Fuera de control

Fuera de control

buhoneros-panama1

La ciudad de Panamá está en plena expansión, sus rascacielos dominan el paisaje urbano y la convierten en una de las metrópolis más moderna de la región, un lugar donde los turistas vienen a comprar,  disfrutar de su  vida nocturna y de su variada oferta gastronómica.

Pero más allá de este panorama modernista, hay temas a lo que se le debe prestar atención y lugares en donde la acción de las autoridades municipales deben llegar de forma urgente para poner orden y lograr  reactivar algunas zonas que hoy están en total abandono.

Si bien, todos tenemos derecho al trabajo, hay que ordenar  al sector de la buhonería, que hoy prolifera de forma desordenada por todas partes, no escapan los puentes elevados, las aceras y hasta  las paradas del Metro Bus, etc.

Y en mucho  de estos casos, la actividad es ejercida por extranjeros. El Alcalde José Blandón debe incluir este tema en su agenda de trabajo, antes que la situación se salga de control, ya que da la impresión que   cualquiera puede  poner un puesto de ventas de baratijas, productos agrícolas o una cocina improvisada sin necesidad de ningún tipo de permiso de la autoridad correspondiente, convirtiéndose en una competencia desleal para los negocios legalmente establecidos.

En Calidonia y Santa Ana los transeúntes, que se ven obligados a recorrer estas localidades, tienen que tirarse a la calle, porque las aceras están tomadas por los buhoneros, y hasta por los dueños de almacenes,  algo que no sólo afecta la imagen de estas zonas, sino que aleja la posibilidad de que se puedan efectuar inversiones que generen puestos de empleos formales.

Pero no es algo que se registra sólo en Santa Ana y Calidonia, sino que también se está convirtiendo en un práctica común en el área bancaria.

Y si bien el derecho al trabajo está contenido en la Constitución de la República, toda actividad debe desarrollarse de forma ordenada,  bajo los parámetros establecidos y con la debida  supervisión de las autoridades.

Es tarea del Ministerio de Salud, del Ministerio de Comercio y del Municipio Capital velar por que  este tipo de actividad se desarrollen dentro de la Ley y en lugares adecuados, y  determinar quién o quiénes son los que autorizan que las paradas del Metro, los puentes elevados, las aceras y las calles se construyen quioscos y se venda toda clase de productos.

En países, aún con tasas de desempleo más alta que Panamá, han logrado regular este tipo de actividad, que si bien es una fuente de ingresos para personas humildes, debe darse dentro de la Ley y sin afectar a terceros, porque el bien común está por encima del bien particular.

Queremos una ciudad limpia, ordenada y sin que se afecte el libre tránsito, lo que pasa por que las autoridades cumplan con su papel.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia