Gobierno podría utilizar entre $60 y $130 millones del FAP por pandemia de COVID-19

Gobierno podría utilizar entre $60 y  $130 millones del FAP por pandemia de COVID-19
La Junta Directiva del FAP ha manifestado que está preparada para trabajar de forma mancomunada con el Gobierno Nacional y sus instituciones| Archivo

El Gobierno del presidente Laurentino Cortizo podría utilizar entre $60 millones y $130 millones del Fondo de Ahorro de Panamá (FAP) para hacer frente al impacto económico de la epidemia de coronavirus (COVID-19), a pesar que el Ejecutivo no entregó al fondo $70 millones correspondientes a los excedentes del Canal de Panamá.

De acuerdo con un documento denominado “El Fondo de Ahorro Panamá y la Declaración de Estado de Emergencia por Pandemia de Coronavirus”, al que tuvo acceso Capital Financiero, la Junta Directiva del FAP ha manifestado que está preparada para trabajar de forma mancomunada con el Gobierno Nacional y sus instituciones (en especial con el Ministerio de Economía y Finanzas -MEF-, fideicomitente del FAP) en las medidas y acciones que se están tomando para hacerle frente a las necesidades de la población panameña ante esta crisis.

La Junta Directiva del FAP dijo que se solidariza con la declaración de Emergencia Nacional emitida por el Ejecutivo y han procedido inmediatamente a evaluar los aspectos financieros, contables y legales concernientes para brindar todo el apoyo posible al país.

Sin embargo, Capital Financiero pudo conocer que la Junta Directiva del FAP ya se ha reunido con el ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander, y su equipo, para coordinar el posible uso de parte de estos dineros con el fin de afrontar el impacto económico de la pandemia  de coronavirus (COVID-19).

Conforme a la normativa que regula el FAP, Ley 38 de 5 de junio 2012, el primer paso para acceder a estos recursos ya se ha cumplido con la declaratoria de “Emergencia Nacional” por parte del Consejo de Gabinete, lo segundo es que el Ejecutivo gaste o cuente con un plan detallado para gastar 0.5% del Producto Interno Bruto (PIB) para afrontar la situación que generó la emergencia, lo que equivale a unos $300 millones.

Los primeros cálculos indican que en estas condiciones el Ejecutivo podría acceder a fondos por un monto aproximado de $130 millones, pero hay que tener presente que en los últimos dos años el Ejecutivo no ha transferido al FAP los aportes generados por los excedentes del Canal de Panamá, que suman uno $70 millones.

Eso significa que si se descuenta de manera directa esos dineros de los fondos a los cuales el gobierno podría acceder, estos se ubicarían en torno a los $60 millones. No obstante, si la Junta Directiva del FAP condona la deuda generada por no transferir los excedentes del Canal de Panamá el monto al que podría acceder el Ejecutivo se elevaría a $130 millones.

Recientemente el presidente del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), Aldo Mangravita, propuso utilizar parte del FAP, para mantener a flote a las empresas panameñas ante el impacto que está teniendo en la economía panameña los contagios de COVID-19.

Según Mangravita, esta medida podría evitar que se siga perdiendo más empleos, sin embargo, Rafael Chavarría, dirigente del Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (Conato), considera que de usarse los dineros del FAP, debe ser para velar por la salud de la población y en caso de haber muchos enfermos, para pagarles el salario a los trabajadores que sean puestos en cuarentena.

Para Domingo Latorraca, socio director de la firma de consultoría económica y financiera Deloitte, sería una “irresponsabilidad” utilizar la totalidad del FAP para reducir el impacto económico de la pandemia de COVID-19 en el país y recordó que precisamente la Ley 38 de 5 de junio 2012 permite que, en situaciones de desastres naturales o Emergencia Nacional, el Ejecutivo pueda acceder a un porcentaje de ese ahorro nacional, pero garantizando su subsistencia para poder hacer frente a situaciones adversas que se pueden presentar en un futuro.

“Vivimos una situación de emergencia nacional, global realmente, por lo cual lo indicado es que se utilice el FAP, siempre que se cumpla con lo que establece la Ley me parece que es lo acertado”, dijo Latorraca, agregando que “esta medida debe darse en combinación con otras acciones, las cuales deben formar parte de una estrategia coherente y coordinada para mantener la estabilidad económica del país, porque los recursos del FAP no podrán, por sí solos, cumplir el objetivo de afrontar el impacto del COVID-19 en la economía panameña, ya que es importante que se aplique otras medidas fiscales, financieras, económicas y sociales”.

Es importante tener presente que al cierre del tercer trimestre 2019 (cifras auditadas), el FAP cuenta con un patrimonio fiduciario (activos menos pasivos) de aproximadamente $1,379.9 millones.

Este patrimonio fiduciario se expresa a través de un Portafolio Global de inversión, invertido en mercados financieros desarrollados con las siguientes clases de activos invertidos: 1) efectivo (25%); 2) renta fija global (60%); y 3) acciones de capital (15%). El capital inicial (conocido como el “Capital Fundacional”) del FAP fue de $1,234.0 millones, establecido en el año 2012, cuando se creó.

No obstante, para el economista Miguel Ramos, ese Portafolio Global debe haberse debilitado grandemente debido a la caída de los mercados financieros internacionales registrada a raíz de la declaración del COVID-19 como “Pandemia” por parte de la Organización Mundial de Salud (OMS).

De hecho, la firma de consultoría EY considera que la propagación de la COVID-19 en más de 100 países podría costar $280,000 millones a la economía mundial, según el análisis “impacto de las enfermedades en la economía global”.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias