IFC analiza oportunidades de inversión privada en la región

IFC analiza oportunidades de inversión privada en la región
Georgina Baker y Luc Grillet (segundo desde la derecha), visitaron la planta de gas natural licuado, AES Colón.| Cortesía

Panamá para lograr un crecimiento sostenido requerirá movilizar inversiones privadas que mejoren la productividad y la calidad de vida de los panameños, expresó la vicepresidenta de la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés) para América Latina y el Caribe, Georgina Baker.

La vicepresidente de IFC inició en  la capital panameña el pasado 26 de noviembre su primera gira por Centroamérica y sostuvo reuniones con representantes del Gobierno (vicepresidenta y canciller, Isabel de Saint Malo de Alvarado y la ministra de Economía y Finanzas, Eyda Varela de Chinchilla) y del sector privado (banqueros y empresarios de la pequeña y mediana empresa).

IFC es una entidad del Grupo Banco Mundial (GBM), enfocada en el desarrollo del sector privado en los países en desarrollo.

Integraron la comitiva liderada por Baker; Luc Grillet, senior manager y Salen Asvat, oficial de Inversiones  para Centroamérica y el Caribe, mientras en Costa Rica, se sumó la líder del Programa de Ciudades de IFC para la región, Kristtian Rada. La gira incluyó a Costa Rica y Honduras.

La cartera de inversión comprometida de IFC en Centroamérica asciende a $2,600 millones y en 2017 los clientes de la entidad aportaron 11,450 empleos y generó electricidad para 850,000 clientes y proporcionó $3,800 millones en créditos para la micro, pequeña y mediana empresa (Mipymes).

Baker dijo que “Panamá posee una de las economías de más rápido crecimiento en el mundo. Ha logrado avances significativos en la reducción de la pobreza, pero aún así persisten desigualdades, especialmente en las áreas rurales del país”.

La visita de Baker tuvo como objetivo evaluar las oportunidades de inversión privada en la región en sectores prioritarios como la construcción de viviendas para familias de bajos y medianos ingresos, transporte y logística, servicios básicos de agua y saneamiento y acceso de créditos para emprendedores de la pequeña y mediana empresa (Pymes).

En Panamá, la cartera comprometida de IFC es de $938 millones en proyectos sostenibles del sector privado, que incluye proyectos de infraestructura, energía e instituciones financieras para dar financiamiento a las Pymes y crédito hipotecario a familias de bajos y medios ingresos.

Entre los proyectos que apoya IFC destacan: La construcción de la primera planta de gas natural licuado de AES Corporation y Grupo Motta, en la provincia de Colón, con un crédito de $150 millones.

Además, financió $300 millones para la construcción y operación del Parque Eólico de Penonomé, en la provincia de Coclé.

En este caso, $96 millones fueron aportados por IFC y los restantes $204 millones fueron movilizados de fondos de otros inversores ($60 millones de Managed Co-Lending Portfolio Program de IFC y $144 millones en préstamos sindicados de otras instituciones financieras de desarrollo y de bancos panameños).

Igualmente, IFC trabaja con gobiernos para ayudar a estructurar alianzas público-privadas (APP) como mecanismo para atraer inversión privada para obras de infraestructura.

Un ejemplo en Panamá es la asesoría que brinda a la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (Etesa), en la preparación de una oferta internacional para la construcción y operación de la Cuarta Línea de Transmisión del país.

Etesa contrató a  IFC para dos fases, en la primera ha apoyado en los procesos de debida diligencia técnica, legal y financiera para sustentar la estructura del proyecto que ha incluido sondeos internacionales de mercado y estudios de análisis costo-beneficio.

Mientras en la segunda fase, ha apoyado en la promoción internacional del proyecto, así como en la elaboración de los documentos de licitación, incluido el contrato.

Las APP pueden tener un rol relevante en las economías emergentes dadas las limitaciones fiscales que enfrentan algunos gobiernos para destinar financiamiento público a proyectos de infraestructura en transporte y otros servicios públicos, señala  IFC.

Viviendas asequibles
El sector de viviendas para las familias de medianos y bajos ingresos es una prioridad para  IFC en Centroamérica, y un ejemplo en Panamá es el financiamiento de $100 millones a Banco General (BG) para incrementar el acceso al crédito hipotecario entre las familias panameñas.

A nivel regional, IFC estructuró un bono con calificación “AAA” en moneda local en Costa Rica, recaudando 5,700 millones de colones (aproximadamente $10 millones) que se utilizarán para créditos hipotecarios a sectores de medianos y bajos ingresos.

Finanzas verdes
Otro sector que ha priorizado la IFC son los llamados financiamientos verdes y considera que América Latina y el Caribe es una región madura para inversiones que sean medioambientalmente sostenibles y a la vez comercialmente rentables.

IFC asesoró en la elaboración de la Guía de Construcción Sostenible para el Ahorro de Energía en Edificaciones a la Secretaria Nacional de Energía (SNE) de Panamá y visualiza potencial para desarrollar las finanzas verdes en el sector residencial.

Concluye  IFC que “el sector de la construcción es clave dado que se encuentra entre los principales emisores de gases de efecto invernadero”. 

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias