Impacto del comercio de servicios en los TLC

Impacto del comercio de servicios en los TLC

Melissa Davis A.

Directora de Consultorías de International Trade Advisory Services

Además de contribuir con la mayor parte del producto y el empleo, los servicios son cada vez más importantes para la competitividad de las empresas y el crecimiento de la productividad de las economías. Los servicios apoyan el comercio de bienes, los cuales no podrían llegar a su destino si no existieran canales de distribución y comercialización que proveen las industrias de servicios, por lo que se convierten en un vínculo crucial entre productores y consumidores. Según cifras de la Organización Mundial del Comercio (OMC), para el 2010 las exportaciones de servicios comerciales, a nivel mundial, aumentaron un 8% hasta llegar a $3,67 billones. Y es que el comercio de servicios registra tasas de crecimiento superiores a las de bienes y es responsable de más del 60% de los flujos de la inversión extranjera mundial.

América Latina ha experimentado en los últimos años un crecimiento económico como resultado de reformas de apertura económica y medidas de liberalización comercial, y un acelerado desarrollo de las tecnologías y las comunicaciones, lo que ha dado un nuevo giro a sus relaciones comerciales con el mundo a través de modelos de integración más profunda a nivel multilateral, regional y bilateral. La integración en los servicios no escapa de esta realidad.

La experiencia acumulada durante décadas por Panamá se ha apoyado en estrategias de desarrollo de diversos sectores (que llamaremos tradicionales, como el sector financiero, transporte y complementarios al tráfico marítimo) sobre la base de una regulación que ha incentivado su competencia y que se ha hecho extensiva a otros sectores como son los servicios de recreación, empresariales, centros de llamadas, computación e informática, construcción, telecomunicaciones. Esto hace que una propuesta de integración del sector servicios sea parte fundamental de cualquier estrategia comercial que el país lleve a cabo.

 

Enfoques y efectos

Los esquemas bilaterales y regionales derivan sus disciplinas del sistema multilateral de comercio de la OMC donde se establecen principios básicos por los cuales los países miembros deben regular su comercio de servicios mediante derechos jurídicamente exigibles y modalidades de liberalización progresiva, incorporando la regulación de las inversiones a través del derecho de establecimiento en el mercado de exportación.  En estos esquemas, la condición de origen del servicio se otorga dependiendo ya sea del territorio en el que se presta o se consume el servicio, el lugar desde donde se realizan las operaciones comerciales o bien, por la nacionalidad de la persona física autorizada para proveerlo.

Dado que los servicios no enfrentan restricciones bajo la forma de aranceles o impuestos en frontera (como es el caso de los bienes agrícolas o industriales), el acceso a mercados para los proveedores generalmente se restringe a través de medidas contenidas en leyes, decretos y reglamentaciones nacionales que otorgan un trato diferenciado según el país de origen de los proveedores (ej. las restricciones al movimiento de personas físicas o a la participación de capital extranjero).  Por lo anterior y por su propia naturaleza, los países deben tener mucha cautela sobre el nivel de concesiones que pueden realizar, ya que la supresión o mitigación de una medida como resultado de un acuerdo se puede hacer de facto extensiva a países no partes de un acuerdo, con posibles distorsiones económicas sobre el comercio de servicios, lo que hace que las negociaciones sobre servicios sean, en algunos casos, movimientos muy sensibles para ciertos países.

Además de las disciplinas contempladas en los textos, para la interpretación del nivel de acceso dentro de un Tratado de Libre Comercio(TLC), se debe tomar en cuenta el enfoque de liberalización pactado (positivo o negativo) y los instrumentos complementarios tales como: anexos con reservas para el tratamiento diferenciado en sectores y sub-sectores de servicios e inversiones, disposiciones legales aplicables, notas interpretativas, compromisos de liberalización, así como las disciplinas horizontales del tratado, lo que lo hace un instrumento complejo, pero integral.

En la actualidad existen decenas de tratados de libre comercio, a nivel hemisférico en los cuales se reconoce la importancia de los servicios para el desarrollo económico, así como el interés de liberalizar sectores tradicionalmente cerrados a la competencia internacional.  Los Tratados de Libre Comercio negociados por Panamá con Centroamérica, Taiwán, Singapur, Chile, Perú, Canadá, la Unión Europea y el Tratado de Promoción Comercial con Estados Unidos (uno de los principales importadores de servicios a nivel mundial, con compras de $358.000 millones, lo que equivale al 10% de las importaciones mundiales) alcanzan consolidaciones y espacios importantes para la inversión y la prestación de servicios (incluyendo los servicios financieros) salvaguardando derechos de los consumidores, depositantes, tenedores de pólizas e inversionistas.

La apertura del comercio de servicios tiene una gran connotación para nuestro país, donde el sector terciario representa el 77% del Producto Interno Bruto (PIB), en especial, en aquellas áreas en las que hemos logrado ventajas competitivas tradicionales, al igual que en sectores no tradicionales pero muy pujantes, que han sabido aprovechar algunos nichos de mercado y que, mediante estos instrumentos comerciales, pueden consolidar oportunidades de exportación (ej. servicios de informática, turismo y relacionados con los viajes, comunicaciones y tecnología).

 

Retos para panamá

Si bien el avance del sector servicios en Panamá se ha visto impulsado por el desarrollo de la tecnología, la privatización de empresas estatales y la apertura económica global, de manera general ciertos datos sobre cifras comerciales de servicios aún están sujetos a distorsiones por diversos factores como son la falta de estadísticas o que los mismos no están registrados como transacciones comerciales por su informalidad.

Algunas empresas también han destacado como desventajas competitivas sus capacidades internas para articular negocios en el extranjero; esto se traduce en la falta de identificación de socios y mercados, ausencia de capital de trabajo y visión gerencial.  En ese sentido, el Estado puede tomar algunas acciones de mejoramiento en las condiciones de exportación, en especial con lo referente a la información de mercados internacionales que identifiquen socios estratégicos para estrechar oportunidades comerciales para nuestros exportadores de servicios tradicionales y no tradicionales, generación de capacidades del recurso humano a nivel técnico y profesional, y la continua promoción del país.

La celebración de acuerdos comerciales modernos permite alcanzar el objetivo de accesar a nuevos mercados, además de crear las condiciones favorables para atraer inversiones, sin comprometer totalmente la autonomía para definir políticas comerciales con el resto del mundo, por lo que es importante que el comercio de servicios se mantenga presente en los procesos de negociación del país, como elemento decisivo en la exploración de nuevos mercados, tomando en cuenta las sensibilidades que pudieran tenerse en sectores que, por su naturaleza o por consideraciones internas, no se encuentren en capacidad de competir.

Sin embargo, la simple liberalización del comercio de servicios no garantiza el desarrollo de un sector moderno y tampoco se traduce automáticamente en mayores exportaciones de bienes y servicios. Es necesaria la implementación de marcos regulatorios que estimulen la competencia y que generen los incentivos adecuados para fomentar la competitividad de las empresas, así como desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación, y la disponibilidad de capital humano con habilidades y conocimientos, que permita alcanzar servicios confiables y de calidad, listos para competir en los mercados en beneficio de los consumidores.

*La autora fue miembro del equipo de negociaciones comerciales internacionales, Representante Alterna de Panamá ante la OMC .

Más informaciones

Comente la noticia