Hacer cine desde la butaca

Hacer cine desde la butaca

Imagine empezar una pintura y tener que dejarla a medio terminar porque el tamaño del lienzo es insuficiente y la pintura que necesita se sale del presupuesto.
La frustración de no poder consolidar un trabajo por falta de recursos económicos fue precisamente lo que llevó al cineasta costarricense Hernán Jiménez y al colectivo Bisonte Producciones a involucrar a quienes anteriormente se limitaban a ser consumidores pasivos de largometrajes.
De espectadores a productores a cambio de apoyo económico por medio de una plataforma online. Esa fue la idea. La respuesta no se hizo esperar y el dinero tampoco. Los seguidores del cine cambiaron la butaca por una computadora para donar y dar vida a dos proyectos costarricenses.
El primero en lanzar la iniciativa fue Hernán Jiménez por medio de la plataforma Kickstarter. El apoyo obtenido en dos semanas para su película El Regreso dejó claro el acierto de optar por esa herramienta.
Unas 1.800 personas lo apoyaron. La recaudación final ($62.000) superó la meta inicial fijada en $45.000.
Jiménez lanzó en Youtube un video para personalizar la solicitud. Esperaba una respuesta, por supuesto, pero no de ese calibre.
La expectativa era que iba a ser una campaña muy dura y que requeriría de mucho trabajo para sacarla adelante. Y así fue, pero los resultados superaron cualquier esperanza inicial.
La donación promedio por persona fue de $25.
¿Obstáculos? uno de los más comunes, según Jiménez, fue el temor a utilizar tarjetas de crédito en Internet y trabajar con una plataforma con información en inglés.
Fue como navegar unas aguas que aún resultan nuevas y desconocidas en Costa Rica, y eso genera temor o desconfianza en algunos, dice el cineasta.
Jiménez proyecta que El Regreso, cuya inversión fue de unos $150.000, estará en cines nacionales en julio próximo.

La experiencia en rosado
Para la película Rosado Furia, Bisonte Producciones utilizó la plataforma online Indiegogo. La principal diferencia es que, en caso de no recaudar el 100% de la meta, no se pierde todo el dinero.
El colectivo recaudó $10.280 por medio de 114 donantes con un promedio de donación de entre $20 y $50. La meta fue de $10.000. Rosado furia se estaría proyectando en julio de 2012 en las salas latinoamericanas.
El filme narra la historia de Susan Tan, una cosmetóloga que tiempo atrás perdió la custodia de su hijo y ahora quiere ayudarlo a convertirse en el campeón de ping-pong más joven de Singapur. Sin embargo, sus recaídas en el alcohol y una madrasta modelo no le permiten ser la mamá que ella imaginaba.

Creatividad a bordo
A cambio del apoyo económico obtenido por medio de este nuevo sistema de financiamiento, los cineastas ofrecieron invitaciones a actividades VIP, entradas a la premiere, presentaciones privadas, DVD de la película, afiches originales, créditos en pantalla como productores asociados, consejos de moda de la protagonista, etc.
Quienes apoyaron los proyectos recibirán las retribuciones cuando se estrenen.
¿Una nueva manera de crear cine?
Jiménez considera que sí se trata de una nueva forma de hacer cine. Yo no digo que sea la única, pero representa una alternativa para aquellos que quieran apelar directamente al público.
El crowdfunding es ahora una plataforma más que se encuentra a la mano de los productores para financiar proyectos, ya que el apoyo hacia el audiovisual en Costa Rica no es suficiente, dice Nicole Maynard, productora de Rosado Furia .
Con ambos coincide María Lourdes Cortés, historiadora de cine y catedrática de la Universidad de Costa Rica, quien asegura que se trata de una modalidad ingeniosa y novedosa, pero que requiere especial cuidado una vez que haya pasado el boom y la gente no quiera apoyar más.

Diana Lucía Salas Víquez
Corresponsal
en Costa Rica

Más informaciones

Comente la noticia