Francia, las multinacionales y los llamados paraísos fiscales

Francia, las multinacionales y los llamados paraísos fiscales

Dollar Sign Island

El gobierno francés se erige como uno de los paladines contra los llamados paraísos fiscales, y dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) es uno de los que defienden las posiciones más duras junto con Bélgica. Pero en la práctica real y concreta, una cosa es el discurso y otra cosa son los hechos.

En Europa también existen los llamados paraísos fiscales como Holanda, Luxemburgo o Irlanda. Pero Francia erigió una zona económica con bajos impuestos.

Las empresas tecnológicas

La empresa china Hauwei y la estadounidense Microsoft están aprovechando las ventajas fiscales que ofrece Francia en Investigación y desarrollo (I+D) para establecer laboratorios de investigación tecnológica fuera de sus países de origen.

En el 2013 las ayudas fiscales sumaron cerca de $5.600 millones de euros.

Las deducciones fiscales para la investigación tecnológica hacen de Francia un lugar atractivo y cerca de 17.000 empresas de todo el mundo se han establecido en suelo galo. Lo cierto es que Francia tiene altísimos estándares educativos en ciencias, matemáticas e informática.

Para muchas empresas el establecerse en Francia por sus incentivos fiscales no es la primera motivación pero si es una ventaja que tiene sobre los demás países europeos. Y el gobierno francés va más allá para atraer empresas tecnológicas: Ofrece otras ventajas fiscales a través de entidades públicas y apoya con dinero público a empresas del sector. Es decir, no solo ofrece incentivos fiscales, también las subsidia.

De acuerdo con datos recabados por la organización Attac de las 250 zonas francas que existen en el mundo 40 están ubicadas en Francia entre otras Dunkerque y La Seyne-sur-Mer. El principado de Mónaco, reconocido como el más importante paraíso fiscal europeo, siempre ha sido respaldado por Francia.

Paraísos Fiscales en la globalización

En el año 2004, dos investigadores franceses de nombre Christian Chavagneux, y Roland Palan, publicaron el libro Paraísos Fiscales en donde ofrecen una serie de datos muy interesantes sobre el papel de los paraísos fiscales en el proceso de globalización económica.

Los autores señalan que el 33% de la inversión extranjera mundial se destina a los paraísos fiscales. Esto implica que los paraísos fiscales no solo son entes financieros. Por ejemplos Las Islas Británicas y del Caribe, o bien las Islas Bermuda reciben más inversiones estadounidenses que China. El 30% de la Inversión Directa Extranjera (IDE) europeas se dirigen hacia paraísos fiscales y en el caso de Francia el 30% de las IDE se destinan hacia dichos territorios.

Pero el asunto no termina allí. Resulta que el 47% de las inversiones extranjeras ejecutadas en Francia son de empresas registradas en paraísos fiscales, correspondiendo un 33% a Holanda y el segundo lugar es ocupado por el Reino Unido. El ejemplo francés revela que la Unión Europea es su propio paraíso fiscal.

En el caso de China los dos mayores inversores extranjeros son Hong Kong e Islas Vírgenes, ambos paraísos fiscales.

Desde una óptica comercial, las filiales ubicadas en llamados paraísos fiscales obtienen más beneficios que en sus estados de origen. Una cuarta parte de los ingresos de los bancos franceses -exactamente el 26%- proviene de sus actividades en paraísos fiscales, como Luxemburgo, Bélgica, Holanda, Irlanda, Suiza y Mónaco: Los casos emblemáticos son BNP-Paribas, que tiene 31% de sus filiales en países flexibles en materia impositiva, y el Crédit Mutuel con 54% de sus representaciones exteriores ubicadas en territorios de baja fiscalidad. Los otros tres grandes incriminados son Crédit Agricole, la Société Générale y el banco de negocios Natixis.

Lo que se puede constatar es que las multinacionales ejecutan gran parte de sus operaciones económicas y comerciales desde paraísos fiscales para escapar de toda una serie de controles impuestos por sus estados de origen. Vale anotar que hace cerca de 10 años la Unión Europea señalaba que las multinacionales de Estados Unidos a través de los paraísos fiscales del Caribe reducían sus exportaciones hacia la Eurozona generando una competencia desleal.

María Fernanda Ferrer, contadora publica, y doctora en Finanzas de Empresas de la Universidad Complutense de Madrid, señalaba que para el año 2006, el 58% de las 50 más grandes empresas europeas operaban en al menos una jurisdicción considerada paraíso fiscal. En promedio de las ganancias los ingresos de las mismas sumaron $1.388 billones obteniendo una rentabilidad sobre el capital de los accionistas (ROE) de 15,83%. Para Ferrer, la presencia de empresas de distintos países origen es un efecto de la globalización, producto de la desregulación de los mercados, y lo que genera la libre movilidad de los capitales, facilitado por la eliminación de controles, la disponibilidad de nueva tecnologías y de información disponible.

Lo que revela el fenómeno es que los llamados paraísos fiscales juegan un papel de gran importancia en la organización de la producción de bienes y servicios en la economía mundial y por tanto su eliminación es una meta que no se ajusta a la realidad económica del mundo actual.

Miguel Ramos
Economista

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL