Impuestos excesivos al tabaco, mala política

Impuestos excesivos al tabaco, mala política

El alza excesiva de impuestos a los cigarrillos de más del 100% se sabía que iba a acabar mal.  Una cosa es un aumento moderado de los impuestos, pero otra es realizar un incremento tan fuerte de los impuestos, a un producto cuya demanda es parcialmente inelástica.  Cualquiera sabría que esto aumentaría el contrabando. La recaudación, en vez de aumentar ha caído.  Lo que es peor es que el consumo no se ha disminuido, según reporta un estudio reciente.

Es curioso que las autoridades del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) no hayan analizado estos asuntos de economía básica. Todo economista debe saber de la curva de Laffer.  La curva de Laffer predice que las recaudaciones aumentan a medida que aumentan las tasas de impuestos, pero solo hasta un punto máximo.  Luego de sobrepasar ese punto, seguir aumentando la tasa lo que hace es reducir la recaudación. Esto ocurre por la evasión y por otros factores como el contrabando.

Un argumento que han esgrimido los hacedores de políticas en otras latitudes, para subirle los impuestos al cigarrillo o tabaco, es que estos productos generan externalidades negativas que se pueden compensar a través de mayores impuestos. Sin embargo, el problema en Panamá es que el impuesto adicional no va a parar directamente al Ministerio de Salud ni al Instituto Oncológico Nacional (ION). Los fondos de estos impuestos adicionales van a parar a la caja común del Estado, por lo que no se ayuda a corregir la externalidad de salud negativa.

Además, hay otras formas por medio de las cuales las autoridades pueden incentivar a la reducción del consumo de tabaco, que son más efectivas y más cónsonas con los de una sociedad democrática y libre.

Las autoridades no deben utilizar el sistema fiscal para rectificar asuntos de valores. Mientras el cigarrillo sea un producto legal, entonces no debe penalizarse de sobremanera. La opción de utilizar el producto es una elección personal. Los jerarcas del MEF no deben de imponer sus valores morales sobre otros ciudadanos.  Cada ciudadano adulto debe poder tomar sus propias decisiones, sin dirigismos, siempre y cuando sus decisiones no impacten negativamente a otros.

También era lógico saber que iba a aumentar el contrabando de cigarrillos con el aumento excesivo que se dio.  Las cifras muestran una escalada vertiginosa en el decomiso de cigarrillos por parte de aduanas. Al final estas malas políticas en vez de ayudar están costando más en supervisión y en costos asociados con el combate al contrabando. En adición, los contrabandistas a quienes no se les atrapa son los grandes beneficiados del aumento de los impuestos.

Esta ha sido la tónica siempre con las prohibiciones, como la del alcohol en los años veinte en los Estados Unidos de América, y con los grandes aumentos de impuestos. Pensaría que las autoridades hubiesen realizado un poco más de análisis e investigación antes de haber tomado estas medidas.

El fisco nacional, el cual se pensaba iba a ser el gran ganador de estas medidas, ya ha perdido  recaudación desde la puesta en marcha de los nuevos impuestos.  Esto se ha dado primordialmente por la caída estrepitosa en las ventas de los productos legales de tabaco. Las ventas de los productos legales en los dos años iniciados en septiembre del 2009 han caído 50,8%.

El MEF debe evaluar esto y ajustar su política más acorde con la realidad. Una baja de tasas de impuestos que reduzca el contrabando, aumente la recaudación y que permite a las empresas recuperarse sería una buena medida.  Para ello sería interesante que esta institución realice un estudio al respecto, para encontrar la tasa ideal.  Aunque esto no lo deben esperar las tabacaleras con mucho ánimo, ya que no se han realizado o publicado estudios realizados por el MEF en esta administración.

Corregir los errores es algo que esta administración si ha hecho.  Nunca es tarde cuando se reversa una mala política en búsqueda de mejores resultados para la sociedad.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL