Implementar el Convenio de Agua de Lastre costará millones

Implementar el Convenio  de Agua de Lastre costará millones

Panamá ratificó el Convenio de Gestión de Agua de Lastre y en el mes de septiembre depositó ante la OMI el instrumento de ratificación

Singapore shipping

A menos de un año de implementarse el Convenio sobre Gestión de Agua de Lastre, medios internacionales calculan que su ejecución requerirá de una inversión de $18.000 millones para los armadores de forma que se cumpla con el objetivo de garantizar el tratamiento del agua de lastre.

Las nuevas reglas, que fueron establecidas por la Organización Marítima Internacional (OMI) en septiembre de 2016, tienen como finalidad reducir al mínimo el riesgo de invasiones de especies foráneas a través del agua de lastre.

Las reglas se aplican a los buques de carga que pesan menos de 400 toneladas, y los nuevos kits de filtro que los armadores requerirán tienen un costo aproximado de $600.000. Buques tanqueros de Maersk declararon en el segundo trimestre de 2016, que habían seleccionado el Sistema de Gestión de Agua Lastre (Bwms, por sus siglas en inglés) para llevar a tres nuevos buques de 50.000 toneladas de peso muerto de alcance medio (MR) hasta las regulaciones.

Cabe señalar que de acuerdo con las prescripciones del Convenio, todos los buques en tráfico internacional deben gestionar su agua de lastre y los sedimentos siguiendo determinadas normas, de conformidad con un plan específico de gestión del agua de lastre. Todos los buques también tendrán que llevar a bordo un libro registro del agua de lastre y un certificado internacional de gestión del agua de lastre.

En cuanto al certificado de Gestión de Agua de Lastre que debe emitir el Estado pabellón del buque, el director de Gente de Mar de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), Fernando Solórzano dijo recientemente que aún no han decidido si serán las Organizaciones Reconocidas (OR) la que emitan esos certificados.

Las normas de gestión del agua de lastre serán introducidas gradualmente a lo largo de un periodo de tiempo. Como solución intermedia, los buques deberían proceder a cambiar el agua de lastre en medio del océano. No obstante, en la mayoría de los buques  será necesario instalar un sistema de tratamiento a bordo.

Otras de las disposiciones del Convenio es lo referente a las Instalaciones de recepción que, según  el artículo 5, las Partes se comprometen a garantizar que en los puertos y terminales en los que se efectúen trabajos de reparación o de limpieza de tanques de lastre se disponga de instalaciones adecuadas para la recepción de sedimentos.

Se deja claro que los buques podrán ser inspeccionados por funcionarios de supervisión del Estado rector del puerto (artículo 9, Inspección de buques), quienes podrán verificar que el buque cuente con un certificado válido, inspeccionar el Libro registro del agua de lastre, y/o realizar un muestreo del agua de lastre del buque. En caso de duda, podrá efectuarse una inspección pormenorizada.

Panamá ratificó el Convenio de Gestión de Agua de Lastre y en el mes de septiembre depositó ante la OMI el instrumento de ratificación. Con la adhesión de Panamá, la flota combinada  del tratado supone el 35,1441% del tonelaje mundial, con 52 Partes contratantes.

El agua se utiliza como lastre de forma habitual en los buques para mantener la estabilidad y la integridad estructural. Esta agua de lastre puede contener miles de microbios acuáticos, algas y animales que se transportan por todos los océanos del mundo y se descargan en ecosistemas de acogida, que no son sus ecosistemas nativos.

Michell De La Ossa Prieto 
midelaos@yahoo.com

Más informaciones

Comente la noticia