Incentivos a la industria se estancan en el MEF

Incentivos a la industria se estancan en el MEF

Sigue la espera de una estrategia que facilite la atracción de inversión productiva

Construction.

Las tres iniciativas legislativas que conforman la nueva política industrial concertada entre el Ministerio de Comercio e Industrias (Mici) y el Sindicato de Industriales de Panamá (SIP) con el objetivo de potenciar el crecimiento de la industria local, fortalecer las exportaciones y atraer al país operaciones de manufactura de empresas multinacionales se encuentra estancadas en el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), donde se adelanta una revisión exhaustiva para determinar si los incentivos que otorgan están alineados con los intereses del país.

Uno de los tres proyectos de ley que conforman la estrategia industrial del Mici y el SIP  ofrece una tasa impositiva preferencial a la industria manufacturera, así como incentivos fiscales a las empresas que realicen inversiones tanto en investigación y desarrollo como en producción limpia y capacitación de su mano de obra, mientras que otra ofrecerá los mismos beneficios que otorga la Ley de Sedes de Empresas Multinacionales (SEM) a las empresas internacionales que decidan ubicar parte de su producción manufacturera en Panamá.

La tercera de esas iniciativas es la Ley de Zonas Francas, que busca equiparar los beneficios que estas ofrecen a las empresas que operan en ellas y fomentar la atracción de inversión productiva.

No obstante, hay que tener presente que los componentes más novedosos de esta nueva política industrial son la denominada Ley de Fomento Productivo, que otorgaría una rebaja de tasa impositiva a las empresas del sector, de manera que paguen entre 10% y 15% en concepto de Impuesto Sobre la Renta (ISR) por un espacio de 20 años, dependiendo de su ubicación geográfica, y la Ley SEM Industrial, que otorgaría los mismos beneficios fiscales y laborales que disfrutan las SEM a las empresas globales que instalen en Panamá operaciones productivas.

Durante el lanzamiento de estas iniciativas Ricardo Sotelo, presidente del SIP, destacó que esta nueva política industrial busca incentivar la inversión en  investigación y desarrollo, lo que le ofrecerá al sector productivo local la posibilidad de realizar inversiones de largo plazo para mejorar su productividad e incrementar su producción, lo que se traducirá  en mayores exportaciones y mejores precios para los consumidores locales.

Sin embargo, para el ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio De La Guardia, estas iniciativas deben ser revisadas exhaustivamente antes de ser sometidas a la consideración del Consejo de Gabinete y de la Asamblea Legislativa de Diputados, porque el país no puede ofrecer incentivos fiscales que  vayan más allá de lo necesario para ser competitivos en la atracción de inversiones.

De La Guardia recordó que la carga impositiva para las personas jurídicas en Panamá es baja en comparación con otros países, por lo que en materia fiscal el país ya debe ser atractivo para atraer inversión local y extranjera, por lo que someterá el proyecto de Ley SEM Industrial a una consultoría internacional para determinar los niveles adecuados de incentivos que debe ofrecer el Estado panameño para tratar de atraer producción manufacturera, de forma que estos no sean excesivos.

El titular del MEF recordó que Panamá cuenta con un plan de inversiones públicas valorado en cerca de $20.000 millones para mejorar no solo la infraestructura del país, sino también incrementar la cobertura y calidad de los servicios públicos como Salud y Educación, lo que requiere el compromiso de todos los panameños y en particular de la empresa privada, mediante el pago efectivo de sus impuestos.

Para el viceministro de Comercio Interior e Industrias, Manuel Grimaldo, el proceso de revisión de la nueva política industrial que adelanta el MEF es normal y el mismo implica un proceso de consultas tanto con el Mici como con representantes de los gremios privados para realizar los ajustes que sean necesarios para que su aprobación rinda los frutos esperados.

Explicó que lo importante es que mientras este proceso se realiza el Ejecutivo ha extendido los beneficios del Registro Industrial por espacio de un año, de forma que el sector manufacturero cuente con los incentivos necesarios no solo para continuar operando, sino también para expandir sus operaciones.

Finalmente es importante destacar que según el informe Estimaciones y perspectivas sobre el crecimiento de la economía panameña 2015-2016, elaborado por el SIP, el sector  manufacturero panameño refleja un modelo de crecimiento agotado que está llevándolo a minimizar, cada vez más, su participación en la economía nacional, pese a  ser el cuarto generador de empleos en el país, por lo que concluye que solo dotando a  nuestra industria de las herramientas y condiciones adecuadas podremos lograr un crecimiento sostenido del sector y crecimiento para nuestro país.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL