Hacia una producción controlada

Hacia una producción controlada
Más de 400 hombres de campo utilizan técnicas de vanguardia para mejorar a eficiencia de sus cultivos en Panamá| Archivo

¿Por qué Panamá debe apostar por una agricultura sostenible y amigable con el ambiente? Porque “es pensar diferente, ahorrar tierra, en agroquímicos y Panamá da una señal al mundo de estar pensando en la agricultura del futuro que ya está llegando”.

La visión es de Manuel Otero, director general del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (Ilca), quien, en el contexto del Congreso de Agricultura en Ambiente Controlado que se desarrolló en Panamá, reconoció a Capital Financiero que este método no es la panacea, “no resolverá todos los problemas de inseguridad alimentaria, pero es una apuesta interesante y un camino que se debe recorrer”.

Otero, durante su intervención con el tema “Oportunidades para una Agricultura 4.0 en América Latina”, analizó que en América Latina existe un bajo aprovechamiento de los recursos biológicos. De hecho, el 80% del grano de café y cacao “corresponde a biosama residual”.

Otra condición, en el caso de la agricultura familiar, es que el 70% de los agricultores familiares “no están totalmente integrados a los mercados agrícolas y el grueso de su producción está direccionada al autoconsumo”.

Debemos producir más con menos y de una manera diferente”, advirtió Otero, quien se inclinó por avanzar hacia una agricultura inteligente, a partir de la cual la producción tenga tanto peso como los alimentos saludables.

Augusto Valderrama, titular del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida), sostuvo un encuentro con el director del Ilca durante el Congreso. Dijo a Capital Financiero que se revisaron proyectos que pueden requerir asistencia técnica del Ilca como la producción de palma aceitera, leche, ganado y arroz, a objeto de mejorar los niveles de productividad desde una visión sustentable.

Los estudios del Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá (Idiap) orientados a conceder Denominación de Origen al cacao panameño, se articulan también en esta visión de futuro.

Tomás Solís, director nacional de la Unidad de Agronegocios del Mida, señaló que a través de ambientes controlados puede ser mucho más rápido introducir al mercado panameño los nuevos clones de cacao, de acuerdo con las exigencias del mercado internacional.

Miguelángel Murgas Ríos, productor de Tierras Altas y quien ha sido testigo del desarrollo de la agricultura en ambientes controlados en Panamá, recuerda que en 1990, junto con otros hombres del campo, inició la producción con una infraestructura básica de madera, alambre y plástico como cubierta o techo y un sistema de riego por aspersión.

Los productores no contaban con semillas de alto potencial genético ni materiales de vanguardia, realidad que comenzó a cambiar hacia el año 1994 con la introducción de tecnología e infraestructura europea, variedades de tomate y pimentón con alto potencial genético con el fin de aportar alimentos de mayor calidad e inocuos, logrando una alta eficiencia en el control de plagas.

En Panamá existen cerca de 400 productores que trabajan en ambientes controlados, entre las provincias de Chiriquí, Veraguas, Coclé, Panamá Oeste y Los Santos.

Trabajar con estas técnicas permite reducir en 25% los costos de producción. La dificultad deriva del costo inicial de la infraestructura: El metro cuadrado del invernadero se estima en $30.

La Ley 25 para la Transformación Agropecuaria contempla subsidios del 50% para este tipo de inversión.

Víctor Sánchez, secretario nacional de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), reflexionó que muchos esfuerzos de hacer agricultura controlada en el país han fracasado por la falta de conocimientos.

Esta debilidad espera ser atendida con la creación del Centro de Investigación de Clase Mundial (Cipac), asociación de interés público-privado, presidida por Senacyt con el Mida que también cuenta con el apoyo de la Universidad de Panamá (UP), de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP) y el Ilca.

“El Cipac se concentrará en los temas de producción, pero también en cómo generar innovación”, con énfasis en las fincas verticales y los invernaderos de alta tecnología, sostuvo Sánchez.

Para el año 2020 proyectan licitar el diseño y los planos de construcción del centro y en 2021 iniciar operaciones.

Violeta Villar Liste
Violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias