UU.

Recientemente, reguladores de Washington otorgaron a ocho aerolíneas estadounidenses 20 rutas comerciales diarias sin escalas entre distintas ciudades del país y La Habana. El mes pasado, los reguladores habían autorizado a seis aerolíneas cubrir nueve destinos provinciales en Cuba.

Dudley Althaus
La Habana
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia