Importaciones de EE.UU. crecieron 16% por TPC

Panamá aún no encuentra la fórmula para explotar el acceso pactado en este acuerdo comercial

Orange truck on background of stack of freight containers

La teoría dice que la firma de un acuerdo comercial de última generación entre una economía como Estados Unidos (EE.UU.) y una como Panamá debe favorecer grandemente a la más pequeña de las dos, no solo porque regularmente recibe acceso libre e inmediato para la mayoría de su oferta exportable, sino porque a través de diversos instrumentos, como las cuotas de importación, los procesos de desgravación y la aplicación de normas sanitarias y de origen pueden disciplinar el acceso de bienes a su mercado interno, ofreciendo a sus sectores productivos el tiempo y la protección necesaria para enfrentar el reto que implica competir con una industria más desarrollada.

Sin embargo, todo parece indicar que en el caso  del Tratado de Promoción Comercial (TPC) firmado entre Panamá y EE.UU. hay un solo ganador y no es otro que la unión norteamericana, ya que desde la entrada en vigencia de este acuerdo sus exportaciones al mercado panameño se han incrementado en un 16% según estimaciones de Jodi Bond, vicepresidente de la USA Chamber of Commerce, uno de los gremios más representativos del sector privado estadounidense.

En realidad esa rata de crecimiento cobra valor si se tiene presente que según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec), entre enero y junio del presente año el valor total de las importaciones que ingresaron al mercado panameño amparadas en acuerdos de libre comercio fue de $889,0 millones, de los cuales $386,7 millones, un 43,5%, procedían de EE.UU. mientas que las exportaciones panameñas a ese país, amparadas en el TPC, sumaron apenas $32,6 millones durante ese mismo período.   

Durante una vista a Panamá para promover el intercambio comercial con EE.UU. Bond explicó que tras la entrada en vigencia del TPC las empresas de ese país han encontrado oportunidades de negocios en diferentes sectores de la economía panameña como energía, construcción de infraestructura, turismo, Tecnologías de la Información (IT, por sus siglas en inglés), servicios financieros, salud, comercio y actividades logística, lo que le ha permitido a Panamá a traer a un gran número de empresas estadounidenses.

Indicó que la creciente presencia de empresas estadounidenses en la economía panameña se ha visto reforzada por la ampliación del Canal, a lo que se suma el contar con un fuerte crecimiento económico, grandes facilidades para la distribución de mercancías al resto del continente y alta conectividad aérea, razón por la cual un gran número de compañías que antes operaban desde Miami han optado por trasladar sus cuarteles centrales a Panamá.

Bond agregó que si a estas ventajas comparativas se agrega la voluntad de la actual administración para mejorar el clima de negocios, los procesos de licitación pública, la transparencia en la gestión gubernamental y la rendición de cuentas, es muy posible que la inversión estadounidense en la economía panameña siga creciendo fuertemente en los próximos años.

No obstante, Bond admitió que si algo hay que mejorar, en cuanto a los beneficios del TPC, es el desempeño de las exportaciones panameñas a EE.UU., ya que a pesar de que ese país sigue siendo el principal destino de éstas, su valor se ha reducido significativamente en los últimos años.

Explicó que EE.UU. tiene más de 20 acuerdos comerciales con economías de todo el mundo y 12 en este hemisferio, incluyendo socios tan importantes como Panamá, Colombia y Perú, sin embargo, hay que reconocer que el proceso para los productos agroindustriales de un país puedan ingresar al mercado estadounidenses libremente puede tomar en promedio cinco años, por lo que lo recomendable es que los exportadores locales desarrollen un gran número de misiones comerciales a las diferentes regiones y ciudades estadounidenses a fin de conocer el mercado y establecer contactos para incrementar sus exportaciones.

Para el embajador de Panamá en EE.UU., Emanuel González Revilla, considera que el TPC ha traído grandes beneficios al país, el cual se ha convertido en una la plataforma de entrada de las empresas multinacionales estadounidenses a los mercados de América Latina y el Caribe, lo que queda en evidencia al constatar que más de 30 de esas empresas tienen aquí sus sedes regionales, por lo que ahora lo que queda es lograr que los exportadores panameños también se beneficien del acuerdo.

Explicó que el Gobierno Nacional a través de Ministerio de Comercio e Industrias (Mici) y gremios empresariales como la Cámara Americana de Comercio (Amcham) han realizado misiones comerciales a diferentes ciudades de EE.UU. para presentar a posibles compradores la oferta exportable del país y dijo estar seguro que esa gestión rendirá buenos frutos y en un futuro muy cercano se verá un incremento en el volumen y el valor de las exportaciones.

Por su parte, el titular del Mici, Melitón Arrocha, admite que el valor de las exportaciones amparadas por el TPC que Panamá envía a EE.UU. es significativamente bajo, por lo que su despacho está promoviendo la participación de empresas panameñas en diversas ferias comerciales que se realizan en ese país norteño a fin de mejorar el desempeño de la oferta exportable.

Sin embargo, recordó que debido al tamaño de nuestra economía y su especialización en actividades de comercio y servicios es imposible que nuestros productos puedan competir en precio y volumen con los exportados de otras naciones que también tiene acceso preferencial al mercado estadounidense, por lo que advirtió que la clave para que el país pueda sacar mayor provecho a los beneficios del TPC está en conformar una oferta exportable con productos de alto valor agregado, que se diferencien en términos de calidad y precio del resto.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia