G-20 pospone durante seis meses el pago de deuda externa como ayuda a países pobres

G-20 pospone durante seis meses el pago de deuda externa como ayuda a países pobres
Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, organismo que autorizó una prórroga para el pago de la deuda externa| Cortesía

El Grupo de los 20 (G-20), que representa a las economías más grandes del mundo, acordó el miércoles extender la suspensión de los pagos a la deuda externa por seis meses adicionales para apoyar a los países más vulnerables en su lucha contra la pandemia del coronavirus.

La suspensión, calcula el G-20, podría alcanzar los $14,000 millones cuyo pago vencía a finales de año. La decisión del miércoles da a las naciones en vías de desarrollo hasta el fin de junio del 2021 para enfocar sus gastos en servicios de salud y programas de estímulo de emergencia, en lugar de para hacer frente a su deuda externa.

El anuncio del G-20 fue hecho durante una reunión de los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales del grupo, y posteriormente confirmado en una conferencia de prensa. Las discusiones virtuales se realizaron al inicio de las reuniones de las 189 naciones miembros del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), que también se realizan virtualmente debido a la pandemia.

Aún necesitamos hacer más”, dijo Mohammed al-Jadaan, el ministro de Finanzas de Arabia Saudí quien este año preside la reunión. “Debemos asegurarnos de que estas naciones sean apoyadas en sus esfuerzos para controlar la pandemia del COVID-19. Hemos acordado extender la suspensión del servicio de la deuda por seis meses”.

Al-Jadaan dijo que habrá nuevas discusiones en las reuniones de abril para decidir si la suspensión debe ser ampliada por otros seis meses. Enfatizó que la pandemia ha amenazado la estabilidad fiscal de muchos países, particularmente los más empobrecidos.

Al-Jadaan dijo que habrá otra reunión virtual de ministros de finanzas el mes próximo, previo a la reunión cumbre del 21 y 22 de noviembre. Apuntó que el objetivo será acordar un marco que vaya más allá de la suspensión del servicio a la deuda. No ofreció más detalles.

Transparencia Internacional, Amnistía Internacional y una serie de grupos llamados CIVICUS habían escrito a los ministros de finanzas del G-20 para remarcarles que el mundo enfrenta una crisis como ninguna en el siglo anterior y que la suspensión de los pagos de la deuda externa debe ser sólo el primer paso. Aunque la economía global ha empezado un resurgir gradual con la reapertura de negocios y fronteras, la recuperación ha sido muy desigual.

Los grupos dijeron que muchos de los países más pobres aún gastan más en el servicio a la deuda que en servicios públicos para salvar vidas.

Urgieron a las naciones del G-20 a cancelar los pagos de deuda por lo menos durante todo el 2021. Algunos países como Pakistán, han pedido la cancelación definitiva de los pagos de deuda. Oxfam Internacional dijo creer que la extensión de seis meses es “lo mínimo que el G-20 podría hacer”.

“La no cancelación de los pagos de deuda solo retrasaría el tsunami de deuda que ahogaría muchos de los países más pobres, dejándolos incapacitados para hacer las inversiones en salud pública y redes de seguridad social que tanto se necesitan”, dijo Jaime Atienza, un funcionario de Oxfam que maneja el tema de las políticas sobre deuda externa.

Oxfam y otros grupos están pidiendo además que los prestamistas privados y fondos de inversión hagan concesiones similares a los países pobres, suspendiendo los pagos de sus deudas.

Voz de América

Más informaciones

Comente la noticia

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com