Hay que aplaudir a nuestros atletas

Hay que aplaudir a nuestros atletas

Screen Shot 2016-08-23 at 5.26.22 PM copy

Creo que los panameños todavía no hemos aprendido a valorar con justicia el gran esfuerzo que hacen nuestro atletas de todos los deportes para representarnos dignamente en las justas deportivas en las que el país tiene presencia.

Normalmente, antes de las justas, tendemos a sobrevalorar las posibilidades de nuestros equipos en los deportes colectivos y de nuestros competidores en deportes individuales, pero una vez que esos eventos concluyen la tendencia es destrozarlos con todo tipo de críticas por no haber cumplido con nuestras expectativas, aun cuando muchas veces ellos han sido parcos a la hora de vaticinar resultados.

Y la verdad es que nadie les pregunta a esos jóvenes deportistas cómo llegaron a cumplir las marcas mínimas para clasificar a un evento deportivo o cómo acumularon suficientes méritos para ir a competir en calidad de invitados.

Estoy seguro que incluso muchos periodistas deportivos que caen en estas prácticas desconocen los sacrificios y esfuerzos que deben realizar los deportistas y sus familias para poder alcanzar el honor de representar a Panamá. Que ni ellos, ni el público en general, saben cuántas horas al día tienen que entrenar o cuántas lesiones, leves o graves, sufren mientras entrenan.

Hoy muchos aplauden hipócritamente al corredor Alonso Edward o a la boxeadora Atheyna Bylon, mientras que destrozan sin piedad al nadador Edgar Crespo, por lo que evalúan como un pobre rendimiento.

Todas esas personas que critican a la mayoría de los 10 atletas que nos representaron en los Juegos Olímpicos de Río, jamás se han preguntado si esos jóvenes deportistas cuentan con los coliseos, entrenadores, equipos e indumentaria necesaria para sacar el máximo provecho a sus largas horas de entrenamiento para así poder mejorar su desempeño día a día. De hecho, no saben siquiera si tienen recursos para comer o para viajar a las múltiples competencias internacionales que podrían ayudarlos a mejorar su técnica y a adquirir la experiencia y madurez necesaria para disputar alguna medalla.

Quien nunca ha practicado un deporte organizado con miras a participar en el ciclo olímpico jamás podrá comprender que tan solo tener presencia en un torneo de esa magnitud ya es un logro para un país pequeño como Panamá, que carece de las mínimas condiciones para estar presente a ese nivel, y que sin embargo, cuenta con deportistas con un talento natural tan inmenso que llegan a competir con los mejores del mundo.

Pero, más que molestia, el cúmulo de críticas que ha recibido la mayoría de nuestra delegación olímpica me da una gran tristeza, porque compruebo una y otra vez que nuestro pueblo y nuestros comunicadores sociales no comprenden que al final, como dice el juramento olímpico: Lo importante no es ganar, sino competir, y los nuestros, sin importar el resultado final, tuvieron su momento en el concierto de la naciones y se ganaron el respeto del resto de los competidores. Por eso, en lugar de criticarlos, tenemos que aplaudirlos, valorarlos y apoyarlos como no lo hemos hecho hasta la fecha.

Hitler Cigarruista
Director
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL