Industria de seguros es puesta a prueba

Industria de seguros es puesta a prueba

La industria aseguradora panameña está siendo puesta a prueba, en los dos últimos dos años, cinco empresas del sector  han sufrido algún tipo de intervención por parte de la Superintendencia de Seguros y Reaseguros de Panamá (Ssrp).

El último caso fue el de la Aseguradora del Istmo S.A. (Adisa), a la cual se le acaba de  iniciar un proceso de toma de control administrativo, “con el propósito de salvaguardar los intereses, bienes y valores de los asegurados de la compañía, además de garantizar la seguridad de la industria”.

De acuerdo  con el ente regulador, la aseguradora no ha podido subsanar la colocación  de los contratos de finanzas cuota permanente por $70,3 millones y los contratos por finanzas facultativos por $106,6 millones, que en total suman $176,9 millones.

Pero no es el único caso que lleva adelante la Ssrp, ya que Seguros Confianza y Seguros Constitución se  encuentran en proceso de liquidación, Seguros BBA lleva adelante un programa para subsanar deficiencias, mientras que la reaseguradora Istmo Re, propietaria de Adisa y su reaseguradora principal, fue intervenida a finales del año pasado.

Adisa, especialista en fianza, había afianzado proyectos estatales, uno de ellos el mercado de La Chorrera.

De las 15.719 pólizas que mantenía vigente al cierre del 2016, 13.900 correspondían a fianza, según  informó el Superintendente José Joaquín Reisen.

En el ramo de vida mantenía 619 pólizas y en  riegos diversos 346 pólizas. En total el monto de las primas emitidas ascendían a $11,7 millones.

Reisen señaló que  Adisa tiene ahora que enfocarse en la solución de los problemas que enfrenta, incluyendo mejorar su Gobierno Corporativo, por lo que no podrá realizar nuevos negocios.

Explicó que el pasado mes de diciembre  anunciaron la conformación de una nueva Junta Directiva, sin que fuese aprobada por el regulador.

Sobre el impacto negativo que estos procesos pueden tener en  la industria aseguradora panameña, Reisen  señaló que “más que afectar a la industria, lo que se rescata aquí es el avance hacia estándares internacionales, y que el consumidor sepa que hay un regulador que cuida sus intereses y que es una industria bien regulada”.

“Esto manda un mensaje de cambio y de reacomodo y de aprendizaje para la Superintendencia, ya que de estos cinco casos hemos aprendido, incluyendo las cosas que se deben corregir”, detalló.

Reisen señaló que la situación de Adisa puede ser subsanable, pero se requiere de un mayor  esfuerzo, para lo cual tiene un plazo de hasta 60 meses, de lo contrario se pasaría a la tercera etapa que podría incluir  la venta de carteras, la venta de la aseguradora o la liquidación.

Mauricio de la Guardia, presidente ejecutivo de Internacional de Seguros (IS),  indicó que “la Superintendencia está haciendo un mejor y mayor papel en la supervisión de las operaciones de seguros, cuidando a los consumidores”.

Igualmente indicó que “siempre se corre el riesgo que se empañe la imagen de la industria, sin embargo,  existen en el mercado empresas muy fuertes, de larga trayectoria y bien capitalizadas que le dan estabilidad a la industria”

El también subtesorero de la Asociación Panameña de Aseguradores (Apadea) recordó que durante los últimos años  se pasó de  18 a 31 empresas aseguradoras, lo que  produjo mucha competencia que terminó por debilitar a las compañías con capitales pequeños.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL