‘Hicimos suficiente ingeniería financiera para reducir los $135 millones de costos por el atraso de la línea 3’: Ferrari

‘Hicimos suficiente ingeniería financiera para reducir los $135 millones de costos por el atraso de la línea 3’: Ferrari
Gilberto Ferrari, gerente de Etesa, asegura que “hicimos suficiente ingeniería financiera para reducir los $135 millones de costos incrementales a $40 millones”, que sería el impacto real.| ElCapitalFinanciero.com

La entrada de la línea 3 de transmisión eléctrica, con un atraso de entre cuatro y cinco años, produjo un impacto en los costos al pliego tarifario del servicio de electricidad actualmente vigente en Panamá.

Como la tercera línea no se construyó en los tiempos previstos inicialmente, la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (Etesa) dice que entre el 1 de enero de 2015 y el 30 de junio de 2018 “incurrimos en $135 millones de costos imputables al atraso porque tenemos contratos” que hay que asumir.

En el caso del ajuste tarifario del 8.4% para este segundo semestre de 2018, se incluyó un porcentaje que corresponde a ese atraso en la construcción de la línea 3 y que para este periodo representa un 2.23%, según Etesa.

En entrevista con ElCapitalFinanciero.com, Gilberto Ferrari, gerente general de Etesa, explica por qué se produjo el atraso en la entrega de la línea 3 y en qué consiste la “ingeniería financiera” que se hizo para minimizar el impacto.

¿Por qué se dio el atraso?

La decisión de aplazar el plan de expansión que venía impulsando Etesa hizo que la línea 3 no estuviera operativa, según lo previsto, en el año 2012.

En el gobierno de Martín Torrijos (2004-2009) se aprobó que la tercera línea debía estar operativa en 2012. En el último mes de su gestión, en junio, se entrega el plan de expansión. Pero, con la entrada del nuevo gobierno, “ese año se decide poner la línea en diciembre de 2014”, dice Ferrari.

En la administración de Ricardo Martinelli (2009-2014), “ese plan [de expansión] se aprueba en marzo de 2010 y en junio de 2010 se pone otro plan y debe irse al 2017”, señala el gerente de Etesa. ¿Razones del atraso? Ninguna técnica, afirma.

Ferrari explica que la entrada de la línea 3 en el tiempo previsto inicialmente era tan importante porque “todo el sistema está hecho para que la demanda se supla sí o sí”.

Como eso no se hizo, añade, entre 2009 y 2014 la demanda continuó creciendo y, entonces, “se pensó hacer una repotenciación y cuando se hicieron los estudios se dieron cuenta que eso no se podía hacer”.

Para poder hacer la “repotenciación” tienes que sacar circuitos de operación y, para ello, era necesario “apagar” distintas zonas, en distintos horarios, y eso no era viable, indica Ferrari.

Así fue como, finalmente, la línea 3 se adjudica en octubre de 2013 y la orden de proceder se da en febrero de 2014.

¿Qué tiene que ver ese atraso en la construcción de la línea 3 con el ajuste actual?

“La generación desplazada y obligada se tiene que pagar porque hay un compromiso contractual con las empresas generadoras para transmitir hacia las distribuidoras”,

Gilberto Ferrari, gerente de Etesa

Así las cosas, el gerente de Etesa explica que ahora hay una situación que hay que hacerle frente. “Tenemos que pagar la línea y tenemos que salir a financiar eso… una financiación de largo plazo”.

Poniendo los números sobre la mesa nuevamente, se trata de: $135 millones (costo del atraso) más los $345 millones que es lo que la línea iba a costar, de acuerdo con la explicación de Ferrari. Es decir, un total de $480 millones.

Ahora bien, dice Ferrari, para poder salir a financiar eso, “la única manera es que los estados financieros se encuentren en óptimas condiciones… No puedes esperar financiar entre $400 millones y $500 millones con estados financieros que arrojen pérdidas”.

¿Qué se hizo entonces o qué es lo que planteó Etesa para hacerle frente a la situación?

Tomando en cuenta los $345 millones, que es lo que iba a costar la línea 3, es un monto que se amortizan y se seguirá pagando, ha dicho Ferrari.

Ahora bien, financieramente hablando, el gerente de Etesa asegura que “hicimos suficiente ingeniería financiera para reducir los $135 millones de costos incrementales a $40 millones”, que sería el impacto real.

Ferrari explica que lo que se hizo fue: “prestarle a la compañía $40 millones (con un 5% de interés) que nos lo va a devolver después de 2021, y contribuir con $40 millones que lo vamos a pasar por la tarifa”. “Ese es el impacto cuando me refiero al 2.23% del costo del atraso asociado al ajuste que se hizo en este periodo de seis meses”, agrega.

“Estos costos son trasladados en el pliego tarifario, que mantiene vigencia hasta el 2021. A partir del 2022, se regresarán $40 millones (más intereses) a la tarifa mensualmente durante 15 años”, de acuerdo con Etesa.

Esta contribución en este periodo de seis meses que hacemos a Etesa es necesaria para que la empresa tenga ganancias en este periodo fiscal y pueda salir a colocar deuda en los mercados internacionales, sostiene Ferrari.

De esta manera, Etesa será capaz de financiar no solamente la línea 3 sino que también tendrá la posibilidad de seguir financiando entre $120 y $175 millones que despliega todos los años para reemplazar mil millones en activos que tiene, puntualiza.


(Segunda de cuatro entregas de la entrevista al gerente de Etesa)

Vea aquí la primera entrega: Así es el desglose del ajuste tarifario del 8.4% por el servicio de energía eléctrica en Panamá

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL