Incluir al turismo en la reactivación económica

Incluir al turismo en la reactivación económica
Un tema que estuvo ausente del discurso del presidente Cortizo| Archivo

No cabe duda que el discurso que dirigió a la Nación el Presidente de la República, Laurentino Cortizo, durante su toma de posesión, generó una ola de positivismo y expectativa en todo el país, especialmente en lo referente a la reactivación de la economía, la adopción de diversas medidas para combatir la corrupción y el rescate del sector agropecuario, actividad que atraviesa una grave crisis desde hace más de una década.

El Presidente de la República anunció como acciones prioritarias de su gobierno, la presentación de una propuesta para reformar la Ley de Contrataciones Públicas, para garantizar transparencia y reglas claras del juego, así como de una Ley de Asociaciones Público-Privadas (APP), para facilitar el desarrollo de obras públicas mediante la inversión privada. Igualmente, informó que ya está gestionando el financiamiento de los pagos atrasados a proveedores y contratistas del Estado.

Cortizo también dio a conocer un plan destinado a facilitar la reactivación de la industria de la construcción que incluye, entre otras medidas, la exoneración del pago del Impuesto de Transferencia para el inventario actual de viviendas, la extensión del tope de la Ley de Interés Preferencial, en diferentes rangos, para viviendas hasta $180,000, y la presentación a la Asamblea Nacional de un proyecto de Ley de Arrendamiento Inmobiliario (leasing) para facilitar la adquisición de viviendas a jóvenes panameños.

Además, adelantó la ejecución del plan Manos a la Obra, para la rehabilitación y mantenimiento de calles y carreteras en todo el país, privilegiando a las empresas nacionales a fin de favorecer la contratación de mano de obra.

El mandatario dijo que exigirá a todos los miembros de su  gobierno, empezando por el propio Presidente de la República, adoptar un código de conducta en el ejercicio de sus funciones públicas que consistirá en “no mentir, no hacer trampa y no robar”. Reiteró, además, que presentará el proyecto de reformas para dotar a Panamá de un nuevo orden constitucional.

Para atraer inversiones que generen empleos y promover la exportación de productos panameños, Cortizo anunció que la Oficina para la Promoción de Inversión Extranjera (Proinvex) será reforzada y adscrita al Ministerio de Relaciones Exteriores, ahora bajo el nombre de ProPanamá.

Un tema que estuvo ausente del discurso del presidente Cortizo, y que sin duda es fundamental para sacar al país de la desaceleración económica, fue el turismo, un sector que enfrenta una dura crisis desde hace ya varios años,  situación que ha generado la pérdida de 30,000 empleos en la actividad hotelera, según las estimaciones de la Asociación Panameña de Hoteles (Apatel).

De hecho, si evaluamos las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec), al cierre del primer trimestre de 2019, el país recibió la visita de un total de 2,203,046 personas. De esta cifra 765,405 eran turistas, excursionistas y peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

La variación en el número de visitantes fue de 2.4% respecto al mismo período del año anterior.

No obstante, del total de visitantes que recibió Panamá en el primer trimestre de este año, 480,608 eran turistas, lo que representa una leve reducción de 0.75% con relación a los 484,276 turistas que ingresaron al país el año pasado, mientras que el ingreso de excursionistas pasó de 245,850 en 2018 a 220,355 en 2019, lo que implica una caída de 10.37%.

En conclusión: El ingreso de 64,442 peregrinos al país, para participar de la JMJ, fue lo que marcó la diferencia, llevando a terreno positivo el ingreso de visitantes al país. Esto a pesar que el número de jóvenes que visitó Panamá para ese evento fue menor al esperado por la Iglesia Católica y el Comité Organizador, que en su momento informaron que unas 100,000 habían oficializado su inscripción al evento religioso.

Todo esto debe llevarnos a concluir que en gran medida la reactivación de la economía panameña pasa por adoptar las acciones necesarias para incrementar la llegada de turistas al país, porque ello tendrá un impacto positivo no sólo en la actividad hotelera, ya que la derrama económica que dejan los visitantes extranjeros en el país beneficia, además, a los turoperadores, restaurantes, transportistas, artesanos y decenas de comunidades en donde esta actividad se ha constituido en una de sus fuentes de crecimiento.

Es cierto que en gran medida el tema de la promoción internacional está en manos del Fondo de Promoción Turística (FPT), que todavía no ha podido iniciar su ejecución presupuestaria debido a la burocracia en transferir los fondos, pero le corresponde al Ejecutivo dotar a esta APP de los recursos necesarios para realizar su labor de forma efectiva, no obstante, también existen otras acciones que se pueden adoptar para poner a Panamá en el mapa de los países emisores.

Por ejemplo, es necesario que, así como la Cancillería asumirá ahora un papel protagónico en la promoción de las exportaciones y la atracción de inversiones, nuestro Cuerpo Diplomático también haga lo propio para promover al país como un destino turístico, dando a conocer los atractivos con que contamos.

Y no menos importante sería desarrollar una estrategia para que un número cada vez más significativo de los pasajeros en tránsito, que hoy en día totalizan aproximadamente 15 millones al año, ingresen a territorio panameño por una o dos noches, antes de seguir viaje a otros países, para que puedan conocer algunos de los múltiples atractivos turísticos con que cuenta Panamá.

Si sólo el 10% de esas personas aprovechan su conexión en el Aeropuerto Internacional de Tocumen para conocer el país, esto representaría un incremento superior a 1.5 millones en el número de  turistas que nos visitan anualmente.

Las opciones son infinitas y los resultados sin duda impactarán positivamente en el desempeño económico del país, algo que se hace evidente si tenemos presente que tan solo en el primer trimestre de 2019 los gastos realizados en la economía local por los turistas, excursionistas y peregrinos que ingresaron al país sumaron $1.329.7 millones. 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias