Goya entre lluvia y protestas

Goya entre lluvia y protestas

El Nuevo Día

Puerto Rica

Fue el quinto Goya de su carrera. El actor Javier Bardem también está nominado al Oscar por su interpretación en esa cinta.

Biutiful cuenta la historia de un padre que intenta mantener a sus hijos sobreviviendo como mediador de inmigrantes chinos y africanos en una Barcelona oscura.

Bardem asistió a la gala en solitario, sin la compañía de su esposa Penélope Cruz, que dio a luz al hijo de ambos a finales de enero en Los Ángeles.

Por otro lado, el idilio de Jorge Drexler con el cine sigue vivo. El cantautor uruguayo ganó el Goya a la mejor canción original por el tema Que el soneto nos tome por sorpresa, de la película Lope.

Fiel a su estilo, Drexler agradeció el galardón improvisando unos versos cantados en defensa de la libertad y la música sobre el escenario del Teatro Real Madrid.

En el 2005, Drexler se llevó el Oscar a la mejor canción por la inolvidable Al otro lado del río, de la cinta Diarios de una motocicleta. El sudamericano, que no pudo interpretar el tema durante aquella gala, ayer sí cantó dos estrofas tras recibir la estatuilla.

Soy un amante de la libertad. Amo la música y no voy a pedir perdón por ello, dijo Drexler. Estoy muy contento y ha sido una sorpresa.

El artista, afincado en Madrid, no quiso comparar experiencias y se mostró feliz y agradecido por llevarse el Goya. Pesa lo mismo que el Oscar, dijo bromeando.

Mientras, la película La vida de los peces, del chileno Matías Bize, consiguió el Goya del cine español a la mejor película hispanoamericana de 2010.

La película, con guión del propio Bize y Julio Rojas, cuenta la historia de un hombre, Andrés (Santiago Cabrera), que lleva viviendo diez años en Alemania y regresa a Chile para cerrar su pasado antes de asentarse definitivamente en Berlín.

La cinta También la lluvia comenzó dominando los premios Goya del cine español, sumando la estatuilla al mejor actor de reparto para Karra Elajalde.

La gala de los premios Goya se trasladó al emblemático Teatro Real de Madrid para celebrar su vigésimo quinto aniversario, pero comenzó con polémica. Decenas de personas se congregaron a las puertas del teatro para abuchear a la mayoría de los cineastas y asistentes a la ceremonia.

Los manifestantes, convocados por asociaciones de internautas, protestaban contra una polémica ley que prevé el cierre de páginas de Internet si ofrecen descargas ilegales, y que el Senado aprobó recientemente.

Además de las protestas, una pertinaz lluvia deslució el desfile de las estrellas por la alfombra roja, engalanada con motivo de las bodas de plata del galardón con una enorme estatua de ocho metros reproduciendo la estatuilla de Goya.

Más informaciones

Comente la noticia