Hay que prestar atención al mercado laboral

Hay que prestar atención al mercado laboral

sociedad-anonima-laboral

En los últimos años Panamá registró fuertes tasas de crecimiento económico y con ello el país experimentó una drástica reducción de la tasa de desempleo, al punto que desde 2011 este flagelo afecta a menos del 5% de la población, lo que de acuerdo con algunos economistas nos convierte en un país con pleno empleo, es decir, con un desempleo friccional, en el que las personas que no cuentan con una plaza de trabajo son aquellas que han renunciado en una empresa a fin de desplazarse a otra que le ofrece mejores condiciones laborales o aquellos que simplemente no cuentan con los conocimientos y habilidades para acceder a los puestos de trabajo disponibles en el mercado. Y en 2012 y 2013 la tasa de desempleo se redujo aún más al ubicarse en 4,1%.

Sin embargo, como resultado de la desaceleración que experimentó la economía panameña en 2014 la tasa de desempleo total se elevó a 4,8%, de acuerdo con los resultados de la Encuesta de Hogares desarrollada por el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec). Otro indicador importante para medir el desempeño del mercado laboral, el porcentaje de personas ocupadas en el sector informal también se incrementó, a 39,1%.

En tanto, un estudio del Centro Nacional de Competitividad (CNC) indica que durante el 2014, cuando se estima que la tasa de crecimiento económico se ubicó en torno a 6,0% y 6,3%, la economía panameña generó 23.009 nuevas plazas de empleo que fueron ocupadas de forma efectiva, lo que también refleja una reducción ya que en años anteriores el país generaba entre 25.000 y 26.000 nuevas plazas de empleo por año.

Se trata de un escenario que debe llamar la atención a todos los sectores de la sociedad sobre el desempeño del mercado laboral, para que en conjunto tanto la empresa privada, como los gremios sindicales y las autoridades gubernamentales puedan definir las políticas públicas necesarias para evitar cualquier posibilidad de estancamiento del empleo.

Y es que aún cuando admite que la desaceleración económica ha impactado el desempeño del mercado laboral, el ministro de Trabajo y Desarrollo Laboral, Luis Ernesto Carles, parece no estar muy preocupado por el tema, pues a su juicio lo importante es que Panamá sigue generando un gran número de puestos de trabajo, tomando en cuenta que se trata de una población de 3,4 millones de personas.

En lo que si tiene razón el ministro Carles es en que el número de puestos de trabajo generados anualmente no depende únicamente de la demanda efectiva de mano de obra, toda vez que hay otro componente que tiene igual e incluso más importancia en esta ecuación: La mayoría de la población desocupada en este momento carece de las competencias necesarias para ocupar las miles de plazas de empleo disponible en la empresa privada local, razón por la que el gobierno nacional adelanta diversos programas para dotar a la mano de obra actualmente disponible de los conocimientos y destrezas necesarias para poder incorporarse exitosamente al mercado laboral.

Ciertamente existen hechos que indican que la empresa privada sigue demandando mano de obra a un ritmo saludable, como  fue la feria de empleo celebrada por el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) el pasado miércoles en la Plaza Víctor Julio Gutiérrez de la Lotería Nacional de Beneficiencia (LNB), donde unas 50 empresas locales ofertaron un total de 1.000 vacantes de empleo, lo que evidencia que el mercado laboral mantiene un alto nivel de dinamismo y que los panameños siguen teniendo opciones para acceder a un empleo formal. El evento logró atraer a un total de 2.887 postulantes, pero todavía no se ha dado a conocer cuántos de ellos lograron acceder a un empleo.

Lo importante en todo caso es que si bien el país sigue generando plazas de empleo, no siempre las personas desempleadas cuentan con los conocimientos y habilidades para poder ocuparlas, y este divorcio entre la oferta y la demanda que caracteriza el mercado laboral panameño debe ser enfrentado por dos vías paralelas, la primera es la adecuación y mejora continua de nuestro sistema educativo y la segunda es la retoma de la educación dual que permita la capacitación en diversos oficios técnicos. También es importante aprovechar la posibilidad que tienen las empresas de traer personal capacitado del extranjero para que este le transfiera a la mano de obra local sus conocimientos y experiencias, de forma tal que su presencia en el país sea temporal y ayude a elevar la competitividad de los trabajadores locales en lugar de simplemente privarlos de una plaza de empleo.

Aunque a decir verdad, todo esto solo tendrá un resultado positivo si los panameños logran comprender que su deber es prepararse para poder acceder a una plaza de empleo formal y bien remunerada, porque de lo contrario no podrán acceder a las nuevas plazas de empleo que generará el país en el próximo quinquenio, que se estiman serán entre 250.000 y 300.000. 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL