Grandes retos para el agro en el 2015

Grandes retos para el agro en el 2015

Ganaderos esperan poder ingresar al mercado de EE.UU. en el 2016

Foto-Agro

El sector agropecuario panameño enfrenta un año lleno de retos y en donde se pondrá a prueba la efectividad de las políticas implementadas por la actual administración, que busca reactivar un sector que ha perdido el rumbo y, además, la confianza en las autoridades.

El propio ministro de Desarrollo Agropecuario (Mida), Jorge Arango, ha reconocido     que  el sector se encuentra en ruinas y en su reciente viaje a República Dominicana pudo constatar que este país caribeño está por delante de Panamá, ya que el 85% de los productos agrícolas que consumen lo producen en la isla.

Arango destacó que hace siete u ocho años ese país atravesaba una situación similar a la de Panamá en materia de producción, pero han logrado dar un salto de calidad y sin contar con los subsidios y la plataforma logística de Panamá.

En opinión del jefe de la cartera agropecuaria, la solución no sólo está en aumentar el número de hectareaje, sino en incrementar el rendimiento por hectárea.

Uno de los grandes retos es controlar las importaciones, que en opinión de Arango está matando a los productores locales, por lo que hay que detenerlas.

Otro de los  retos de la actual administración es reactivar la producción bananera en Puerto Armuelles y resolver el problema de los 1.982 exmiembros de la desaparecida  Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles (Coosemupar), a quienes la pasada administración les entregó a cada uno  una hectárea de terreno de la antigua  finca bananera,  las cuales permanecen ociosas.

Este grupo de trabajadores había iniciado conversaciones con Chiquita Brands, las que se interrumpieron cuando el consorcio brasileño Cutrale-Safra adquirió las plantaciones de la transnacional estadounidense.

El asesor de la denominada Sociedad Agraria, Elías González, dijo que las conversaciones se suspendieron, debido a que los brasileños, aún cuando habían mostrado interés de llegar a un acuerdo, se encuentran  en un proceso de reestructuración administrativa.

González espera que esta semana puedan tener un primer encuentro con los representantes del consorcio suramericano. Se trata de un proceso que incluye al Gobierno, ya que si bien las tierras son propiedad de este grupo de extrabajadores, dentro de las mismas hay seis empacadoras, un taller de reparación y dos tomas de agua que son propiedad del Estado e indispensables para reactivar la producción.

La propuesta  que había presentado Chiquita, incluía una inversión de $75 millones, de los cuales $18 millones debían ser financiados por un banco local a razón de $3 millones por año, que serían cancelados con el desembolso de $0,25 por  cada caja que se exportara.

Se trata de un viejo problema que inició en el gobierno de la expresidenta Mireya Moscoso, pero que 11 años después no se ha resuelto en su totalidad.

Las exportaciones de bananos sumaron hasta el pasado mes de noviembre, $84 millones, un crecimiento de 2,2% con relación al igual periodo del año anterior, aunque el grueso de ellas corresponden al Atlántico.

El sector agropecuario  aporta alrededor del  3,7% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, una cifra pequeña si se compara con cerca de 80% que aporta el sector servicio.

Un estudio realizado por el Centro Nacional de  Competitividad (CNC) con el auspicio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) destaca que la agricultura puede y debe ser fuente de riquezas de las zonas rurales. Sin embargo, está muy lejos de serlo todavía debido a la falta de información sobre precios, tecnología, control de calidad,  plagas y la poca capacidad de asociarse de los productores pequeños y medianos para lograr mejores beneficios.

Y todo esto es el resultado, de acuerdo al informe, de que muchos agricultores no son realmente empresarios y consecuentemente no priorizan sus inversiones para que rindan el máximo de ganancias y todavía hay muchos cultivando cebollas,  tomates u otros productos cuyos márgenes de ganancias son a veces negativos, pero sobreviven con los subsidios del Estado.

El estudio destaca que el factor preponderante que separa a los países  exitosos en mantener un paso ágil de crecimiento de la productividad de aquellos que no lo logran es su capacidad nacional para conducir investigaciones agrícolas.

El director ejecutivo de la Asociación Nacional de Ganaderos (Anagan), Euclides  Díaz, dijo que la prioridad de los ganaderos y productores de leche es lograr la aprobación del sistema sanitario panameño por parte de las autoridades de los Estados Unidos (EE.UU.), para poder  sacarle beneficio al Tratado de Promoción Comercial (TPC), que en estos rubros sólo se está  ejecutando en una dirección.

El dirigente espera que esto se pueda lograr antes que finalice el presente año, pero para poder presentar la documentación requerida por las autoridades sanitarias de EE.UU. se necesita que el Ministerio de Salud (Minsa) modifique algunas legislaciones vigentes en el tema de manejo de productos.

Debemos terminar todo en el 2015, para en el 2016 poder exportar a EE.UU, señaló Díaz.

El segundo reto que debe superar el sector pecuario es lograr la implementación de la Ley de Trazabilidad, que no ha podido implementarse de manera formal, debido a que el Presidente de la República, Juan Carlos Varela, no ha firmado el Decreto que reglamenta la Ley, pese a que el mismo fue consensuado desde el pasado 7 de mayo de 2014.

Primero nos cayeron las elecciones, pero ahora no sabemos por qué no lo ha firmado el Presidente, detalló  Díaz.

La implementación de Ley de Trazabilidad debe empezar, precisamente,  por el sector pecuario.

Hasta el pasado mes de noviembre las exportaciones de ganado bovino sumaron $22,4 millones, una caída del 4,3% con relación a igual periodo del 2013, mientras que las exportaciones de ganado en pie registraron una baja  del 69,6%, de acuerdo a cifras de la Contraloría General de la República.

Díaz indicó que el año no empezó muy bien para el sector ganadero, debido a problemas climáticos, pero la actividad logró recuperarse en el último tramo del año.

El sacrificio para el mercado local de ganado vacuno alcanzó en el 2014 las  380.795 cabezas, un 2,7% por debajo de la cifra registrada  el año anterior.

Por otro lado, los arroceros aún no han proyectado el número de hectáreas que sembrarán el próximo año agrícola que inicia el 1 de abril, pero estiman que será mayor a las 50.000 hectáreas del último año.

El director ejecutivo de la Asociación de Productores de Arroz de Chiriquí,  (Apach), Carlos Santanach,  dijo que aún no han recibido el pago por parte del Mida en concepto de compensación por la última cosecha, monto que alcanza los $11 millones.

Expresó que todavía  es muy temprano para evaluar la efectividad  de  la  política agropecuaria de la actual administración, pero dijo que tomando en cuenta los señalamientos de las autoridades se espera que en esta ocasión los productores tengan un mayor acceso a financiamientos por parte del Banco de Desarrollo Agropecuario (BDA) y el momento oportuno.

Destacó que ellos aspiran para la próxima cosecha   obtener una ganancia del 20% sobre los costos de producción y vamos a luchar para que esto se logre, añadió.

Hay que buscar una fórmula para que ésto  se haga efectivo, y para que entre menor sea el costo de producción menor sea el costo para los consumidores, precisó.

De acuerdo con las cifras preliminares del Mida, durante el último periodo agrícola 2013-2014 se cosecharon 6,4 millones de quintales, con una producción promedio de 97,3 de quintales por hectáreas.

Los problemas por resolver pasan por incrementar los sistemas de riego, que actualmente sólo cubre al 20% de la producción, mejorar la infraestructura tecnológica. Muchos productores habían dejado de invertir en maquinarias ante la posibilidad de que algunos rubros fuesen desprotegidos antes del tiempo señalado en los tratados comerciales.

También se requiere potenciar la agroindustria para darle un valor agregado a la producción primaria e incrementar los ingresos y la mano de obra en las zonas rurales, al igual que impulsar el uso del seguro agropecuario.

El ministro Arango sostiene que existe toda la disponibilidad de las autoridades de apoyar a la producción nacional  de cara a lograr la soberanía alimentaría, pero,  para ello, se requerirá tanto de la inversión estatal como del sector privado. 

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL