Histórico vuelo de EE.UU. aterriza en Cuba

Histórico vuelo de EE.UU. aterriza en Cuba

Los vuelos regulares hacia la nación caribeña son los primeros en décadas

The square of Cathedral in Havana, Cuba

Un grupo de salsa de cinco músicos les daba un ambiente festivo a los mostradores de facturación de JetBlue en el aeropuerto de Fort Lauderdale, pues esa aerolínea se convirtió en la primera de varias aerolíneas estadounidenses que realizarán vuelos comerciales programados a Cuba en más de medio siglo.

El vuelo, cuya tripulación es cubanoamericana, abre un nuevo capítulo en la iniciativa del presidente Barack Obama para normalizar las relaciones con Cuba, la cual comenzó en diciembre de 2014. El vuelo de 72 minutos va desde la base de JetBlue en Florida hasta la ciudad de Santa Clara, donde están enterrados los restos del Che Guevara.

El distanciamiento entre Estados Unidos (EE.UU.) y Cuba sólo ha dividido a las familias. Creo que es una buena idea, dijo Luis Ricardo, un cubanoamericano que se aprestaba a abordar el vuelo, a CNN en Español. Y mientras más vuelos haya, más baratos serán.

Los vuelos chárter, que desde hace mucho tiempo están disponibles desde Miami hacia múltiples destinos cubanos, tienen mala fama por sus largos tiempos de facturación, y las largas colas de cubanos emigrados que les envían mercancías envueltas en plástico como medicinas, ropa escolar y piezas de motocicletas a sus familiares en Cuba. El precio de esos vuelos alcanza los $500 por un viaje redondo.

En comparación, el precio del viaje redondo de JetBlue es de $200. Los que compran en línea necesitan solamente marcar una casilla que certifica que cumplen con las 12 categorías de viajeros que el Departamento del Tesoro de EE.UU. autoriza a viajar a Cuba.

A pesar de la relajación de las restricciones sobre los viajes, solamente el Congreso estadounidense puede levantar el embargo, y a los ciudadanos estadounidenses aún les está prohibido visitar la isla como turistas, a pesar de que la prohibición es cada vez más teórica, pues se permiten viajes culturales, educativos y familiares.

Es un paso positivo y una contribución concreta al proceso de mejoría de las relaciones entre ambos países, dijo Eduardo Rodríguez, viceministro de transporte de Cuba.

American Airlines, Frontier, Silver Airways, Southwest y Sun Country también están autorizadas a iniciar vuelos regulares pronto, desde cinco ciudades de EE.UU., incluyendo Minneapolis y Chicago, a ocho destinos en Cuba.

Hasta 155 viajes redondos a la semana serían el equivalente a 1,4 millones de plazas anuales, una saturación que probablemente hará que las rutas no sean inmediatamente rentables.

En junio, el número de visitantes estadounidenses a Cuba aumentó 61% hasta los 22.696 en comparación con el año anterior, según el gobierno cubano. La mayoría de los más de 300.000 visitantes estadounidenses anuales a Cuba son cubanoamericanos que visitan a sus familiares.

Los vuelos comerciales comienzan en momentos en que el presidente Raúl Castro ha advertido que la economía cubana caerá en recesión este año, conforme Venezuela, una vieja aliada que ha enviado millones de dólares en petróleo subsidiado a Cuba, se sume en el caos y podría tener que eliminar la ayuda. La oposición venezolana organizará una manifestación masiva en Caracas el jueves como parte de su intento de expulsar a Nicolás Maduro, el impopular presidente venezolano, mediante un referéndum amparado por la constitución.

En Cuba, las llamadas brigadas de respuesta rápida, formadas en la década de 1990 para sofocar el malestar social, también se encuentran presuntamente en estado de alerta conforme el señor Castro intenta frenar las expectativas de cambio rápido que surgieron a raíz de la histórica visita del señor Obama a La Habana en marzo.

En el aeropuerto de Santa Clara, los pasajeros que desembarcan arrastran sus maletas abriéndose paso por la pista y a través de un grupo de personas que forman parte del recibimiento oficial y numerosos equipos de televisión. Son los primeros turistas en hacerlo en un vuelo comercial regular estadounidense desde 1961, pero no serán los últimos.

John Paul Rathbone

Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL