Importaciones sumaron $2.815,9 millones

Importaciones sumaron $2.815,9 millones

La prestación de servicios a no residentes alcanzó un monto de $2.337,0 millones

La cuenta corriente de la economía panameña registró durante el primer trimestre del presente año un déficit de $1.407,6 millones debido a que las importaciones de bienes se incrementaron un 57,6%, respecto al mismo período del año pasado, para situarse en $2.815,9 millones. Ello a pesar de que la prestación de servicios a no residentes creció 2,8% para alcanzar los $2.337,0 millones.
El incremento de las importaciones fue  impulsado por un crecimiento de 19,8% en el renglón de bienes de capital y 8,7% en el de bienes intermedios. Hay que señalar que las importaciones nacionales se incrementaron en un 7,2%, mientras que las importaciones dirigidas a las Zonas Procesadoras para la Exportación, crecieron en 131,0%. (Ver gráfico Evolución de la Balanza de pagos.)

Balanza comercial
Las exportaciones nacionales para el primer trimestre del 2013 sumaron $197,7 millones, incrementándose 6,1%, influenciadas por las ventas de productos no agrícolas y aumentos de precio en el mercado internacional, principalmente en los rubros: camarón, pieles y cuero, ganado vacuno en pie, y  oro. Sin embargo, a pesar de que los productos agrícolas presentaron una notable crecida en la producción  de la piña (39,6%) y banano (7,2%), otros como el azúcar sin refinar, el melón y la sandía  reflejaron descensos en 96,4%, 62,8% y 38,7%, respectivamente, comparados con el primer trimestre del  2012, por los efectos de la crisis económica mundial que enfrentan los principales mercados externos. (Ver gráfico:  Valor de las exportaciones)
Mientras tanto, las importaciones nacionales sumaron $2.815,9 millones, monto que representó un incremento de 7,2% en comparación con similar período del año anterior. Al analizar según  composición, los bienes de capital registraron un ascenso de 19,8% en el renglón de equipo para  construcción, seguido de los bienes intermedios con un 8,7%, entre los que podemos citar  primordialmente los materiales de construcción, y finalmente los bienes de consumo (no duraderos, tales como productos alimenticios, bebidas, tabaco productos farmacéuticos y de tocador) con un aumento de 0,3%.
Hasta marzo de 2013, el movimiento comercial en la Zona Libre de Colón registró un monto de $6.526,9  millones, que representa una disminución de 12,2%, distribuidos en $3.074,6 millones en  importaciones con una caída de 8,9% y $3.452,2 millones en reexportaciones, con un descenso de $605,4 millones (14,9%), referidos al mismo periodo de 2012. Las razones de esta caída se atribuyen principalmente a clientes suramericanos como Colombia por limitaciones en aranceles y Venezuela por problemas de expatriación de divisas.

Balanza de servicios
Durante el primer trimestre del año en curso, la prestación de servicios a no residente, alcanzó un monto de $2.337,0 millones, disminuyendo en 2,8% en relación al 2012. Los principales sectores generadores de divisas fueron: El sector transporte, viajes y comunicaciones.
Durante estos tres primeros meses del año, se registraron un total de 1.573.333 entradas de visitantes al país (39% son turistas y excursionistas, el resto corresponde a visitas del día por personas en tránsito directo y tripulantes).
Esto significó un incremento del 10,4% en el gasto de visitantes, comparados con el mismo periodo del 2012. El aporte fue de $645,2 millones, es decir $61,0 millones adicionales al registrado en el 2012. (Ver gráfico:  Valor de las exportaciones totales)
Entre las principales razones de estos resultados positivos, está el hecho de que la línea aérea panameña, ofrece vuelos directos a todos los destinos de Centro y Suramérica.
Los hoteles y restaurantes, al igual que otros sectores de la economía panameña, atraviesan un buen momento, debido a un turismo deportivo y la nueva campaña marca país, Panamá The Way, que contribuirá al auge económico de nuestro país, en el que se puede invertir y tiene grandes atractivos para visitar.

Renta
La Balanza de Renta mostró un resultado negativo de $1.122,7 millones, primordialmente por la reinversión de utilidades en el orden de $819,7 millones de las empresas locales, que operan con capital de inversionistas no residentes y el pago de dividendos por $113,4 millones a estos inversionistas.
Por otro lado, las remesas recibidas se ubicaron en $114,1 millones, superior en 12,7% con respecto al primer trimestre del año pasado. Igualmente hubo incremento en las transferencias enviadas, las cuales mostraron un saldo de $174,0 millones, o sea un incremento de 16,5% frente al 2012.
En la actualidad, diversas empresas de capital extranjero se están ubicando en Panamá y traen personal técnico de su respectiva área, estos a su vez envían parte de sus remuneraciones o salarios a sus respectivos países, como por ejemplo: Estados Unidos, Colombia, Canadá, Nicaragua, Venezuela, República Dominicana, Perú y China, entre otros.
Para el primer trimestre de 2013, el  crecimiento dispar en el entorno económico externo (que favorece la confianza de los inversionistas en nuestro país), contribuyó a una mayor adquisición neta de capitales al país de $2.014,6 millones, siendo superior en $1.475,2 millones a lo registrado en el 2012.
Este importante impulso financió en su totalidad el endeudamiento neto al exterior, principalmente para la compra de bienes.

Evaluaciones
Para el economista y profesor universitario Adolfo Quintero, el alto nivel que alcanza el déficit de la balanza de pagos de Panamá es producto de varios factores, entre los que destacan la falta de una política de Estado para promover las exportaciones de bienes agrícolas e industriales y que todavía no se ha explotado al máximo la oportunidad de exportar servicios a no nacionales aprovechando las facilidades de negocio que ofrece el Canal de Panamá.
Explicó que a pesar del gran número de barcos portacontenedores que utilizan anualmente la vía acuática, Panamá no ha desarrollado una industria de reparación de naves ni de reparación de contenedores, dos negocios que a su juicio podrían no sólo generar divisas para el país, sino también trabajos bien remunerados para los panameños.
En cuanto a la balanza comercial destacó que el tema requiere una política de Estado que no solo incentive la producción con fines de exportación, sino que facilite la utilización de los Tratados de Libre Comercio (TLC) y las facilidades logísticas con que cuenta el país para que los productos panameños mejoren su competitividad en los mercados internacionales y aporten más divisas al país.
En tanto, la economista Marquela Guevara, considera que si se evalúa detenidamente la balanza de pago se puede concluir que su crecimiento no es producto del aumento de la demanda de consumo, sino de la importación de bienes de capital, lo que significa que las empresas locales y extranjeras que operan en el país están mejorando su planta productiva, lo que al final deberá traducirse en un aumento de la productividad.
Igualmente recordó que si bien el país es ampliamente deficitario en materia de bienes, la balanza de servicios es también ampliamente superavitaria y que si bien la balanza de renta ha sido deficitaria en el primer trimestre de este año eso se debe a que las empresas locales que operan con capitales foráneos optaron por reinvertir sus ganancias.
Para el viceministro de Comercio Exterior, José Pachecho, el incremento del valor de las importaciones y el crecimiento del déficit comercial registrado en el primer trimestre del presente año es un reflejo de la especialización de la economía panameña en temas de servicios; sin embargo, advirtió que el Ministerio de Comercio e Industrias (MICI) adelanta diferentes iniciativas para incrementar las exportaciones y con ello tratar de reducir el déficit comercial.
No obstante, señaló que en el caso de Panamá históricamente la diferencia entre importaciones y exportaciones de bienes siempre ha sido abismal y existen pocas probabilidades de que pueda modificarse en el futuro.
Finalmente, el expresidente de la Asociación Panameña de Exportadores (APEX), Manuel Fernández, consideró como muy positivos los esfuerzos que adelanta el MICI para abrir nuevos mercados para la oferta exportable panameña, pero destacó que el principal problema que se debe superar para incrementar las exportaciones es la falta de producción.
Señaló que para enfrentar esta situación hay que facilitar a los productores el financiamiento necesario para implementar nuevas tecnologías como el cultivo hidropónico y el cultivo en ambiente controlado, no sólo para evitar la incidencia de plagas y los efectos del cambio climático en la producción, sino también para garantizar la oferta de productos a lo largo de todo el año, lo que hará más competitiva nuestra oferta exportable y más rentable esta actividad, atrayendo a quienes hoy están dedicados a la producción para el mercado local o se han desplazado a otras actividades.
Fernández insistió en que si no se dan estos pasos de nada servirá que el país siga abriendo nuevos mercados a través de Tratados de Libre Comercio (TLC), porque si no hay productos para exportar de nada sirve tener un mercado al cual enviarlos.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia