Futuro del mercado eléctrico se definirá el 26 de diciembre

Futuro del mercado eléctrico se definirá el 26 de diciembre
Panamá N.G. Power, S.A. debe demostrar que cuenta con la capacidad financiera para una obra de esta magnitud.| Cortesía

El desarrollo de una nueva planta de generación de energía a base de Gas Natural Licuado (GNL) por parte de la empresa Panamá N.G. Power, S.A., y el futuro del sistema de generación eléctrica se mantendrán en un limbo hasta el 26 de diciembre del presente año, debido a que la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (Asep) le concedió a esa empresa una prórroga para completar la documentación necesaria para recibir la orden de proceder con su construcción.

Roberto Meana, administrador de la Asep explicó a Capital Finaciero que , luego del fallo de la Corte Suprema de Justicias (CSJ) que lo declaró en desacato por rehusarse a cumplir lo ordenado en la sentencia emitida el 20 de diciembre de 2017, en la que se acogió el amparo de garantías interpuesto por la empresa Panamá N.G. Power, S.A. y le ordenó conceder la prórroga solicitada por esa compañía de 150 días para presentar el cierre financiero para construcción de una planta de generación eléctrica a base de GNL, la empresa presentó un acuerdo financiero.

Sin embargo, la Asep, tras la debida revisión y en ejercicio de sus facultades legales, solicitó algunas aclaraciones sobre diversos aspectos, entre los que destacan la demostración de la existencia de la sociedad Shanghai Electric y la existencia de los poderes debidos para el establecimiento de los acuerdos entre esa empresa y Panamá N.G. Power, S.A., así como la documentación que demuestre que la empresa cuenta con la capacidad financiera para llevar adelante una obra de la magnitud de la planta que le fue adjudicada.

Meana dijo que la Asep le otorgó a Panamá N.G. Power, S.A. un plazo de 90 días para presentar las aclaraciones y documentos que le han sido solicitados, plazo que vence el 26 de diciembre próximo, fecha en la que solo hay dos alternativas: Ng Power, S.A. presenta los documentos solicitados, satisfaciendo las exigencias de la Asep y recibiendo la orden de proceder o, por el contrario, no puede hacer las aclaraciones pertinentes por lo que se tendrían que adoptar todos los recursos legales para realizar una nueva licitación que garantice el suministro de energía que requiere el país.

“Si el resultado es positivo (para Panamá N.G. Power, S.A.) se otorgarían los permisos para se inicie la construcción de la nueva planta lo antes posible, si es negativo definitivamente no podemos tener al país en vilo y tendríamos que adoptar todos los mecanismos que nos permitan realizar una nueva licitación”, enfatizó el administrador de la Asep.

Es importante tener presente que en el 2013 Panamá Ng Power, S.A. ganó una cuestionada licitación, debido a la ausencia de competidores, para el suministro de energía eléctrica mediante la construcción de una planta de a base de GNL con capacidad para generar 650 megavatios (MW, por sus siglas en inglés).

El Secretario Nacional de Energía, Víctor Urrutia, ha manifestado en múltiples ocasiones que no le preocupa que se construya la planta de Panamá N.G. Power, S.A., pero sí que el contrato es más caro que de todos los existentes con base a GNL, lo que obligará a todos los panameños a pagar un poco más por la electricidad.

Sin embargo, Gilberto Ferrari, gerente general de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (Etesa), considera que el contrato de Panamá N.G. Power, S.A., no cumplió con las exigencias de Ley de Contrataciones Públicas porque el acto público en el que fue adjudicado no fue una verdadera licitación, debido a que no hubo concurrencia y peor aún, su implementación generará un sobreoferta de energía que tendremos que pagar todos los panameños.

Para Fernando Aramburú Porras, exministro de Economía y Finanzas y uno de los gestores de la privatización del Instituto de Recursos Hidráulicos y Electrificación (Irhe), las licitaciones para compras de energía y potencia a largo plazo, de acuerdo con la Ley 6 del sector eléctrico, deben ser de libre concurrencia y con la debida antelación, de tal manera que participen la mayor cantidad de empresas posibles para que se garanticen las mejores condiciones para los usuarios.

Explicó que el comprador, en este caso Etesa, debe garantizar que las licitaciones sean transparentes y que no favorezcan a ningún grupo o empresa en particular, porque a fin de cuentas están comprando a nombre de todos los consumidores de electricidad del país y no por cuenta propia.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias