Impacto del tope de la deuda de EE.UU. en Panamá

Impacto del tope de la deuda de EE.UU. en Panamá

La crisis del límite de deuda estadounidense está llegando a su fecha final.  Este martes 2 de agosto se vence la autoridad que tiene la Secretaría del Tesoro de los Estados Unidos (EE.UU.) para emitir más deuda.  El problema es que la deuda federal del coloso norteamericano habrá llegado a su tope máximo de $14,3 billones.

Sólo el Congreso de ese país puede autorizar elevar a un nuevo techo, pero, por ahora hacerlo en vista de que no ha podido llegar a un acuerdo con la Casa Blanca.  El Tesoro ha manifestado que, de no elevarse el tope de la deuda, no puede garantizar el servicio de toda su deuda, lo cual supone un riesgo de incumplimiento (default). 

La situación, llena de riesgos e incertidumbres, genera dos interrogantes primordiales.  La primera es qué alternativas tiene el Tesoro si no le aprueban un incremento en el límite de deuda. La segunda es qué pasaría si Estados Unidos entra en incumplimiento o cesación de pagos de algunos de sus bonos.

¿Qué alternativas tiene el Tesoro?  Muchos en el Congreso consideran que el Tesoro tiene suficientes ingresos para seguir sirviendo su deuda más allá del 2 de agosto.  Otros expertos han dicho que alcanzar el límite de deuda no significa que llegará el Día del Juicio Final y que los EE.UU.no tienen porqué entrar en incumplimiento.  Estos expertos indican que lo que el Tesoro tiene que hacer es recortar gastos fuertemente, pero seguir honrando todos sus pagos, de capital y de intereses, de sus bonos.

El Tesoro tiene la habilidad de priorizar pagos, y puede posponer proyectos y pagos no esenciales.

Otra alternativa con que cuenta el gobierno Federal es la venta de activos del programa de rescate bancario TARP, u otros activos como oro en las reservas del Tesoro, para hacerle frente al servicio de la deuda.

¿Qué pasa si en efecto el gobierno de EE.UU. entra en cesación de pagos (default) de su deuda?  Una de las primeras cosas que ocurriría es que la deuda federal obtendría una rebaja en su calificación por parte de las agencias calificadoras.  Estas ya se han manifestado al respecto.  Una rebaja en la calificación puede desatar una corrida de los bonos y letras del tesoro, cayendo su precio, por ende aumentando el costo o intereses de la deuda.

Otros han llegado a especular que esto podría generar un pánico en los mercados de capitales y una salida de inversionistas de acciones y otros activos en dólares.

¿Cuál sería el impacto para Panamá de una cesación de pagos?  Podría tener varios efectos indirectos o colaterales.

Uno de estos es el efecto que tendría sobre nuestra deuda o riesgo país. Con frecuencia los mercados internacionales de deuda soberana se mueven de manera sincronizada.  Si sube la tasa libre de riesgo (los bonos del tesoro) suben las tasas de todos los bonos del mundo.  También la percepción de riesgos de los gobiernos en general aumentará.

Los inversionistas se harán la siguiente pregunta: ¿Si EE.UU. el país con menor percepción de riesgo, no paga sus deudas, no puede ocurrir lo mismo con los bonos de los países con mayor riesgo?

Otro efecto para Panamá está vinculado a la moneda estadounidense.  Una cesación de pagos inequívocamente hará que caiga el valor del dólar.  Esto, a su vez, podría traer inflación a nuestro istmo dolarizado.

Los más negativos pronostican que una cesación de pagos llevará a los EE.UU. a una segunda recesión.  De ocurrir esto, afectará el tránsito de contenedores por el Canal de Panamá, especialmente de su ruta más importante, del Sudeste Asiático a la Costa Este de los EE.UU.

Sin embargo, lo principal que debe hacer Panamá es aprender de esta lección.

Hace apenas unos lustros EE.UU. tenía gigantescos superávits y una economía que era la envidia del mundo industrializado.  Tras el estallido de la crisis financiera internacional, entraron en una recesión, y aún después de importantes estímulos la más poderosa economía del planeta sigue estancada y endeudada a niveles extraordinarios.

El crecimiento económico de Panamá, aunque estelar, no está garantizado para siempre.  Tarde o temprano habrá una recesión.  La época de bonanza acabará.  El problema es que si el gobierno de Panamá no ahorra y tiene superávits en esta época de auge, no tendrá los recursos para enfrentar sin traumas la próxima recesión.

Esperamos que las autoridades den un manejo muy prudente a las finanzas públicas y que el coloso del Norte no tenga un mal desenlace, ni eso genere un impacto negativo sobre nuestro para nuestro país.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL