Gobierno busca elevar de 2% a 3.5% del PIB el tope del déficit fiscal

Gobierno busca elevar de 2% a  3.5% del PIB el tope del déficit fiscal
Según el titular del MEF, Héctor Alexander, el propósito de esta iniciativa, que modifica el artículo 10 de la Ley 34 de 5 de junio de 2008, es reducir el crecimiento de la deuda pública| Archivo

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) presentó a la Asamblea Nacional de Diputados un proyecto que reforma la Ley de Responsabilidad Social Fiscal (Lrsf), elevando a 3.5% del Producto Interno Bruto (PIB) el tope del déficit fiscal para el presente año 2019 y estableciendo un proceso de disminución gradual máximo permitido hasta llegar al 2% del PIB a partir del 2022.

Según el titular del MEF, Héctor Alexander, el propósito de esta iniciativa, que modifica el artículo 10 de la Ley 34 de 5 de junio de 2008, es reducir el crecimiento de la deuda pública, lograr su sostenibilidad a largo plazo y permitir un manejo ordenado de las finanzas públicas, lo que ayudará a consolidar una disciplina fiscal que facilite un buen clima de inversión en el país.

“El proyecto de ley que presentamos a la consideración de la Asamblea Nacional eleva el tope máximo de déficit para la vigencia fiscal del 2019 a 3.5% del PIB, para luego disminuirlo paulatinamente y llevarlo al 2.0% del PIB a partir del año 2022”, destacó el ministro Alexander.

La Ley 34 de 2008 establece para este año un límite máximo de déficit fiscal de 2.0% del PIB para el Sector Público No Financiero (Spnf), sin embargo, de acuerdo con cifras del MEF, al finalizar el ejercicio constitucional del Gobierno saliente al 30 de junio de 2019, el déficit fiscal fue 3.3% del PIB.

Según el MEF, con la información fiscal disponible, la actual administración preparó una proyección que mostrara cuál sería el monto del déficit fiscal al cierre del año 2019, bajo el supuesto de que el gobierno no tomaría ninguna medida correctiva en lo que restara del año.

En este escenario, el déficit del Spnf alcanzaría la cifra de 4.5% del PIB.

Para disminuir la brecha entre un déficit proyectado de 4.5% para la actual vigencia fiscal y lograr el déficit meta propuesto en el Proyecto de Ley, la nueva administración del presidente Laurentino Cortizo ha tomado medidas de contención del gasto público y adelantado la aprobación de una Amnistía Fiscal orientada para incrementar en aproximadamente $300 millones los ingresos fiscales.

Medidas con las cuales se hizo una nueva proyección del Balance Fiscal del Spnf para el año 2019, proyección que da un déficit fiscal de 3.5% del PIB.

El gobierno considera que recortar los gastos para alcanzar el déficit permitido por la actual Ley de Responsabilidad Social Fiscal podría afectar adversamente la frágil recuperación de la economía del país.  Ante estas consideraciones de índole fiscal y económicas internas y un ambiente económico de desaceleración de las economías desarrolladas, el Gobierno considera conveniente establecer nuevas metas fiscales que al mismo tiempo que le permitan enfrentar los retos del crecimiento económico y social futuros, sean sustentables en el corto y mediano plazo.

Domingo Latorraca, socio director de la firma de consultoría Deloitte, recuerda que la Lrsf tuvo origen bajo condiciones muy diferentes a las actuales. El país atravesaba un periodo de incertidumbre por la salida de las últimas bases militares estadounidenses del territorio nacional y sus consecuencias sobre la economía nacional, el Canal de Panamá recién había sido revertido al control total de la recién establecida Autoridad del Canal de Panamá (ACP), y contexto económico mundial, regional y de nuestro país atravesaba un periodo de muy bajo crecimiento.

Agregó que en esos momentos el nivel de endeudamiento del Spnf rondaba el 70% sobre el PIB, y en consecuencia el servicio de la deuda limitaba la capacidad de inversión del Estado —ejecutado a través del Presupuesto General del Estado y que fue a través de un consenso nacional que hace casi 20 años la primera Lrsf fue promulgada con el propósito reducir y mantener el nivel de endeudamiento en niveles saludables en función del tipo de economía de Panamá: Se fijó como meta el reducir y mantener el nivel de endeudamiento público a un 40% del PIB.

Sin embargo, a su juicio, luego de casi veinte años, el país ha evolucionado en algunos aspectos de manera significativa:

La economía se multiplicó por más de cinco veces, y aunque el saldo de la deuda pública aumentó en valores absolutos, su relación con el PIB se redujo hasta alcanzar hoy un nivel muy cerca de la meta establecida.”.

Latorraca señaló que Panamá ya tiene una trayectoria de flexibilizar la rigidez de la Lrsf para efectos de enfrentar un nivel de gasto relativamente alto con un bajo crecimiento económico al momento que el país atraviesa un cambio de mando.

Más allá de estar de acuerdo o no con la flexibilización del tope en el déficit del Spnf, tal vez debemos preguntarnos y debatir si el PGE debería ser multianual; si la regulación debería contemplar un tratamiento especial para los periodos fiscales cuando haya cambio de una administración a otra; y si realmente el impulsar el gasto público en infraestructura principalmente como mecanismo para impulsar el crecimiento económico es sostenible.

Los retos en relación al desarrollo de nuestro capital humano y la productividad son enormes, y más bien tal vez el camino hacia el crecimiento sostenible y progreso social están es esa dirección”, concluyó el socio director de Deloitte.

En tanto, el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), Julio de la Lastra, admite que a nadie le agrada un incremento del tope del déficit fiscal, sin embargo, de acuerdo con la información emitida por el MEF la actual administración recibió unas finanzas públicas “muy comprometidas” por lo que no parece que haya otra opción que amentarlo.

No obstante, aclaró que la cúpula empresarial tiene pendiente un encuentro con el titular del MEF, Héctor Alexander, precisamente para abordar temas como la desaceleración económica, la situación fiscal y el incremento del tope del déficit fiscal del país, en la que sin duda alguna se evaluará si el incremento a 3.5% es el correcto o no.

Por su parte, la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap) señaló que “dada la situación actual de las finanzas públicas, lo recibido de la administración gubernamental anterior; así como lo encontrado sin presupuestar, aproximadamente $1,600 millones en cuentas por pagar a proveedores y contratistas; así como, ingresos 20% por debajo de lo previsto. Lo responsable es ser realistas y afrontar los hechos”.

Agrega el gremio empresarial que “el aumento del déficit fiscal a 3.5% sigue siendo un rango económicamente viable; esto va ayudar al Gobierno Nacional a hacer frente a las cuentas por paga”, añadiendo: “Sabemos que esto va acompañado de un plan de austeridad, justo lo que habíamos solicitado a la administración anterior cuando hablo de esta dispensa”.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias