India y AL: Relaciones en un nuevo contexto

India y AL: Relaciones en un nuevo contexto
Aerian view of mumbai by night at sunset blue hour

Aerian view of mumbai by night at sunset blue hour

Muchas de las proyecciones económicas internacionales coinciden en el papel que jugará India en la economía internacional de los próximos 20 años, aseveración que no implica que dicha potencia asiática ya no esté en un sitial de privilegio en ese sentido. La importancia de China en la economía internacional, tanto por su desempeño económico como por la profundidad y celeridad de las reformas internas, ha de cierta forma restado atención a India, país que también registra tasas de crecimiento muy elevadas y que ha implementado reformas estructurales en los últimos 10 años.

En efecto, debe tenerse en cuenta que en 2015 el Producto Interno Bruto (PIB) de India ya se encuentra creciendo a tasas superiores que el de China, a lo que debe adicionarse que será en poco tiempo el país con mayor población mundial. Las reformas de India comenzaron en la década del noventa, de forma paralela al inicio de un nuevo ciclo económico en América Latina (AL), que luego fue profundizado en los primeros años del nuevo siglo. Una de las características de la región en cuanto a su estrategia de inserción, tuvo que ver con la profundización de las relaciones con Asia Pacífico, en particular con China y en menor medida con India y otras economías asiáticas que pasaron a explicar gran parte del crecimiento mundial, en momentos en que las grandes potencias atravesaban por profundas crisis económicas y políticas.

Varios son los efectos positivos derivados de esta nueva coyuntura económica, los que pueden analizarse desde la óptica económica, social, comercial o de las relaciones internacionales. Pero centrándonos sólo en uno de ellos, es clara la dependencia generada por la región con China, especialmente en lo que tiene que ver con la proveeduría de algunos bienes primarios, los que de acuerdo a algunos analistas, llevó a impulsar lo que se ha denominado como la reprimarización de las exportaciones de AL, si bien existen excepciones. En este escenario – potenciado por la baja de las tasas de crecimiento de China y por el cambio en la estrategia de crecimiento de dicho país – para la región es imperiosa la mirada más estratégica en cuanto a las políticas de inserción internacional, para lo cual será necesario adelantarse a los cambios e identificar nuevos socios que abran oportunidades comerciales y de asociación en sectores donde AL posé ventajas competitivas.

El desafío será generar una relación comercial que no replique necesariamente la que caracteriza actualmente el comercio con China, sino como progresivamente también está ocurriendo con el mencionado país, que incorpore a la agenda otros asuntos que vayan más allá del comercio de bienes.

Tanto Asia Pacífico como América Latina y el Caribe (ALC), han crecido considerablemente en los últimos años, mostrando transformaciones que han posicionado a algunos de sus países como potencias emergentes que ya son reconocidas como interlocutores legítimos frente a las potencias centrales, como por ejemplo el caso de India y Brasil en el grupo Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). En claves comerciales, la evidencia empírica confirma la importancia progresiva de la relación entre ALC e India (Cepal, 2007; 2012), ya no sólo en términos comerciales. A su vez, la relación entre los dos actores debe dimensionar la importancia de la relación bilateral entre Brasil e India, que coinciden ya no sólo en el mencionado grupo Brics, sino también en el Ibsa (India, Brasil y Sudáfrica), mostrando intereses comunes en temas de suma relevancia geopolítica como la reforma de los organismos internacionales, en especial la puja por un sitio permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la relación de ambos Estados con China, sus intereses en África, la cooperación científica, agroindustrial, energética y militar entre otros espacios. Los intereses de India en ALC encuentran relación con el accionar de China en dicha región. Desde la óptica diplomática, India reconoció la necesidad de profundizar su relación con ALC, lo que es necesario para aumentar su presencia en el sistema internacional, el que le exige una mayor preponderancia y, por tanto, mejores equilibrios con China y Estados Unidos (EE.UU.).

Comercio 

Si bien el comercio entre India y ALC no superó los $50.000 millones en 2014, lo que es un monto relativamente bajo (el comercio bilateral entre Brasil y Argentina fue de aproximadamente $30.000 millones en el mismo año), las tasas de crecimiento son muy elevadas. En efecto, mientras que las exportaciones totales de India aumentaron a una tasa anualizada del 16% entre los años 20012014, las destinadas a ALC lo hicieron al 23%.

En el caso de las importaciones, las totales crecieron al 19%, pero las compras desde ALC lo hicieron al 35%, lo que adelanta la potencialidad del comercio bilateral entre los dos actores. La región posee una balanza comercial muy favorable con India, lo que tiene que ver fundamentalmente con las adquisiciones de petróleo. En cuanto a los productos exportados por India a ALC en 2014, diez bienes explicaron el 72% de las colocaciones de este país, destacándose los combustibles minerales, los vehículos automóviles y sus partes, los productos químicos, los productos farmacéuticos, las máquinas y artefactos mecánicos, la fundición de hierro y acero, aluminio y las manufacturas de aluminio, los productos diversos de la industria química, algodón y filamentos sintéticos y artificiales. De los bienes mencionados, los que registraron tasas de crecimiento superiores a la registrada por las colocaciones totales a ALC, fueron los combustibles minerales, el aluminio y manufacturas de aluminio, los filamentos sintéticos o artificiales, los vehículos automóviles y sus partes, las máquinas y artefactos mecánicos y la fundición de hierro o acero. En cuanto a la importancia como destino de exportación de India en el total de las colocaciones, ALC es un comprador de importancia en aluminio y sus manufacturas, explicando el 20% del total colocado por el país asiático en 2014, seguido por los vehículos automóviles y sus partes (17%), productos químicos (16%) y filamentos sintéticos (15%). Replicando el análisis pero para las importaciones de India desde ALC, los principales diez bienes importados explicaron el 96% del total adquirido desde la región en 2014, pero sólo los combustibles minerales representaron el 72% del total. Cabe resaltar que dicho bien prácticamente no era importado por India desde ALC en 2001. Los otros productos destacados fueron minerales escorias y cenizas; grasas y aceites minerales; perlas finas o cultivadas; azúcares y productos de confitería; fundición de hierro o acero; máquinas y aparatos mecánicos; máquinas y aparatos eléctricos; madera; y productos químicos. Respecto a la importancia como proveedor, ALC se destaca en azúcares y productos de confitería explicando el 85% del total importado por India a nivel mundial. Otros bienes destacados por la dependencia con la región son los minerales escorias y cenizas, los cereales (si bien no está dentro de los principales bienes importados), los combustibles minerales y los cueros, todos bienes de base primaria. En lo que refiere a los socios comerciales, en el caso de los proveedores de India de la región existe un importante nivel de concentración, especialmente en el caso de Venezuela que explicó el 39% del total adquirido por India desde ALC. Le siguen en importancia Brasil, Colombia, México, Chile y Argentina que participaron en otro 53% del total. Se destacan algunas variaciones en las participaciones, donde además de Venezuela, aumentan la presencia como proveedores Colombia, México, Chile y Ecuador. En el caso de las exportaciones de India a ALC, se destacan las ventas de India a Brasil, destino que en 2014 llegó a explicar el 44%, seguido por México que representó el 19% del total. Así como ocurre en las importaciones, se destacan Colombia, Perú y Chile.

Inversiones 

De acuerdo con cifras de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), como ocurre con el comercio, las inversiones de India en el exterior así como los flujos de inversión hacia dicho país están muy por debajo de su potencial. En efecto, India ocupó la posición Nº14 en el ranking mundial, alcanzando un suma cercana a los $30.000 millones de inversión extranjera directa (IED) en 2014, y no es un actor de importancia como inversor en el exterior, especialmente en los últimos años donde sus corrientes cayeron estrepitosamente. Las corrientes de inversión en AL siguen lideradas por países europeos y EE.UU., si bien es clara la presencia de Asia Pacífico, pero liderado principalmente por China y no por India. Una de las características que adquiere cada vez mayor importancia en las relaciones entre los dos actores, tiene que ver con los niveles de asociatividad empresarial, ya que hay un número importante de empresas latinoamericanas operando en India y de este país en la región, pero en muchos casos suscribiendo joint ventures u otras figuras jurídicas de asociación, lo que es una señal de la potencialidad que existe en la relación comercial.

Algunas claves para el futuro de la relación bilateral 

En lo que refiere a las claves de la relación bilateral, un primer acercamiento al tema debe reconocer que se está en un punto de quiebre en las interacciones entre India y AL. Es una realidad que AL se ha transformado en 20 años en una región de estabilidad política, con un buen desempeño económico y comercial, el que, además ya no es tan dependiente de las potencias centrales. Por su parte, desde las reformas de la década del noventa, India se ha transformado en una potencia regional con aspiraciones globales, mostrando un robusto crecimiento que incluso puede superar las tasas de China en 2015, que como se comentó sufre una desaceleración de su crecimiento. Esto afectó directamente a la gran mayoría de las economías latinoamericanas que en los últimos años sufrieron una reprimarización de sus exportaciones y una concentración de las mismas en el mercado chino. Previo a identificar las claves para el futuro de la relación comercial, corresponde señalar que India y AL cuentan con una larga historia en sus relaciones diplomáticas, lo que, por ejemplo, lo diferencia de otros países asiáticos. En efecto, los primeros acercamientos diplomáticos datan de la década del cuarenta, más particularmente a partir de la independencia de India alcanzada en 1947. En ese sentido, India estableció relaciones diplomáticas con Brasil en 1948, desde donde atendía las actividades comerciales con Perú, Venezuela, Colombia y Ecuador. Respecto a Argentina, desde los inicios de la década del cuarenta se creó una comisión de comercio que también atendía las relaciones comerciales con Uruguay, Paraguay, Chile y Bolivia, estableciendo en 1949 la embajada en Buenos Aires. Cabe señalar que Argentina cuenta desde mucho tiempo atrás con una importante presencia en India, ya sea a nivel de embajadas como de consulados. Con los años, India fue instalando embajadas permanentes en gran parte de los países de la región, caso de Chile, Colombia, Venezuela, Cuba, Nicaragua, entre otros, y está valorando la apertura de nuevas misiones en algunos países. En 2014, India poseía un total de 14 misiones permanentes en América Latina y el Caribe, las que en todos los casos ha profundizado o ampliado, pero en ningún caso cerrado, lo que evidencia el interés de este país en la región (Bhojwani, 2015). En cuanto a las estrategias por país, una de las claves de la relación entre AL e India se encuentra en la relación con Brasil, el país de mayor importancia estratégica para India en toda la región. Los dos países poseen coincidencias culturales, étnicas, intereses comunes en el plano internacional y son economías complementarias en muchos sectores productivos. El interés mutuo queda en evidencia en el importante número de coincidencias en la Organización Mundial del Comercio (OMC), el G4, los Brics y el Ibsa entre otros espacios. Asimismo, las visitas oficiales han sido regulares en los últimos años, el comercio exterior de bienes y de servicios es muy dinámico y ya hay muchas empresas indias y brasileñas que operan conjuntamente. Algunos de los acuerdos firmados entre los dos Estados refieren a defensa, cooperación espacial, agroindustria, bioingeniería, telecomunicaciones y aviación. Las relaciones entre los dos mencionados países es política y económica en donde existen un importante número de complementariedades, como lo demuestra la matriz de diferencias y similitudes presentada a continuación.

Otro país con el cual India ha profundizado su relación es México, si bien no al nivel de Brasil, sí es cierto que la importancia mutua otorgada entre los dos actores ha ido en aumento en los últimos cinco años. Ocurre que en términos políticos, al igual que en el caso argentino, país con el cual mantiene una relación diplomática muy profunda, la negativa de aceptar que tanto India como Brasil accedan a un sitio permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, dificulta un acercamiento más amplio en lo que tiene que ver con la agenda bilateral. En suma, las relaciones con los otros países de la región son amplias en términos de la agenda, ya que abarcan aspectos comerciales, de inversiones, pero también políticos o de defensa. Cabe recordar que muchos países de la región poseen acuerdos de defensa con India y adquieren equipamiento militar desde este país (caso de Ecuador). En cuanto a las claves, en primer lugar debe tenerse en cuenta la importancia de contar con estrategias definidas por parte de los dos actores, las que en muchos casos han estado ausentes, tanto en el caso de AL como de India. En los hechos, debe reconocerse que la profundización de las relaciones entre India y Brasil es relativamente reciente y se han mantenido con un enfoque bilateral más allá de que se suscribió un acuerdo con el Mercosur. Los acercamientos entre India y otros países latinoamericanos como México o Chile y todavía de forma más reciente con la Alianza del Pacífico, tiene que ver con cambios recientes en la estrategia del nuevo gobierno de la India así como con una clara definición de la estrategia de inserción de algunos países de la región, como, por ejemplo, el caso de Chile, Perú, México, Colombia y algunos países centroamericanos. Así como ocurre con China, las relaciones con India presentan determinadas características que deben tenerse en cuenta a la hora de definir estrategias, ya sea a nivel nacional como empresarial. En primer lugar se trata de una relación compleja, asimétrica, con una agenda amplia que supera lo comercial y en donde es necesario contar con un abanico de políticas públicas que permitan tanto la profundización como el re direccionamiento de las relaciones, para lo cual será imprescindible contar con equipos muy profesionales, los que deben contar con una visión prospectiva que permita dimensionar los impactos futuros esperados por las acciones de política exterior o lo que es peor, por las inacciones en ese sentido.

En cuanto a India, se trata de un país que está llevando adelante importantes reformas internas que afectarán su infraestructura y aumentarán la competitividad internacional en sectores que aún no se ha internacionalizado. Se tratará en pocos años del país más poblado del mundo con una clase media en crecimiento, que entre otros bienes demandará alimentos preparados bien diversos, aspecto especialmente importante si se tiene en cuenta los déficits del país asiático en la producción de alimentos por la baja productividad agrícola. Otro punto central tiene que ver con el desarrollo del sector servicios, donde India se ha convertido en un jugador global en varios subsectores y en donde AL tiene enormes potencialidades, ya que alcanza niveles de competitividad superiores al de las manufacturas. La potencialidad en el comercio de servicios es uno de los factores que deben ser considerados seriamente en la relación con India, dada la importancia de este sector en el comercio mundial.

Ignacio Bartesaghi
Coordinador del Observatorio América LatinaAsia Pacífico
Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi)

Más informaciones

Comente la noticia