Hay que combatir la minería ilegal

Hay que combatir la minería ilegal

mineria-peru

Una de las cosas que caracteriza a nuestro país es que las ilegalidades se registran y nadie hace nada para detenerlas y sancionar a quienes las practican.  Casi siempre, las cosas parecen comenzar por la necesidad de las personas de encontrar una fuente de ingresos, sin embargo, en muchos casos esto no es más que una ilusión, que esconde otras situaciones que se mueven en la oscuridad.

Por ejemplo, a lo largo de mi carrera como periodista he visto decenas de invasiones ilegales de terrenos públicos y privados por parte de precaristas, supuestamente carentes de una vivienda, sin embargo, con posterioridad se ha podido comprobar que en muchas ocasiones estas acciones son promovidas por personas que esconde intereses económicos o políticos inconfesables.

He visto casos de personas que promueven las invasiones para luego vender las tierras ocupadas sin ser sus propietarios legítimos, y aún peor, casos en que las invasiones eran ordenadas o patrocinadas por políticos locales que utilizan su relación con quienes están en el poder coyunturalmente para distribuir las tierras entre sus copartidarios y familiares, muchos de los cuales ya tenían vivienda, por lo que al cabo de algún tiempo vendían los terrenos a terceros.

Pero el tema que hoy me ocupa es aún más preocupante, porque no solo se trata de una ilegalidad que genera perjuicios económicos para el Estado o para un tercero, sino que involucra trabajo infantil y posiblemente hasta la participación del narcotráfico. Me refiero a la minería ilegal que ha comenzado a aparecer en el distrito de Donoso, en la provincia de Colón.

Los panameños todavía no hemos alcanzado un acuerdo nacional sobre el tema de la minería a cielo abierto. En el país hay quienes comprendemos el potencial económico que esta actividad puede significar para el Estado panameño, siempre tomando en cuenta la necesidad de mitigar los daños medioambientales que está actividad puede generar, y quienes piensan que sin importar la riqueza que pueda generar, la minería a cielo abierto no debe practicarse por sus implicaciones ambientales.

Sin embargo, en lo que ambos sectores debemos coincidir es en que aún más perjudicial que la minería es la minería ilegal, porque quienes la practican no cumplen ningún estándar para el manejo de los recursos medioambientales que explotan. La experiencia de países como Brasil, Ecuador, Perú y Colombia, donde los mineros ilegales han destruido miles y miles de hectáreas de bosques tropicales y contaminado una gran cantidad de ríos con químicos que las empresas mineras legalmente constituidas han dejado de utilizar hace años debería ser suficiente para que todos los panameños exijamos a nuestras autoridades nacionales que persigan y castiguen a quienes intentan extraer las riquezas minerales del país de forma ilegal.

Más preocupante aún es que en esas actividades ilegales se esté utilizando a niños y niñas como mano de obra, a pesar que se trata de una actividad altamente riesgosa para ellos.

Entiendo que este tema es objeto de atención no solo por parte de las autoridades de Colón, sino también por los ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, Comercio e Industrias y Desarrollo Social, y que incluso es objeto de análisis por parte del Consejo de Seguridad debido a la posibilidad que personas vinculadas con el narcotráfico estén financiando esta actividad ilegal. 

Pero al final, lo importante es que las autoridades, le pongan alto a esta práctica y no se permita que continúe, por el bien de nuestro niños y niñas, y por el bien del país.               

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL