Hábitos de los adolescentes en Internet

adolescente-internet

Sabe usted cuánto tiempo están sus hijos conectados a Internet, qué uso le dan a esa herramienta tecnológica, si tienen cuentas de redes sociales y cuáles son sus claves de acceso, con quién se comunica a través de estas redes y qué información le brinda a esas personas.

Muchas de esas preguntas seguramente se quedarán sin respuesta porque a decir verdad los padres saben muy poco sobre lo que hacen sus hijos en Internet y esto se debe a varios factores, entre ellos destaca la brecha tecnológica que por un lado nos lleva a pensar que nuestros hijos saben menos que nosotros sobre la Web cuando en realidad es a la inversa y por el otro nos hace creer que la principal vía para conectarse a la red son las computadoras cuando la realidad es que hoy en día son los teléfonos celulares.

Pero si usted piensa que esas preguntas son razón suficiente para que padres de familia, educadores y autoridades gubernamentales comiencen a prestarle atención a este tema para educar a los niños, niñas y adolescentes sobre los peligros que les asechan en Internet y los mecanismos que deben adoptar para protegerse a sí mismos y a sus familias, vale la pena que lo piense nuevamente y agregue a su preocupación un mayor sentido de urgencia, ya que la realidad que enfrenta el país en esta materia es asombrosamente escalofriante, tal como lo revela un estudio desarrollado por Cable Onda, el principal suplidor de servicios de Internet en el país y la empresa de investigación Ipsos Panamá, cuyos resultados se presentaron la semana pasada.

Para este estudio, se entrevistó a un total de 3.000 estudiantes entre 13 y 17 años de colegios particulares de todo el país y 600 padres de familia de ingresos medios altos.

La primera revelación que arrojó la investigación es que un 77% de los jóvenes encuestados han sido expuestos a situación de acoso en Internet por lo menos una vez y el 59% de los estudiantes indicó conocer a alguien que ha sido víctima de comentarios humillantes o algún tipo de acoso públicamente en Internet, siendo víctimas del conocido ciberacoso o ciberbullying que no es más que el hostigamiento, amenazas, críticas o insultos por Internet  entre los mismos pares. Es decir, el acoso es llevado a Internet. 

Pero más grave aún es el hecho que un 10% de los padres reconoció tener conocimiento  que su hijo sufriera algún tipo de ciberacoso y un 23% de los padres indicaron conocer a alguien que ha sido víctima del ciberacoso o cyberbulling.

En otras cifras se destaca es que el 90% de los padres dicen que sí supervisan lo que hacen sus hijos en Internet, mientras que el 57% de los estudiantes indican que han sido supervisados por sus padres aunque sea pocas veces. Se denotan claras diferencias en la percepción de ambos grupos encuestados.

En este sentido, de 300 padres encuestados, solo el 29% indicó saber qué es un control parental (herramienta informática para controlar el uso y los sitios que se visitan en la Web) y únicamente un 11% indicó tener un control parental en su hogar.

Resumiendo, si usted piensa que su hijo está seguro en casa mientras accede a Internet a través de un ordenador o de un teléfono inteligente debe abrir los ojos y comprender que al conectarse a la red el peligro siempre está presente y por tanto se debe hacer un esfuerzo mayor para establecer políticas no solo de usos de Internet (definiendo las horas que puede utilizar, el fin con que se utiliza y las páginas a que los adolescentes pueden tener acceso), sino también para mantener parámetros de seguridad durante las horas en que niños y niñas navegan en la Web.

No obstante, este es un tema que no compete solo a los padres. Pensar que su solución es simplemente aplicar un control parental es un error. Se trata de un problema que abarca a toda la sociedad porque hablamos de la seguridad y salud mental de los hombres y mujeres que en el futuro tendrán que llevar las riendas de este país y por tanto es un tema en que el Estado. A través de entidades como los ministerios de Salud, de Educación y de Desarrollo Social deben intervenir, desarrollando programas de educación que contemplen la seguridad en Internet como un tema transversal, tal como ocurre con otros temas que han cobrado gran importancia en los últimos años como el respeto a la diversidad, la integración de personas con habilidades especiales y la alimentación sana.    

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL