Freno a la delincuencia

Freno a la delincuencia

INSEGURIDAD-CIUDADANA

El problema de inseguridad en las calles del país sigue generando preocupación entre los panameños, sin que a la fecha se establezca un plan para reducir este flagelo, y la violencia sigue cobrando vidas y dejando huérfanos.

Es hora de ponerle un alto y de enfrentar a la delincuencia con nuevas estrategias, porque las que han implementado hasta el momento no han dado ningún resultado. Y como dijo el científico Alberto Einstein es una locura hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes. En otras palabras hay que cambiar de estrategia para que puedan cambiar los resultados.

No hay que esperar que la violencia se salga de control para intentar tomar correctivos, como viene ocurriendo en El Salvador, donde la ola de crímenes se ha vuelto imparable,  y en solo cinco días se han cometido 190 asesinatos.

Esa una situación que debe llamar la atención de las autoridades panameñas, tomando en cuenta que aún se está a tiempo de revertir los niveles de inseguridad, pero es necesario, que por un lado se tomen medidas preventivas, y por el otro, se actúe con firmeza contra los que insten en mantenerse al margen de la Ley, y han  convertido al crimen en su forma de vida.

El propio ministro de Seguridad, Rodolfo Aguilera, reconoció que la violencia, no es sólo una percepción, sino que las cifras hablan por sí solas, pero que están haciendo los esfuerzos para reducir la incidencia de los actos delictivos.

En ese sentido señaló que se han incrementado los meses de entrenamiento de los agentes de policías, para lograr que salgan mejor preparados de la Academia de Policía.

No hay duda que reconocer la existencia de un problema y no insistir que se trata de un tema de percepción, motivado por los medios de comunicación, es un buen punto de partida.

Ahora se necesitan de acciones concretas, que pasan por una mayor presencia de los policías en las calles y en especial en los lugares de mayor incidencia delictiva y una acción más directa contra los cabecillas de las bandas de delincuentes.

No se puede permitir que una minoría mantenga en zozobra a la mayorías de los ciudadanos, o que en algunos barrios los delincuentes, en horas de las noche, establezcan retenes para cobrar un peaje a los ciudadanos que entran y salen, situación que se registra en lugares próximos a las propias estaciones de policías, sin que se tomen los correctivos correspondientes.

Panamá es un país que sigue en crecimiento y que continúa atrayendo a turistas e inversionistas, pero para que esto se mantenga es imperativo reducir la violencia y lograr que tanto los panameños y los extranjeros se sientan seguros.

La policía no puede seguir sólo reaccionando por presiones de la sociedad, tiene que establecer estrategias y planes de acción para reducir este flagelo, que de no tratarse con la debida diligencia, estaríamos en camino de convertirnos en otro El Salvador. 

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL